“Es mu­cho me­jor te­ner un pro­yec­to co­mo és­te que no te­ner­lo”

Ex mi­nis­tra de Sa­lud 2006-2008 ► La ex mi­nis­tra So­le­dad Ba­rría in­di­có que re­tra­so de le­gis­la­ción afec­ta a las mu­je­res. ► Aun­que des­ta­có avan­ce en 3 cau­sa­les, con­si­de­ra que la ini­cia­ti­va tie­ne fa­len­cias.

La Tercera - - Temas De Hoy - Lo­re­na Lei­va

So­le­dad Ba­rría fue mi­nis­tra de Sa­lud del pri­mer go­bierno de Mi­che­lle Ba­che­let, es mé­di­ca, y ac­tual­men­te aca­dé­mi­ca de Aten­ción Pri­ma­ria en la U. de Chi­le y vo­ce­ra del Ob­ser­va­to­rio de Gé­ne­ro y Equi­dad. Tam­bién es mi­li­tan­te del Par­ti­do So­cia­lis­ta y du­ran­te su man­da­to le to­có im­pul­sar el debate res­pec­to de la píl­do­ra del día des­pués, don­de vi­sua­li­za se­me­jan­zas que, fi­nal­men­te, a su jui­cio, ter­mi­nan re­tra­san­do el avan­ce de po­lí­ti­cas ne­ce­sa­rias pa­ra las mu­je­res.

Des­de un pun­to de vis­ta po­lí­ti­co, qué le pa­re­ce lo su­ce­di­do en la Cá­ma­ra de Dipu­tados?

Por un la­do, es un gran avan­ce pa­ra el país te­ner un pro­yec­to con las tres cau­sa­les aprobadas, pe­ro hoy (ayer) hu­bo un ho­rri­ble tras­pié que ha­bla de có­mo el ideo­lo­gis­mo de per­so­nas de de­re­cha se ha ne­ga­do a dar el quó­rum y apro­bar un ar­tícu­lo que per­mi­tía la in­ter­ven­ción de un juez de fa­mi­lia pa­ra apro­bar la in­te­rrup­ción en ca­so de que el re­pre­sen­tan­te le­gal de una ni­ña se ne­ga­ra o exis­tie­ran sos­pe­chas que fue­ra el vio­la­dor. Con es­to se es­tá tra­ban­do el de­re­cho de las ni­ñas.

Des­de el pun­to de vis­ta mé­di­co, ¿cuál es la re­le­van­cia de es­te pro­yec­to?

Tie­ne re­le­van­cia sim­bó­li­ca y prác­ti­ca con­cre­ta pa­ra mu­je­res que es­tán con al­gu­nas de las tres cau­sa­les. Sim­bó­li­ca por­que se re­co­no­ce el de­re­cho de de­ci­dir de las mis­mas. Has­ta hoy, cual­quier per­so­na pue­de de­fen­der­se con­tra un ma­lean­te y tie­ne de­re­cho a de­ci­dir si dis­pa­ra o no en le­gí­ti­ma de­fen­sa. Pues bien, en la pri­me­ra cau­sal, ries­go de vi­da de la ma­dre, la mu­jer no po­día de­ci­dir in­te­rrum­pir si es­ta­ba en pe­li­gro su vi­da. Una vez apro­ba­do el pro­yec­to sí po­drá ha­cer­lo. Y des­de el pun­to de vis­ta prác­ti­co, la re­le­van­cia es­tá en po­der evi­tar las 50 mu­je­res que al año mue­ren en el país en emba­ra­zos, par­tos y puer­pe­rios.

Con lo apro­ba­do, con los cambios in­clui­dos en am­bas cá­ma­ras, ¿le pa­re­ce un buen pro­yec­to pa­ra lo que se bus­ca re­gu­lar?

No, yo creo que tie­ne mu­chas fa­len­cias. El Eje­cu­ti­vo ha­bía es­ti­pu­la­do que las ni­ñas me­no­res de 14 años pu­die­ran so­li­ci­tar la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo has­ta las 18 se­ma­nas y eso se ba­jó a 14, lo cual es ab­so­lu­ta­men­te po­co, por­que es­tas chi­cas ni si­quie­ra sa­ben que es­tán em­ba­ra­za­das. Hay múl­ti­ples te­mas que no ne­ce­sa­ria­men­te me pa­re­cen que son los me­jo­res y ha­brá que eva­luar­los, pe­ro es mu­cho me­jor te­ner un pro­yec­to co­mo és­te que no te­ner­lo.

Du­ran­te su ges­tión, tra­mi­tó la píl­do­ra del día des­pués. ¿En qué se ase­me­ja esa dis­cu­sión a la actual?

Los mis­mos que es­tán im­pug­nan­do el pro­yec­to de las 3 cau­sa­les son los que se opo­nían no so­lo a la píl­do­ra, se opo­nían a la T de co­bre, al dis­po­si­ti­vo in­tra­ute­ri­no, y tam­bién lle­va­ron al TC el te­ma de la píl­do­ra. Con eso re­tra­sa­ron que mu­chas mu­je­res pu­die­ran uti­li­zar un instrumento tec­no­ló­gi­co pa­ra no que­dar em­ba­ra­za­das tras re­la­cio­nes sin con­sen­ti­mien­to. Des­gra­cia­da­men­te, va­mos avan­zan­do pa­so a pa­so, de­ma­sia­do len­to. Son mu­chas chi­cas vio­la­das em­ba­ra­za­das que ne­ce­si­tan es­to con ur­gen­cia. Ne­ce­si­tan que nues­tro país sal­ga del au­to­ri­ta­ris­mo y que las creen­cias de al­gu­nos no per­mi­tan ver las ne­ce­si­da­des de otros.b

FO­TO: ATON/ARCHIVO

►► So­le­dad Ba­rría, aca­dé­mi­ca de la Uni­ver­si­dad de Chi­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.