Film & Arts lle­va al ca­ble la pre­sen­ta­ción que mar­có el re­na­cer de los Ro­lling Sto­nes

► El con­cier­to do­cu­men­tal Sto­nes in The Park se emi­ti­rá es­te vier­nes. ► El even­to se reali­zó días des­pués de la muer­te de Brian Jo­nes en 1969.

La Tercera - - Sociedad - M. de la Ma­za

La his­to­ria de la mú­si­ca lo sue­le ca­ta­lo­gar co­mo uno de los con­cier­tos más im­por­tan­tes del Siglo XX. No así el me­jor. El con­sen­so es que el so­ni­do no fue el óp­ti­mo, la ban­da pa­re­cía a ra­tos fue­ra de prác­ti­ca y el es­cu­char en el lu­gar se pu­so al­go com­ple­jo con­si­de­ran­do el me­dio mi­llón de es­pec­ta­do­res que asis­tió a la ci­ta.

Pe­ro el 5 de ju­lio de 1969 mar­có un an­tes y un des­pués en la ca­rre­ra y el mito de los Ro­lling Sto­nes. Ese día, la ban­da bri­tá­ni­ca dio un con­cier­to gra­tui­to en el le­gen­da­rio Hy­de Park en In­gla­te­rra; su pri­me­ra pre­sen­ta­ción an­te una au­dien­cia en vi­vo en dos años, só­lo ha­bien­do pa­sa­do por una bre­ve apa­ri­ción en una pre­mia­ción en 1968. El even­to, or­ga­ni­za­do co­mo un fes­ti­val de mú­si­ca en don­de se pre­sen­ta­ron ade­más otras ban­das de la épo­ca, se­ría la pre­sen­ta­ción en so­cie­dad del nue­vo gui­ta­rris­ta de la agru­pa­ción, Mick Tay­lor.

Par­te de la pro­lon­ga­da au­sen­cia de los es­ce­na­rios se de­bió a los pro­ble­mas in­ter­nos con Brian Jo­nes, fun­da­dor y gui­ta­rris­ta del gru­po, cu­ya adic­ción a las dro­gas y com­por­ta­mien­to errá­ti­co le im­pi­die­ron a los Ro­lling Sto­nes con­si­de­rar el to­car en vi­vo. Tay­lor re­em­pla­zó a Jo­nes el 8 de ju­nio de 1969, cuan­do los li­de­ra­dos por Mick Jag­ger de­ci­die­ron que no po­dían se­guir ade­lan­te con el mú­si­co.

Pe­ro dos días an­tes de lo que se­ría un re­en­cuen­tro triun­fal, el con­cier­to de Hy­de Park se trans­for­mó de an­te­mano en un lu­to: Jo­nes fue en­con­tra­do muer­to tras aho­gar­se en su pro­pia pis­ci­na. Por eso, el de­but de Tay­lor ter­mi­nó sien­do una des­pe­di­da pa­ra Jo­nes, con sus ex com­pa­ñe­ros de­di­cán­do­le el con­cier­to y re­fi­rién­do­se a su par­ti­da y legado du­ran­te la pre­sen­ta­ción. A pe­sar de la tra­ge­dia y los pro­ble­mas

La otra cri­sis de 1969

En di­ciem­bre de ese mis­mo año, los Ro­lling Sto­nes vi­vi­rían otro di­fí­cil mo­men­to en su ca­rre­ra; el con­cier­to de Al­ta­mont, en Ca­li­for­nia, en don­de se desata­ron una se­rie de he­chos vio­len­tos, y don­de, de for­ma in­fa­me, la ban­da de mo­to­ci­clis­tas Hell’s An­gels, con­tra­ta­dos co­mo se­gu­ri­dad por el gru­po, ase­si­na­ron a un jo­ven de 18 años.

téc­ni­cos, la emo­ti­vi­dad del con­cier­to trans­for­mó el mo­men­to en un hi­to, en el que una de las ban­das más im­por­tan­tes de la mú­si­ca po­pu­lar re­afir­mó su lu­gar en el es­tre­lla­to y la his­to­ria.

