Pri­me­ros acor­des, la pes­te y la muer­te: la in­fan­cia de Vio­le­ta Pa­rra ins­pi­ra mon­ta­je fa­mi­liar

► Ayu­dán­do­le a sen­tir lle­va por tí­tu­lo la obra es­cri­ta por Ma­nue­la In­fan­te que ma­ña­na lle­ga al GAM. ► Di­ri­gi­da por Juan Pa­blo Pe­ra­ga­llo, la pie­za pro­ta­go­ni­za­da por Ca­ta­li­na Saa­ve­dra utiliza len­gua­je de se­ñas.

La Tercera - - Sociedad - Pe­dro Baha­mon­des Ch.

“Per­so­nal sa­ni­ta­rio de Ñu­ble en­fren­ta pro­fi­la­xis de la vi­rue­la”, ti­tu­ló el pe­rió­di­co El Día de Chi­llán, en 1921. Ha­cia el in­te­rior, en el llu­vio­so y lú­gu­bre Lautaro, sus ha­bi­tan­tes ra­ra vez ha­bían oí­do ha­blar de esa pes­te mor­tal que a la fe­cha ha­bía co­bra­do cien­tos de víc­ti­mas en to­do el país. Ni un so­lo ni­ño ha­bía si­do diag­nos­ti­ca­do en el hos­pi­tal, y a esas al­tu­ras el con­trol pre­ven­ti­vo era tal que no exis­tía po­si­bi­li­dad de que al­gún afue­rino que se en­con­tra­ra de pa­so la hu­bie­se traí­do con­si­go. Sin em­bar­go, un día los vie­jos, ni­ños y ani­ma­les co­men­za­ron a mo­rir.

“Por cau­sa de mi pes­te se mu­rie­ron co­mo vein­ti­cin­co per­so­nas. En ese tiem­po no ha­bía re­me­dio pa­ra es­te mal. Sin em­bar­go, yo me sal­vé por­que los dia­blos ma­los no se mue­ren nun­ca”, re­cor­dó la ar­tis­ta y can­tau­to­ra chi­le­na Vio­le­ta Pa­rra en una en­tre­vis­ta pa­ra la Ra­dio Universidad de Con­cep­ción, en 1958. Aquél, de­cía la au­to­ra de Gra­cias a la vi­da, de quien es­te año se ce­le­bra su cen­te­na­rio, ha­bía si­do su pri­mer y tem­prano acer­ca­mien­to con la muer­te. También con la mú­si­ca. Fue su ma­dre, Cla­ri­sa San­do­val, quien re­cor­dó el mis­mo epi­so­dio: “Pa­re­ce que te­nía tres años la Vio­le­ta cuan­do nos vi­ni­mos a Santiago. Des­pués vol­vi­mos al sur, cuan­do mi ma­ri­do fue nom­bra­do pro­fe­sor en el Re­gi­mien­to An­dino N°4. Iba­mos en el tren no­so­tros y ahí la ni­ña re­ci­bió la in­fec­ción... Yo no sa­bía qué era... ¡por­que se hin­chó tan­to! Por suer­te lle­vá­ba­mos fra­za­das y la en­vol­ví bien, así que na­die se dio cuen­ta. Y llegamos a Lautaro con la ni­ña en­fer­ma, sin que na­die su­pie­ra de qué”, con­tó en la bio­gra­fía El can­to de to­dos de Pa­tri­cia Stam­buk y Pa­tri­cia Bra­vo.

El doc­tor le acon­se­jó a los pa­dres que su hi­ja evi­ta­ra ha­blar y te­ner con­tac­to con sus her­ma­nos o cual­quier otro ni­ño o adul­to, in­clui­dos am­bos. Su si­len­cio, les di­jo, evi­ta­ría que otros si­guie­ran con­ta- gián­do­se. Y al no po­der ha­blar, se co­mu­ni­ca­ba a tra­vés de su cuer­po, mien­tras la pes­te con­ta­gia­ba al pue­blo: es cuan­do el doc­tor y un frau­du­len­to fa­bri­can­te de ataú­des vie­ron en la mis­ma un fruc­tí­fe­ro y cruel ne­go­cio. La muer­te, en tan­to, se le apa­re­ce a Vio­le­ta a ve­ces en sue­ños, y en otras, co­mo es sa­bi­do, en las an­dan­zas de su pro­pia vi­da.

