Ba­ja en la cla­si­fi­ca­ción e in­ver­sión mi­ne­ra

La Tercera - - Correo -

Se­ñor di­rec­tor:

La cla­si­fi­ca­ción del ries­go de in­cum­pli­mien­to de las deu­das del Es­ta­do su­frió la pri­me­ra re­ba­ja de la agencia Stan­dard and Poor’s en los úl­ti­mos 25 años. Es­to per­mi­te aqui­la­tar las opi­nio­nes de un ex­pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral, quien ha­ce po­cas se­ma­nas acu­sa­ba a quie­nes atri­bu­yen par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de la ba­ja en la in­ver­sión a las ma­las po­lí­ti­cas do­més­ti­cas, de “in­ter­pre­tar an­to­ja­di­za­men­te los da­tos. Más aún cuan­do no hay evi­den­cia de que ha­ya caí­do la ta­sa de in­ver­sión no mi­ne­ra”.

Pues bien, los otros prin­ci­pa­les paí­ses ex­por­ta­do­res de co­bre, Pe­rú, Aus­tra­lia, In­do­ne­sia y Ca­na­dá, com­par­tie­ron la caí­da en la in­ver­sión mi­ne­ra que su­frió Chile, pe­ro no han vis­to re­du­ci­da la cla­si­fi­ca­ción de ries­go de su deu­da so­be­ra­na des­de 2013, año de ini­cio en la ba­ja del co­bre. Lue­go, la re­ba­ja no pue­de ser ex­pli­ca­da so­la­men­te por la caí­da en la in­ver­sión mi­ne­ra.

Respecto de la “in­ver­sión no mi­ne­ra”, la re­for­ma de 2014 con­te­nía me­di­das cu­yo anun­cio y opor­tu­ni­dad crea­rían, de mo­do pre­de­ci­ble, un ci­clo ar­ti­fi­cial de au­ge y co­lap­so de la in­ver­sión en vi­vien­da. La in­ver­sión no mi­ne­ra au­men­tó en 2014 y 2015 gra­cias a es­te au­ge ar­ti­fi­cial, pe­ro traía con­si­go la fa­se de co­lap­so vi­vi­da en 2016 y 2017. Por eso la me­di­da co­rrec­ta de la ca­li­dad de las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas de la Nue­va Ma­yo­ría es la in­ver­sión no mi­ne­ra y no ha­bi­ta­cio­nal. Aquí vie­ne el problema: el BC es­ti­mó que la in­ver­sión en cons­truc­ción ha­bría cre­ci­do so­lo 5,6% en 2015 respecto de 2014 (da­tos sub­ya­cen­tes a su Grá­fi­co V.3 del IPOM de ju­nio). Di­gá­mos­lo cla­ro: esa ci­fra es­tá le­jos de la ex­pe­rien­cia del sec­tor, que in­di­ca que el grá­fi­co es erró­neo. El BC de­be­ría de­pu­rar sus ci­fras de in­ver­sión en los pró­xi­mos IPOM pa­ra no alen­tar in­ter­pre­ta­cio­nes sin fun­da­men­to, so­bre to­do en año elec­to­ral.

Se si­gue acu­mu­lan­do evi­den­cia del efec­to ne­ga­ti­vo so­bre la in­ver­sión no mi­ne­ra de la re­for­ma tri­bu­ta­ria. Un nue­vo es­tu­dio de Cer­da y Llo­drá usa da­tos ori­gi­na­dos ex­clu­si­va­men­te en em­pre­sas no mi­ne­ras, que pu­bli­ca­ron es­ta­dos fi­nan­cie­ros con­for­me a las nor­mas de la SVS en el pe­río­do 19832008. Con­tro­lan­do por otros fac­to­res, en­cuen­tra que el au­men­to de sie­te pun­tos por­cen­tua­les en la ta­sa de im­pues­to cor­po­ra­ti­va es cohe­ren­te con una dis­mi­nu­ción en la in­ver­sión no mi­ne­ra de en­tre 0,9 y 2,6 pun­tos por­cen­tua­les del PIB.

Sal­va­dor Val­dés P. co­no­ci­da que los de­fen­so­res alu­di­dos so­li­ci­ta­ron que los fis­ca­les a car­go del “Ca­so Pen­ta” fue­ran ci­ta­dos a de­cla­rar so­bre he­chos pro­pios. Lo que han he­cho los abo­ga­dos de los impu­tados es ejer­cer un de­re­cho que la ley les otor­ga, y es re­co­no­ci­do por los tri­bu­na­les, de ma­ne­ra que no se com­pren­de el fun­da­men­to ni el pro­pó­si­to de ata­car pú­bli­ca­men­te a unos y otros.

Ca­be ha­cer pre­sen­te que el de­re­cho a la de­fen­sa ju­rí­di­ca tie­ne fun­da­men­to cons­ti­tu­cio­nal, no de­bien­do ver­se afec­ta­do por es­te ti­po de ac­tua­cio­nes o de­cla­ra­cio­nes. Igual­men­te, el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co no de­be des­aten­der el de­ber de ob­je­ti­vi­dad e im­par­cia­li­dad que im­po­ne la ley. Los fis­ca­les no cuen­tan con pri­vi­le­gios es­pe­cia­les, pe­ro ejer­cen po­tes­ta­des, por lo que sus con­duc­tas de­ben ser con­tro­la­das por los tri­bu­na­les a so­li­ci­tud de las par­tes afec­ta­das.

