Com­bi­na­ción vir­tuo­sa

La Tercera - - Opinión - Jo­sé Ra­món Valente Eco­no­mis­ta

VI­SI­TAR OTROS paí­ses es una opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra apreciar las bue­nas co­sas que te­ne­mos en nues­tro que­ri­do Chi­le, pe­ro tam­bién pa­ra dar­nos cuen­ta del enor­me es­pa­cio que te­ne­mos pa­ra me­jo­rar. Yo les es­cri­bo es­ta co­lum­na des­de el nor­te de Eu­ro­pa, uno de los rin­co­nes del mun­do don­de los se­res hu­ma­nos han al­can­za­do sus ma­yo­res ni­ve­les de desa­rro­llo. Es­to, por cier­to, in­clu­ye dispu­tar­se los pri­me­ros lu­ga­res en­tre las na­cio­nes don­de la gen­te se de­cla­ra más fe­liz y sa­tis­fe­cha con su vi­da, co­mo No­rue­ga y Di­na­mar­ca. Gran mé­ri­to con­si­de­ran­do que pa­ra no­so­tros, los chi­le­nos, el in­vierno en es­tos paí­ses se­ría sim­ple­men­te in­so­por­ta­ble.

Son mu­chas las co­sas que lla­man la aten­ción de los paí­ses desa­rro­lla­dos de Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal. Se­gu­ra­men­te la mi­ra­da de un ar­qui­tec­to, un his­to­ria­dor, o un vein­tea­ñe­ro es­tu­dian­te de in­ter­cam­bio se­rán to­das dis­tin­tas. A mí no de­ja de im­pre­sio­nar­me có­mo es­tas na­cio­nes que han si­do víc­ti­mas de ham­bru­nas, pes­tes, in­cen­dios, y con­flic­tos bé­li­cos per­ma­nen­tes, a pe­sar de to­do, han po­di­do le­van­tar­se una y otra vez, y cons­truir so­bre los ci­mien­tos de la in­fra­es­truc­tu­ra des­trui­da, pe­ro so­bre to­do, de la he­ren­cia cul­tu­ral que le le­ga­ron sus an­te­pa­sa­dos. Han pa­sa­do po­co más de 70 años des­de el tér­mino de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y me­nos de 30 des­de la caí­da de la Unión So­vié­ti­ca. En ese pe­que­ño lap­so de his­to­ria, la ma­yo­ría de los paí­ses de Eu­ro­pa ha lo­gra­do no so­lo re­cu­pe­rar los ni­ve­les de vi­da que te­nían pre­vio a es­tas ca­tás­tro­fes, sino que los han su­pe­ra­do con cre­ces.

¿Qué po­dría ex­pli­car es­te fe­no­me­nal éxi­to de paí­ses eu­ro­peos? ¿Qué po­dría­mos apren­der los chi­le­nos de es­ta his­to­ria?

El desafío pa­ra se­guir sien­do un so­cie­dad prós­pe­ra, es ele­gir au­to­ri­da­des com­pro­me­ti­das con una eco­no­mía li­bre y una de­mo­cra­cia sa­na.

Cuan­do se vi­si­tan mu­chos paí­ses en un cor­to lap­so las his­to­rias se re­pi­ten. No so­lo aque­lla de que los re­lo­je­ros han per­di­do los ojos o la ca­be­za en va­rias ciu­da­des por ha­ber he­cho ma­ra­vi­llo­sas obras de ar­te e in­ge­nie­ría. Tam­bién otras mu­cho más re­le­van­tes y creí­bles, co­mo que la ri­que­za de las prin­ci­pa­les ciu­da­des eu­ro­peas pro­vie­ne del co­mer­cio in­ter­na­cio­nal y los avan­ces tec­no­ló­gi­cos. Que las so­cie­da­des más abier­tas siem­pre han atraí­do a la gen­te más ta­len­to­sa y que a la lar­ga los paí­ses más li­bres han terminado sien­do tam­bién los más prós­pe­ros. En otras pa­la­bras, el li­bre mer­ca­do y la re­duc­ción de po­der de re­yes y ti­ra­nos es­ta­ble­ci­dos a tra­vés del tiem­po en fa­vor de los ciu­da­da­nos, son a la vez la ex­pli­ca­ción del éxi­to y el prin­ci­pal le­ga­do de los paí­ses de Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal pa­ra el res­to del mun­do.

Chi­le es el pri­mer país la­ti­noa­me­ri­cano que ha com­bi­na­do con éxi­to de­mo­cra­cia y eco­no­mía de li­bre mer­ca­do por un pe­río­do re­le­van­te de tiem­po. Al igual que lo ocu­rri­do en Eu­ro­pa, nues­tro país y nues­tra gen­te nun­ca han pro­gre­sa­do más en su his­to­ria que du­ran­te los años en que ha pre­va­le­ci­do es­ta com­bi­na­ción vir­tuo­sa. Por lo mis­mo, con la pers­pec­ti­va que da la dis­tan­cia y la his­to­ria, no po­de­mos más que ser op­ti­mis­tas del fu­tu­ro de Chi­le. Nues­tro prin­ci­pal desafío y nues­tra prin­ci­pal responsabilidad pa­ra se­guir sien­do una so­cie­dad prós­pe­ra, es ele­gir au­to­ri­da­des que se com­pro­me­tan a man­te­ner una eco­no­mía li­bre y una de­mo­cra­cia sa­na y es­ta­ble. El ta­len­to de los chi­le­nos y los in­mi­gran­tes que lo­gre­mos atraer ha­rán el res­to de la tarea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.