Im­per­di­bles

La Tercera - - Opinión - Álvaro Ma­tus Periodista

NO ES fre­cuen­te que en San­tia­go coin­ci­dan dos ex­po­si­cio­nes de ar­tis­tas fun­da­men­ta­les del si­glo XX. En ri­gor, ni si­quie­ra es ha­bi­tual que ha­ya una so­la. Y aho­ra, a 12 es­ta­cio­nes de me­tro de dis­tan­cia, se ex­hi­ben las mues­tras de Andy War­hol y Yo­ko Ono. Do­ble mo­ti­vo pa­ra ce­le­brar.

Si Andy War­hol fue el ar­tis­ta de­ci­si­vo a la ho­ra de bo­rrar la lí­nea que di­vi­día la al­ta cul­tu­ra y la cul­tu­ra po­pu­lar, Yo­ko Ono ha con­tri­bui­do a de­rri­bar las ca­te­go­rías tra­di­cio­na­les del ar­te por me­dio de vi­deos, per­for­man­ces e ins­ta­la­cio­nes en las que la in­ter­ac­ción del pú­bli­co es par­te me­du­lar de la obra.

En la re­tros­pec­ti­va que se desa­rro­lla en Cor­par­tes, se apre­cia la am­pli­tud de re­gis­tro de la ja­po­ne­sa y la es­tre­cha re­la­ción que su pro­yec­to ha te­ni­do siem­pre con la eco­lo­gía, el fe­mi­nis­mo y la paz. Cuan- do par­tió su ca­rre­ra, en los 60, sin du­da era una ade­lan­ta­da. Aho­ra es una ar­tis­ta con­tin­gen­te. Me­jor, ur­gen­te.

Nues­tro Mi­nis­te­rio de Sa­lud, por ejem­plo, in­for­mó re­cien­te­men­te que ca­da año 24 mil mu­je­res acu­den a ur­gen­cias por agre­sio­nes. Y nue­ve mil de es­tos abu­sos ocu­rren den­tro del propio ho­gar. Es­ta si­tua­ción no es muy dis­tin­ta de lo que su­ce­de en otros lu­ga­res del pla­ne­ta. Por eso Yo­ko Ono in­vi­tó a mu­je­res que hu­bie­ran si­do víc­ti­mas de al­gún ti­po de vio­len­cia, a sa­car­se una fo­to de sus ojos, es­cri­bir un re­la­to y en­viár­se­lo con un nom­bre fal­so. Es­te úl­ti­mo de­ta­lle (fal­sear la iden­ti­dad) no ha­ce más que in­ten­si­fi­car la sen­sa­ción de ver­dad; es de­cir, de pe­li­gro.

A los re­la­tos ex­plí­ci­tos de abu­so se su­man otros me­nos ob­vios, de una vio­len­cia so­la­pa­da y, por lo mis­mo, co­ti­dia­na: una mujer se pre­gun­ta por qué los ho­mYA

Yo­ko Ono -ade­más de re­la­tos ex­plí­ci­tos­lla­ma la aten­ción so­bre los mo­dos más ocul­tos, o me­nos evi­den­tes de vio­len­cia con­tra la mujer.

bres no en­tien­den que “no es no”. Otra sub­ra­ya las di­fe­ren­cias en­tre un hom­bre y una mujer que usan shorts en la ca­lle. Ella quie­re gri­tar­le al mun­do que son, sim­ple­men­te, pa­ra el ca­lor; no una pren­da pa­ra atraer la aten­ción.

Las fotos y los tex­tos des­ple­ga­dos en es­ta ins­ta­la­ción re­sul­tan con­mo­ve­do­res e in­vi­tan a mi­rar la reali­dad, lo que ocu­rre to­do el tiem­po cer­ca nues­tro, de otra ma­ne­ra. War­hol tam­bién fue un maes­tro en eso: ob­ser­var aten­ta­men­te el mun­do co­ti­diano y de­ve­lar su sen­ti­do ocul­to por me­dio de obras que a ra­tos pa­re­cen car­ga­das de iro­nía y, en otras, por el con­tra­rio, un ho­me­na­je frí­vo­lo al di­ne­ro, la fa­ma, el po­der y el gla­mour.

En el Cen­tro Cul­tu­ral La Mo­ne­da es­tán des­de sus pri­me­ros afi­ches de za­pa­tos has­ta su preo­cu­pa­ción por la muer­te, pa­san­do por las obras que lo vol­vie­ron cé­le­bre: se­ri­gra­fías de Mao, Marilyn Monroe y Eli­za­beth Tay­lor, e imá­ge­nes de las so­pas Camp­bell, de los pro­duc­tos Heinz o del re­vól­ver con que le dis­pa­ra­ron en su propio es­tu­dio, la Fac­tory.

Antes de War­hol, po­cos ar­tis­tas ha­bían pues­to tan­ta aten­ción a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y la pu­bli­ci­dad, que con su bom­bar­deo de imá­ge­nes pue­den es­ti­mu­lar el de­seo, pe­ro tam­bién vol­ver­nos in­sen­si­bles. Esa es la na­tu­ra­le­za con­tra­dic­to­ria de la so­cie­dad de con­su­mo, de la que War­hol fue su más in­ci­si­vo in­ves­ti­ga­dor. To­da su obra in­vi­ta a pre­gun­tar­se, hoy más que nun­ca, cuán­do la mer­can­cía se vuel­ve ar­te y el ar­te, mer­can­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.