“Ella so­lo que­ría pro­nun­ciar pa­la­bras, apren­der a to­car gui­ta­rra y can­tar en las ca­lles. Esa anéc­do­ta en su vi­da, tan par­ti­cu­lar y tan su­ya por lo de­más, res­ca­ta en par­te el es­pí­ri­tu de Vio­le­ta Pa­rra”, opi­na el di­rec­tor Juan Pa­blo Pe­ra­ga­llo, quien ma­ña­na es­tre­na en el GAM Ayu­dán­do­le a sen­tir, una pie­za di­ri­gi­da al pú­bli­co fa­mi­liar que tran­si­ta por los pri­me­ros años de vi­da de la ar­tis­ta. Co­pro­du­ci­da por Fun­da­ción Tea­tro Mil, el mon­ta­je ten­drá ade­más una fun­ción gra­tui­ta el pró­xi­mo 8 de agos­to, a las 11 ho­ras, en el Cen­tro Cul­tu­ral Lo Pra­do. “Su en­fer­me­dad es una ma­ne­ra muy grá­fi­ca de ex­po­ner, a mi pa­re­cer, su sen­tir, su cer­ca­nía con el pue­blo y su te­naz in­ten­to por siem­pre es­tar lo más com­pro­me­ti­da con él, y ha­cien­do lo que me­jor sa­bía ade­más”, aña­de.

Tras es­tre­nar en 2016 El co­ra­zón del Gi­gan­te egoís­ta, una re­es­cri­tu­ra de Os­car Wil­de que po­nía el acen­to en la in­clu­sión, Pe­ra­ga­llo vol­vió a en­tre­la­zar aquí su tra­ba­jo con el de la di­rec­to­ra y dra­ma­tur­ga Ma­nue­la In­fan­te (Xuá­rez). “Queríamos con­tar am­bas his­to­rias, la del Gi­gan­te y aho­ra la de Vio­le­ta, a un pú­bli­co que no ne­ce­sa­ria­men­te fue­se so­lo adul­to ni in­fan­til. Aquí ha­bla­mos so­bre la muer­te, la pa­sión de un ar­tis­ta y un ideal de vi­da que da pa­ra va­rias re­fle­xio­nes de­pen­dien­do de quién vea el mon­ta­je”. Pa­ra In­fan­te, en tan­to, “era muy in­tere­san­te que la obra tra­ta­ra de un per­so­na­je que des­cu­bre la mú­si­ca, pues sur­gió la pre­gun­ta de cómo jus­ti­fi­car o in­te­grar la apa­ri­ción del len­gua­je de se­ñas en la obra, y aun­que es­ta­ba re­suel­to por las in­di­ca­cio­nes del mé­di­co, la idea ya es­ta­ba, y fue de Juan. El qui­so que es­ta obra fue­se in­clu­si­va”, di­ce.

Vi­sua­li­dad

La ac­triz Ca­ta­li­na Saa­ve­dra (La na­na), quien da vi­da a la ma­dre, en­ca­be­za el elen­co que com­ple­tan Cris­tián Car­va­jal, Na­ta­lia Valladares, Ga­briel Ur­zúa, Ni­co­lás Po­ble­te, Ju­lio Oje­da y Ma­ría Jo­sé Sie­bald, en el rol de Vio­le­ta Pa­rra. “Ella no so­lo la in­ter­pre­ta mag­ní­fi­ca­men­te; ade­más, nos pre­pa­ró a va­rios en la len­gua de se­ñas. Creo que no de­be exis­tir hoy nin­gún otro mon­ta­je en el que se le dé un es­pa­cio si­mi­lar en la na­rra­ción de una his­to­ria co­mo su­ce­de aquí, y no so­lo co­mo un re­cur­so co­mu­ni­ca­ti­vo, sino co­mo un len­gua­je ar­tís­ti­co”, opi­na Saa­ve­dra. Ca­si al fi­nal del mon­ta­je, la mis­ma ac­triz apa­re­ce so­bre el es­ce­na­rio, con­ver­ti­da en la Vio­le­ta ya ma­yor, pin­tan­do un cua­dro so­bre su in­fan­cia:

“Re­cuer­da el tiem­po en que apren­dió a to­car gui­ta­rra”, ex­pli­ca In­fan­te. “A la vez nos da­mos cuen­ta de que ella es quien ha es­ta­do re­cor­dan­do to­da es­ta his­to­ria, y pin­tar el cua­dro tie­ne que ver más con la vi­sua­li­dad que con es­cu­char, así que a par­tir de esa es­ce­na fun­da­cio­nal de la Vio­le­ta pin­tan­do el cua­dro, es­tá la re­la­ción en­tre lo mu­do y lo so­no­ro, lo que sue­na y lo que no”, con­clu­ye.b

FO­TO: JORGE SÁN­CHEZ / GAM

►► Es­ce­na de Ayu­dán­do­le a sen­tir, el mon­ta­je que vuel­ve a re­unir a Ma­nue­la In­fan­te y Juan Pa­blo Pe­ra­ga­llo an­te el pú­bli­co fa­mi­liar.

FO­TO: JORGE SÁN­CHEZ / GAM

►► Ca­ta­li­na Saa­ve­dra in­ter­pre­ta a Cla­ri­sa San­do­val, ma­dre de Vio­le­ta Pa­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.