El Co­le­gio de Abo­ga­dos vie­ne de­nun­cian­do ha­ce tiem­po los sín­to­mas de un gra­ve deterioro en el res­pe­to a los prin­ci­pios y re­glas que de­ben re­gir la ac­tua­ción de los fis­ca­les. Es­tos se han ma­ni­fes­ta­do en un pro­ta­go­nis­mo no desea­ble y en la uti­li­za­ción de me­dios de co­mu­ni­ca­ción y re­des so­cia­les pa­ra for­mu­lar acu­sa­cio­nes y con­de­nas an­ti­ci­pa­das, al mar­gen del pro­ce­so.

La de­cla­ra­ción for­mu­la­da por la Aso­cia­ción es un la­men­ta­ble ejem­plo de es­te ti­po de pro­ble­mas, y nos de­be ins­tar a de­ter­mi­nar con cla­ri­dad, en el fu­tu­ro, la fi­gu­ra que de­be ins­pi­rar la ac­tua­ción de los fis­ca­les y los prin­ci­pios éti­cos que de­ben re­gir su ac­tuar. Ca­be ad­ver­tir que es el úni­co ac­tor en el pro­ce­so pe­nal que ca­re­ce de un cuer­po nor­ma­ti­vo que con­tem­ple bue­nas prác­ti­cas pa­ra que guíen su ac­tuar.

Ar­tu­ro Ales­san­dri Cohn un día pa­ra otro to­dos ten­gan la va­ri­ta má­gi­ca de Harry Pot­ter o que or­ga­nis­mos co­mo el Con­se­jo Nacional de la In­fan­cia, crea­do pa­ra pro­te­ger a los ni­ños, es­tén fue­ra de la dis­cu­sión y su pre­si­den­ta, Es­te­la Ortiz, no ten­ga voz fren­te a un te­ma así de re­le­van­te.

La reali­dad del Se­na­me no per­mi­te pe­que­ñe­ces. La pe­lea chi­ca, la fi­gu­ra­ción rá­pi­da y las me­di­das de­ses­pe­ra­das ha­rán per­der el fo­co de un problema que con las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les a la vuel­ta de la es­qui­na se po­dría con­ver­tir en un te­ma de con­tro­ver­sia elec­to­ral y no de dis­cu­sión po­lí­ti­ca.

Ha­go es­ta advertencia por­que mu­chos se nie­gan a la idea plan­tea­da por el dipu­tado Saf­fi­rio, de que sea la Pre­si­den­ta quien pi­da per­dón a los ni­ños vul­ne­ra­dos en nom­bre del Es­ta­do. Mu­chos pien­san en el cos­to po­lí­ti­co que pue­da sig­ni­fi­car a la Man­da­ta­ria. Le pi­do a ella que no ha­ga ca­so y pien­se en gran­de. Lo mis­mo les exi­jo a los ex­pre­si­den­tes Frei, La­gos y Pi­ñe­ra, quie­nes también vie­ron pa­sar es­te te­ma por sus na­ri­ces y de­ci­die­ron ha­cer muy po­co. Un po­co de de­cen­cia y me­nos cálcu­lo elec­to­ral no ha­rían mal a es­te país. Aun­que sea por un ra­to.

Xi­me­na Os­san­dón apo­yar el de­sa­rro­llo nacional, me­dian­te la obli­ga­to­rie­dad del off­set, o com­pen­sa­cio­nes in­dus­tria­les por las com­pras de sis­te­mas de ar­mas al ex­te­rior.

Co­lom­bia ya su­ma US$ 3.000 mi­llo­nes en cré­di­tos off­set des­de 2008, in­vir­tien­do par­te en cien­cia, tec­no­lo­gía e in­no­va­ción. También Pe­rú plan­tea atraer in­ver­sio­nes a tra­vés del off­set pa­ra acor­tar las bre­chas en la in­fraes­truc­tu­ra.

Es­ti­mo que Chile pue­de be­ne­fi­ciar­se de es­te sis­te­ma de com­pen­sa­ción, si lo utiliza pa­ra en­tre­gar­le al Cuer­po Mi­li­tar del Tra­ba­jo las ca­pa­ci­da­des re­que­ri­das pa­ra apo­yar la cons­truc­ción de la ca­rre­te­ra hí­dri­ca que ase­gu­re nues­tro fu­tu­ro co­mo po­ten­cia ali­men­ta­ria, me­dian­te el tras­la­do de agua des­de re­gio­nes del sur ha­cia el nor­te. Asi­mis­mo, po­dría otor­gár­se­le las ca­pa­ci­da­des de apo­yar el di­se­ño y cons­truc­ción de de­fen­sas ar­ti­fi­cia­les pa­ra pro­te­ger nues­tras ciu­da­des cos­te­ras, que por el cam­bio cli­má­ti­co se ve­rán más afec­ta­das por ma­re­ja­das y la subida de ni­vel del mar.

Ins­ti­tu­to Eco­no­mía UC In­ves­ti­ga­dor Cla­pes UC

Pre­si­den­te Co­le­gio de Abo­ga­dos

Ex vi­ce­pre­si­den­ta de la Jun­ji

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.