De­fi­cien­cias en pro­yec­to de edu­ca­ción su­pe­rior La dis­cu­sión en torno a la gra­tui­dad ha he­cho per­der de vis­ta el con­jun­to de re­for­mas que afec­ta­rán ne­ga­ti­va­men­te al sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio.

La Tercera - - Opinión -

LA CÁ­MA­RA de Dipu­tados, lue­go de ca­si un año y me­dio de tra­mi­ta­ción, apro­bó el pro­yec­to de ley que in­tro­du­ce di­ver­sas mo­di­fi­ca­cio­nes al sis­te­ma de edu­ca­ción su­pe­rior. La ini­cia­ti­va se­rá aho­ra es­tu­dia­da por el Se­na­do en don­de de­ben en­men­dar­se dis­tin­tas áreas del pro­yec­to que no avan­zan en la di­rec­ción de po­ten­ciar un sis­te­ma edu­ca­ti­vo que cuen­te con ins­ti­tu­cio­nes di­ver­sas y de ca­li­dad.

El pro­yec­to de ley tie­ne una se­rie de de­fi­cien­cias. En pri­mer lu­gar, las mo­di­fi­ca­cio­nes pro­pues­tas al sis­te­ma de acre­di­ta­ción le­sio­na­rán la au­to­no­mía y la di­ver­si­dad de las ins­ti­tu­cio­nes sin que sea cla­ro que se lo­gre un me­jor ase­gu­ra­mien­to de la ca­li­dad. Asi­mis­mo, ge­ne­ra una se­rie de me­ca­nis­mos bu­ro­crá­ti­cos pa­ra fis­ca­li­zar las transac­cio­nes que reali­cen las ins­ti­tu­cio­nes con el ob­je­to de evi­tar que re­ti­ren po­si­bles uti­li­da­des, lo que des­via­rá la aten­ción y re­cur­sos ha­cia te­mas ad­mi­nis­tra­ti­vos que po­co tie­nen que ver con ca­li­dad. Por otro la­do, se in­cre­men­ta el ta­ma­ño del Es­ta­do y se in­tro­du­ce una va­ria­ble po­lí­ti­ca al sis­te­ma al crear una Sub­se­cre­ta­ría que ten­drá enor­me in­fluen­cia so­bre las ins­ti­tu­cio­nes al de­fi­nir aran­ce­les, va­can­tes y re­gu­lar el pro­ce­so de ad­mi­sión. Fi­nal­men­te, se omi­ten te­mas esen­cia­les como un me­ca­nis­mo trans­pa­ren­te y com­pe­ti­ti­vo pa­ra fi­nan­ciar la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca y en hu­ma­ni­da­des.

To­das es­tas de­fi­cien­cias –que pue­den te­ner un pro­fun­do efec­to en un sis­te­ma que, sien­do per­fec­ti­ble, ha lo­gra­do ni­ve­les de co­ber­tu­ra su­pe­rio­res a los que mues­tran paí­ses de la OCDE y ha po­si­cio­na­do a ins­ti­tu­cio­nes en­tre las más des­ta­ca­das de la re­gión- que­da­ron en se­gun­do plano de­bi­do a que la dis­cu­sión so­bre gra­tui­dad con­cen­tró gran par­te de la aten­ción. Es de es­pe­rar que el Se­na­do ana­li­ce ri­gu­ro­sa­men­te ca­da uno de los ele­men­tos que com­po­nen es­ta re­for­ma, bus­can­do equi­li­brios per­ti­nen­tes en­tre con­trol, au­to­no­mía, di­ver­si­dad y fo­men­to de la ca­li­dad.

Dis­cu­sión apar­te me­re­ce el equí­vo­co dis­cur­so de par­te de la opo­si­ción an­te la gra­tui­dad y lo di­fí­cil que re­sul­ta erra­di­car ideas po­pu­lis­tas una vez que se ins­ta­lan en la dis­cu­sión pú­bli­ca. En efec­to, RN acor­dó apo­yar la am­plia­ción de la gra­tui­dad al 60% de la po­bla­ción, con­tra­di­cien­do al can­di­da­to pre­si­den­cial del sec­tor. Si bien la in­ter­ven­ción de Sebastián Pi­ñe­ra lo­gró or­de­nar a los par­ti­dos de Chi­le Va­mos, no se han apa­ga­do del to­do las vo­ces que ven con sim­pa­tía avan­zar en gra­tui­dad, tal como lo ma­ni­fes­ta­ron se­na­do­res de di­cha tien­da o se ob­ser­vó en la abs­ten­ción en la vo­ta­ción de cier­tos dipu­tados de la UDI.

El prin­ci­pal da­ño que hi­zo el pro­gra­ma de la Nue­va Ma­yo­ría al in­tro­du­cir la idea de gra­tui­dad uni­ver­sal es ins­ta­lar la ilu­sión de que una po­lí­ti­ca de ese ti­po se po­día lo­grar sin ge­ne­rar ma­yo­res pro­ble­mas sis­té­mi­cos y que se re­que­ría úni­ca­men­te de vo­lun­tad pa­ra avan­zar. A la luz de los co­no­ci­dos pro­ble­mas que la gra­tui­dad ha ge­ne­ra­do –dé­fi­cits fi­nan­cie­ros y la ne­ce­si­dad de una ma­yor in­ter­ven­ción es­ta­tal en las ins­ti­tu­cio­nes- re­sul­ta preo­cu­pan­te que ha­ya quie­nes, in­clu­so sin ser par­te del go­bierno ni ha­ber ads­cri­to a su pro­gra­ma, in­sis­tan en es­ta po­lí­ti­ca sin re­co­no­cer que hay me­ca­nis­mos más jus­tos pa­ra lo­grar que nin­gún es­tu­dian­te que­de al mar­gen de la edu­ca­ción su­pe­rior, y que per­sis­tir en una po­lí­ti­ca tan cos­to­sa como és­ta ter­mi­na­rá por ero­sio­nar aún más las ya de­fi­ci­ta­rias ar­cas fis­ca­les, si­tua­ción que re­sul­ta crí­ti­ca tras la ba­ja en la cla­si­fi­ca­ción de ries­go de la deu­da chi­le­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.