Gui­llier como sín­to­ma

La Tercera - - Opinión - Ser­gio Muñoz Ri­ve­ros Ana­lis­ta po­lí­ti­co

SAL­VO EL PR, que pro­cla­mó a Alejandro Gui­llier por­que era, se­gún Er­nes­to Ve­las­co, “nues­tro Pe­dro Agui­rre Cer­da del si­glo XXI”, los otros par­ti­dos que ad­hi­rie­ron (PS, PC y PPD) lo hi­cie­ron por­que, se­gún di­je­ron, era un can­di­da­to “com­pe­ti­ti­vo”. ¿Qué sig­ni­fi­ca­ba? Pues, que era un ros­tro de la TV, de son­ri­sa fá­cil, ins­ta­la­do en las en­cues­tas, dis­pues­to a sa­car­se fotos con la gen­te. Com­pe­ti­ti­vo no es lo mis­mo que com­pe­ten­te pa­ra ejer­cer la Pre­si­den­cia, pe­ro ese fue un de­ta­lle pa­ra los lí­de­res par­ti­da­rios. Lo im­por­tan­te era ga­nar la elec­ción y con­ser­var los pues­tos pú­bli­cos. Después se ve­ría có­mo go­ber­nar, y eso se arre­gla con ase­so­res.

La can­di­da­tu­ra de Gui­llier –zig­za­guean­te en ca­si to­do-, subió como la espuma y ba­jó igual. No era lo que es­pe­ra­ban Ve­las­co, Eli­zal­de, Tei­llier y Na­va­rre­te, preo­cu­pa­dos ade­más por la suer­te de sus pro­pias can­di­da­tu­ras par­la­men­ta­rias aho­ra que el vien­to no so­pla a fa­vor. Es un po­co ri­si­ble que sus par­ti­dos se mues­tren des­con­cer­ta­dos y mo­les­tos por el estilo del can­di­da­to. No de­be­rían sor­pren­der­se tan­to. Gui­llier ha es­ta­do di­cien­do to­do es­te tiem­po que él no es po­lí­ti­co, que es un can­di­da­to ciu­da­dano, ho­ri­zon­tal, in­de­pen­dien­te, re­gio­na­lis­ta, an­ti­eli­tes. ¡Y ade­más es del si­glo XXI! ¿Qué más quie­ren?

Es­ta­mos fren­te al sín­to­ma de una pa­to­lo­gía po­lí­ti­ca que ha ori­gi­na­do gran­des desas­tres en mu­chos lu­ga­res: es la idea de que se pue­de “ven­der” cual­quier can­di­da­to a los elec­to­res. ¡Lo peor es que es­tá de­mos­tra­do que sí se pue­de! Son nu­me­ro­sos los ejem­plos de lí­de­res pre­fa­bri­ca­dos que han lle­ga­do al po­der. Pa­blo Hal­pern di­jo el do­min­go 16 en “El Mer­cu­rio” que las cam­pa­ñas elec­to­ra­les “es­tán más cer­ca de un con­cur­so de po­pu­la­ri­dad que de otra co­sa”. Por des­gra­cia, esa es la ten­den­cia, te­rreno pro­pi­cio pa­ra to­da cla­se de opor­tu­nis­mos. El pro­ble­ma es que vo­ta­mos pa­ra ele­gir go­ber­nan­tes, y las con­se­cuen­cias de ele­gir mal sue­len ser desas­tro­sas.

La Cons­ti­tu­ción pi­de re­qui­si­tos mí­ni­mos pa­ra pos­tu­lar a la Pre­si­den­cia. No se re­quie­re pre­sen­tar un cer­ti­fi­ca­do de sol­ven­cia pa­ra el car­go. Pe­ro los ciu­da­da­nos te­ne­mos que exi­gir más: in­te­gri­dad, ni­vel in­te­lec­tual y cul­tu­ral com­pa­ti­ble con la fun­ción, vi­sión de Es­ta­do, de­ter­mi­na­ción pa­ra de­fen­der el in­te­rés na­cio­nal, y cier­ta­men­te in­te­li­gen­cia po­lí­ti­ca, esen­cial pa­ra go­ber­nar con buen cri­te­rio. Por cier­to que nadie reúne to­das las cua­li­da­des, pe­ro hay que ase­gu­rar que se cum­plan las esen­cia­les; en pri­mer lu­gar la ho­nes­ti­dad, por lo cual los par­ti­dos no pue­den ser desapren­si­vos. Lle­var al po­der, por ejem­plo, a al­guien que no iden­ti­fi­ca los lí­mi­tes éti­cos im­pli­ca so­ca­var las ins­ti­tu­cio­nes des­de den­tro. Los ca­sos de los ex­go­ber­nan­tes pro­ce­sa­dos en Pe­rú, Brasil y Ar­gen­ti­na son alec­cio­na­do­res.

Cual­quie­ra pue­de ser Presidente, pe­ro de­be­mos pro­cu­rar que no cual­quie­ra lle­gue a ser­lo. Te­ne­mos que ele­var las exi­gen­cias, por nues­tro propio bien. El su­fra­gio uni­ver­sal no tie­ne por qué de­ri­var en una tóm­bo­la. Es in­dis­pen­sa­ble que el ré­gi­men de­mo­crá­ti­co se aso­cie con buen go­bierno y con go­ber­nan­tes ca­li­fi­ca­dos mo­ral y po­lí­ti­ca­men­te.

Es­ta­mos fren­te al sín­to­ma de una pa­to­lo­gía po­lí­ti­ca que ha ori­gi­na­do desas­tres: es la idea de que se pue­de “ven­der” cual­quier can­di­da­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.