Juan Ig­na­cio Gar­cía y la de­mo­cra­cia

La Tercera - - Correo -

Se­ñor di­rec­tor:

Co­no­cí a Juan Ig­na­cio Gar­cía el ’92, en la pre­pa­ra­ción de las pri­me­ras elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les. In­me­dia­ta­men­te en­ten­dí có­mo un di­rec­tor del Ser­vel nom­bra­do por un ré­gi­men po­lí­ti­co dic­ta­to­rial ha­bía ase­gu­ra­do que la vo­lun­tad po­pu­lar se re­fle­ja­ra en las ur­nas y en el re­cuen­to de vo­tos en el Ple­bis­ci­to de 1988 y en la elec­ción pre­si­den­cial y par­la­men­ta­ria de 1989, tras un in­ter­regno de 15 años sin pa­drón elec­to­ral ni elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas. Por­que co­no­cí a un hom­bre ho­nes­to, a un ser­vi­dor pú­bli­co in­ta­cha­ble que sa­bía es­cu­char pe­ro tam­bién de­ci­dir; que en­ten­día que el buen cri­te­rio era an­te­rior y su­pe­rior a la ri­gi­dez de la nor­ma, que acos­tum­bra­ba a in­vi­tar un té lar­ga­men­te con­ver­sa­do cuan­do ne­ce­si­ta­ba con­cor­dar al­go o co­no­cer mi opi­nión.

Los ma­nua­les de his­to­ria de la tran­si­ción de Chi­le a la de­mo­cra­cia de­be­rán con­sig­nar el rol cla­ve e in­sus­ti­tui­ble que ju­gó Juan Ig­na­cio Gar­cía, al po­ner el pri­mer la­dri­llo de su cons­truc­ción: la con­fia­bi­li­dad del or­ga­ni­za­dor de las elec­cio­nes. To­dos los que par­ti­ci­pa­mos or­ga­ni­zan­do los pro­ce­sos elec­to­ra­les de la dé­ca­da del 90 y 2000 ate­so­ra­mos im­bo­rra­bles re­cuer­dos de su ama­bi­li­dad y bon­ho­mía, su pa­cien­cia in­fi­ni­ta y su ase­so­ría per­ma­nen­te pa­ra que las co­sas se hi­cie­ran bien y nadie que­da­ra fue­ra del pro­ce­so de­mo­crá­ti­co. Lo re­cor­da­re­mos siem­pre con agra­de­ci­mien­to y ca­ri­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.