Rusia pla­nea prohi­bir la ven­ta de al­cohol los fi­nes de se­ma­na pa­ra ba­jar su al­to con­su­mo

► For­ma par­te de las es­tra­te­gias sa­lu­da­bles que im­pul­sa el go­bierno, co­mo la lu­cha con­tra el ta­ba­quis­mo. ► La pro­pues­ta ya le­van­tó po­lé­mi­ca y re­cor­dó la eta­pa co­no­ci­da co­mo la “ley se­ca de Gor­ba­chov”.

La Tercera - - Mundo - Ar­tu­ro Escarda (EFE) Moscú

Rusia es­tu­dia prohi­bir la ven­ta del al­cohol los fi­nes de se­ma­na pa­ra re­du­cir el al­coho­lis­mo en un país en el que el 30% de la po­bla­ción mas­cu­li­na fa­lle­ce por cau­sas de­ri­va­das de es­ta adic­ción.

Por aho­ra se tra­ta só­lo de una de las pro­pues­tas de la lla­ma­da “Es­tra­te­gia de Vi­da Sa­lu­da­ble” que también pre­vé nue­vas ini­cia­ti­vas pa­ra lu­char con­tra el ta­ba­quis­mo, pro­mo­ver la prác­ti­ca de los de­por­tes y la die­ta sa­na.

La no­ti­cia no ha tar­da­do en le­van­tar po­lé­mi­ca en un país que en el pa­sa­do ya in­ten­tó li­mi­tar el ho­ra­rio de ven­ta del al­cohol: en­tre 1985 y 1987, du­ran­te la eta­pa co­no­ci­da co­mo la “ley se­ca de Gor­ba­chov”, las po­cas tien­das au­to­ri­za­das so­lo po­dían ven­der be­bi­das al­cohó­li­cas en­tre las 14 y las 19 ho­ras. En aquel en­ton­ces, flo­re­ció la fa­bri­ca­ción de al­cohol ca­se­ro de muy ma­la ca­li­dad que cau­só no po­cas in­to­xi­ca­cio­nes, al­gu­nas mor­ta­les, aun­que en ge­ne­ral, el con­su­mo del al­cohol se re­du­jo con­si­de­ra­ble­men­te, y también lo hi­zo en con­se­cuen­cia la mor­ta­li­dad.

“La idea de prohi­bir la ven­ta de al­cohol los fi­nes de se­ma­na no tie­ne nin­gún sen­ti­do ni sur­ti­rá efec­to po­si­ti­vo al­guno. Lo que sí ha­rá es im­pul­sar la fa­bri­ca­ción del al­cohol ile­gal”, di­jo Va­dim Dro­biz, di­rec­tor del Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes de los Mer­ca­dos del Al­cohol. La ma­yo­ría de los con­su­mi­do­res, ad­vir­tió, “com­pra­rán en­tre se­ma­na las re­ser­vas pa­ra el fin de se­ma­na, y com­pra­rán in­clu­so más de lo ha­bi­tual” pa­ra no quedarse cor­tos.

Otras me­di­das me­nos ra­di­ca­les que ba­ra­ja el Mi­nis­te­rio de Sa­lud ru­so den­tro de su es­tra­te­gia pa­ra los pró­xi­mos ocho años pre­vén la res­tric­ción de ho­ra­rios y co­mer­cios en los que se per­mi­te la ven­ta del al­cohol.

En Rusia, las re­gio­nes re­gu­lan los ho­ra­rios de la ven­ta del al­cohol más allá de la nor­ma fe­de­ral, que prohí­be su ven­ta de ma­ne­ra ge­ne­ral en­tre las 23 y las 8 ho­ras.

Un es­tu­dio internacional pu­bli­ca­do por la pres­ti­gio­sa re­vis­ta mé­di­ca bri­tá­ni­ca The Lan­cet ad­vir­tió de que una cuar­ta par­te de la po­bla­ción mas­cu­li­na de Rusia mue­re an­tes de cum­plir los 55 años, un da­to que los cien­tí­fi­cos han acha­ca­do en gran me­di­da al ex­ce­si­vo con­su­mo del al­cohol.

Otro da­to, ofre­ci­do re­cien­te­men­te por las au­to­ri­da­des ru­sas, in­di­can que el 30 % de los hom­bres y el 15 % de las mu­je­res ru­sas mue­ren por cau­sas de­ri­va­das del con­su­mo de be­bi­das es­pi­ri­tuo­sas.

El al­coho­lis­mo le cues­ta la vi­da a me­dio mi­llón de ru­sos to­dos los años, aun­que la alar­man­te es­ta­dís­ti­ca ha me­jo­ra­do y mu­cho en los úl­ti­mos tiem­pos, so­bre to­do de­bi­do a los cam­bios en los há­bi­tos de con­su­mo y a la pre­fe­ren­cia de los más jó­ve­nes por un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble.

Si ha­ce diez años en ese país se be­bían unos 18 li­tros de al­cohol pu­ro por ha­bi­tan­te al año, aho­ra es­ta ci­fra es­tá li­ge­ra­men­te por en­ci­ma de los 10 li­tros.

A lo lar­go de es­ta úl­ti­ma dé­ca­da, la pre­fe­ren­cia de los ru­sos por el vod­ka ha caí­do ca­si a la mi­tad, al tiem­po que han au­men­ta­do las ven­tas de las be­bi­das al­cohó­li­cas de me­nor gra­dua­ción, co­mo el vino y la cer­ve­za. El go­bierno ru­so, de he­cho, ha apos­ta­do por des­in­cen­ti­var el con­su­mo del vod­ka y pro­mo­cio­nar, en cam­bio, el vino, con­si­de­ra­do mu­cho me­nos per­ju­di­cial pa­ra la sa­lud que la mal lla­ma­da “be­bi­da nacional ru­sa”.b

FO­TO: AFP

►► Un ru­so com­pra vod­ka en un ne­go­cio de Omsk, Rusia, en ma­yo de 2012.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.