El mo­men­to lle­ga­rá aho­ra al ca­ble, con el ca­nal Film & Arts (44 VTR, 746 Di­re­cTV) emi­tien­do el con­cier­to do­cu­men­tal Sto­nes in the Park, que re­tra­ta el his­tó­ri­co mo­men­to, es­te vier­nes a las 18 ho­ras. Al igual que otras pre­sen­ta­cio­nes de la ban­da lle­va­das a la pan­ta­lla, co­mo Shi­ne a light (2008) y Ha­van­na moon (2016), el re­gis­tro de una ho­ra mez­cla la tras­tien­da del even­to y su au­dien­cia con imá­ge­nes del con­cier­to en sí mis­mo, res­ca­tan­do un pu­ña­do de can­cio­nes del tiem­po de los Sto­nes en el es­ce­na­rio. La ban­da apro­ve­chó la oca­sión pa­ra in­ter­pre­tar te­mas de su ca­tá­lo­go nun­ca to­ca­dos en vi­vo has­ta ese mo­men­to, co­mo I’m free, ade­más de ade­lan­tar lo que se­ría su exi­to­so ál­bum Let it bleed, con Mid­night ram­bler, que se pu­bli­ca­ría me­ses des­pués. También es­tán pre­sen­te éxi­tos clá­si­cos del gru­po co­mo (I can’t get no) Sa­tis­fac­tion y una ver­sión de más de diez mi­nu­tos de Sym­pathy for the de­vil.

Una fies­ta con re­van­cha

An­tes de que los Sto­nes subie­ran el es­ce­na­rio, la au­dien­cia, que co­men­zó a lle­gar a Hy­de Park des­de el día an- te­rior -y que lle­ga­rían a ser 500 mil per­so­nas-, ya ha­bía co­men­za­do una vi­gi­lia en ho­nor a Jo­nes pren­dien­do ve­las. La jornada de ese 5 de ju­lio se reali­zó co­mo un fes­ti­val de mú­si­ca, prin­ci­pal­men­te con ban­das y nom­bres emer­gen­tes de la épo­ca. Un jo­ven pe­ro ya cé­le­bre Roy Har­per se pre­sen­tó en la ci­ta, ade­más de una des­co­no­ci­da ban­da lla­ma­da King Crim­son, que no ha­bía pu­bli­ca­do ni si quie­ra su pri­mer dis­co en ese mo­men­to. Su con­cier­to ter­mi­nó sien­do uno de los más elo­gia­dos de la jornada, y es con­si­de­ra­do un mo­men­to fun­da­men­tal en el pos­te­rior es­ta­lli­do en po­pu­la­ri­dad que vi­vió la ban­da de Ro­bert Fripp.

Años más tar­de, si bien la or­ga­ni­za­ción del con­cier­to im­pli­có un im­pre­sio­nan­te des­plie­gue téc­ni­co -seis pro­duc­to­res, un equi­po de 50 téc­ni­cos y seis cá­ma­ras tra­ba­ja­ron en el even­to- la mis­ma ban­da re­co­no­ce­ría que el con­cier­to, si bien im­por­tan­te, no fue una de sus me­jo­res pre­sen­ta­cio­nes. “Creo que no so­na­mos bien has­ta el úl­ti­mo par de can­cio­nes. Ha­bía pa­sa­do mu­cho tiem­po sin to­car jun­tos. De to­das ma­ne­ras creo que a na­die le im­por­tó; só­lo que­rían es­cu­char­nos to­car de nue­vo”, di­jo años más tar­de el gui­ta­rris­ta Keith Ri­chards. A pe­sar de re­co­no­cer­lo co­mo un “even­to que mar­có la so­cie­dad Bri­tá­ni­ca”, el pe­rió­di­co The Guar­dian también acu­só que “la do­lo­ro­sa fal­ta de pre­pa­ra­ción de la ban­da fue ob­via”.

El gru­po re­gre­sa­ría a Hy­de Park 44 años más tar­de, dan­do dos con­cier­tos en 2013 al­re­de­dor de la mis­ma fe­cha de su pre­sen­ta­ción ori­gi­nal, trans­for­man­do los me­jo­res te­mas de am­bos días en un dis­co en vi­vo, Hy­de Park Li­ve. Si bien Mick Tay­lor tam­po­co du­ró de for­ma per­ma­nen­te en el gru­po, de­jan­do su lu­gar en 1974, re­gre­só en esa oca­sión a re­cor­dar su de­but con la ban­da, to­can­do en dos can­cio­nes ca­da no­che.b

FO­TO: FILM & ARTS

►► Los Ro­lling Sto­nes en el his­tó­ri­co con­cier­to de Hy­de Park.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.