El po­lé­mi­co fa­llo que des­car­tó un fe­mi­ci­dio en Puer­to Montt

► Du­ran­te el jui­cio, el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co se­ña­ló que el acu­sa­do ame­na­zó de muer­te a la víc­ti­ma y la ro­ció con com­bus­ti­ble. ► El tri­bu­nal des­es­ti­mó los car­gos y con­de­nó al agre­sor a tres años de li­ber­tad vi­gi­la­da. La fis­ca­lía eva­lua­rá re­cu­rrir de nu­li­dad.

La Tercera - - Nacional - Fer­nan­do Duar­te M.

El ca­so ge­ne­ró con­mo­ción en Puer­to Montt. Se­gún la fis­ca­lía, la no­che del 23 de fe­bre­ro de 2016, un hom­bre de 45 años dis­cu­tió con su es­po­sa y ter­mi­nó ame­na­zán­do­la con ma­tar­la e in­cen­diar la ca­sa en que vi­vían jun­to a sus hi­jos.

Pa­ra ello, de acuer­do al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, el su­je­to ro­ció el in­mue­ble con com­bus­ti­ble y también a su mu­jer, pe­ro la her­ma­na de la víc­ti­ma lo con­ven­ció de no en­cen­der los fós­fo­ros que te­nía.

Ca­si un año y me­dio des­pués, el impu­tado en­fren­tó un jui­cio y el lu­nes el Tri­bu­nal Oral en lo Pe­nal de Puer­to Montt in­for­mó que tras ab­sol­ver­lo de fe­mi­ci­dio ten­ta­do, lo con­de­nó a tres años de li­ber­tad vi­gi­la­da por los de­li­tos de in­cen­dio ten­ta­do y ame­na­zas a los ca­ra­bi­ne­ros que in­ten­ta­ron sa­car­lo de la ca­sa don­de se pa­ra­pe­tó.

Ayer, el fis­cal del ca­so, Luis Llan­ca­man, la­men­tó la de­ci­sión y ex­pli­có que tras re­vi­sar el fa­llo en de­ta­lle y con­ver­sar con la víc­ti­ma, eva­lua­rán re­cu­rrir de nu­li­dad.

“No com­par­ti­mos el dic­ta­men. Es­ta fue una in­ves­ti­ga­ción lar­ga y en el jui­cio pre­sen­ta­mos pe­ri­ta­jes y tes­ti­mo­nios que die­ron cuen­ta de que el agre­sor ame­na­zó de muer­te a su mu­jer y le lan­zó com­bus­ti­ble”, ase­gu­ró. Ade­más, aña­dió el per­se­cu­tor, du­ran­te una de las au­dien­cias la víc­ti­ma re­ve­ló que se ha­bían re­gis­tra­do he­chos de vio­len­cia pre­vios y que de­bió ir­se a vi­vir a otra ciu­dad jun­to a sus hi­jos lue­go del trau­má­ti­co he­cho vi­vi­do en fe­bre­ro de 2016.

Sin em­bar­go, el abo­ga­do An­drés Fir­ma­ni, quien re­pre­sen­tó al acu­sa­do, sub­ra­yó que la fis­ca­lía no pu­do de­mos­trar que su cliente ro­ció con com­bus­ti­ble a su es­po­sa.

“Nun­ca hu­bo prue­bas de eso. Ni si­quie­ra los ca­ra­bi­ne­ros que de­tu­vie­ron a mi re­pre­sen­ta­do pu­die­ron afir­mar­lo, por­que no te­nía olor a com­bus­ti­ble cuan­do lo­gra­ron sa­car­lo de la ca­sa”, re­cal­có.

Fir­ma­ni agre­gó que si bien no es­tá sa­tis­fe­cho con la re­so­lu­ción del tri­bu­nal, por­que des­car­tó el fe­mi­ci­dio, pe­ro con­fir­mó el in­cen­dio, du­da que su de­fen­di­do quie­ra pre­sen­tar al­gún re­cur­so. “Na­die quie­re re­vi­vir to­do es­to, por­que es do­lo­ro­so pa­ra am­bas par­tes”, co­men­tó el pro­fe­sio­nal.

Respecto de si se po­día com­pa­rar es­te ca­so con el de Na­bi­la Ri­fo, el tri­bu­nal desechó el fe­mi­ci­dio frus­tra­do, el abo­ga­do di­jo que sí. “El es­tán­dar ju­rí­di­co de­be­ría ser siem­pre el que mue­ve la de­ci­sión, co­mo lo hi­zo, a mi jui­cio, acer­ta­da­men­te la Cor­te Su­pre­ma en el ca­so Na­bi­la, por­que con la prue­ba que ha­bía no da­ba pa­ra fe­mi­ci­dio, pe­ro sí pa­ra le­sio­nes y que es más o me­nos lo que pa­sa­ba aquí, que no ha­bía prue­bas”, ase­gu­ró. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.