Lec­cio­nes tras el ex­ten­so cor­te de ener­gía Ade­más de es­ta­ble­cer las res­pon­sa­bi­li­da­des del ca­so, es in­dis­pen­sa­ble avan­zar en nue­vas re­gu­la­cio­nes que den ma­yor se­gu­ri­dad, a cos­tos ra­zo­na­bles.

La Tercera - - Opinión -

CON MO­TI­VO de la ne­va­zón que afec­tó a la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na la se­ma­na pa­sa­da, se re­gis­tra­ron cor­tes de ener­gía eléc­tri­ca ma­si­vos que afec­ta­ron a más de 300 mil ho­ga­res en el mo­men­to más ál­gi­do. Sin em­bar­go, lo que ha es­ta­do en el cen­tro de la po­lé­mi­ca es­tos días es la fre­cuen­cia con que es­tán ocu­rrien­do in­te­rrup­cio­nes en el su­mi­nis­tro, co­mo con­se­cuen­cia de fe­nó­me­nos cli­má­ti­cos iné­di­tos, y la ex­ce­si­va de­mo­ra en nor­ma­li­zar el ser­vi­cio por par­te de las em­pre­sas.

Es evi­den­te que una par­te im­por­tan­te de la responsabilidad re­cae en las dis­tri­bui­do­ras de ener­gía eléc­tri­ca, las que vie­ron afec­ta­da se­ve­ra­men­te su repu­tación en es­te epi­so­dio. Pe­se a que una de las com­pa­ñías anun­ció me­ca­nis­mos de com­pen­sa­ción vo­lun­ta­rios a los clien­tes afec­ta­dos, sub­ya­cen las crí­ti­cas por las de­fi­cien­cias re­gis­tra­das en la aten­ción de call cen­ters, la es­ca­sa in­for­ma­ción so­bre el tiem­po de re­po­si­ción del ser­vi­cio y, prin­ci­pal­men­te, por la fal­ta de equi­pos de emer­gen­cia en terreno, to­do lo cual lle­vó a la SEC a for­mu­lar car­gos a las com­pa­ñías in­vo­lu­cra­das. No obs­tan­te, és­te no pa­re­ce ser un fe­nó­meno ais­la­do, ya que las dos em­pre­sas -Enel y CGE- ob­tu­vie­ron ba­jas eva­lua­cio­nes en el ran­king de ca­li­dad de ser­vi­cio eléc­tri­co del año 2016 que mi­de la SEC, al­can­zan­do las po­si­cio­nes 14 y 26 en­tre 30 em­pre­sas eva­lua­das, res­pec­ti­va­men­te.

Una lec­ción re­le­van­te que han de­ja­do los cor­tes de ener­gía fue la ne­ce­si­dad de ac­tua­li­zar la re­gu­la­ción aso­cia­da al mer­ca­do eléc­tri­co. Es­te ne­ce­sa­rio per­fec­cio­na­mien­to de­be ha­cer­se de ma­ne­ra gra­dual, evi­tan­do so­bre­rre­gu­lar en el fra­gor de la contingencia. Por ejem­plo, pe­se a que fe­nó­me­nos cli­má­ti­cos extremos se es­tán pro­du­cien­do con ma­yor fre­cuen­cia, cier­ta­men­te no es una so­lu­ción óp­ti­ma obli­gar a las com­pa­ñías a man­te­ner un ta­ma­ño de plan­ta cu­ya ca­pa­ci­dad de res­pues­ta sea es­pe­cial­men­te ágil an­te si­tua­cio­nes ex­cep­cio­na­les, pe­ro que es­té so­bre­di­men­sio­na­do pa­ra la de­man­da nor­mal. El so­te­rra­mien­to de ca­bles –so­lu­ción que ha vuel­to a pre­sen­tar­se co­mo esen­cial­tie­ne cos­tos exor­bi­tan­tes, ya que se­gún al­gu­nos cálcu­los as­cen­de­ría a unos US$ 30 mil mi­llo­nes pa­ra las ciu­da­des con más de 50 mil ha­bi­tan­tes. No obs­tan­te lo an­te­rior, po­dría avan­zar­se en re­gu­lar in­cen­ti­vos pa­ra que los nue­vos pro­yec­tos in­mo­bi­lia­rios in­cor­po­ren en su di­se­ño el so­te­rra­mien­to de re­des en po­li­duc­tos –que pue­den in­clu­so ser con­ce­sio­na­dos-, y eva­luar mo­de­los de ges­tión que per­mi­tan con­tar con ma­yor per­so­nal en ca­so de even­tos crí­ti­cos.

Las mu­ni­ci­pa­li­da­des han si­do es­pe­cial­men­te ac­ti­vas en es­ta emer­gen­cia. Ade­más de ca­na­li­zar los re­cla­mos de los ve­ci­nos, pre­sio­nar a las em­pre­sas por la re­po­si­ción del ser­vi­cio y mo­ni­to­rear su es­ta­do de avan­ce, va­rios al­cal­des co­men­za­ron a re­co­lec­tar fir­mas pa­ra in­ter­po­ner de­man­das co­lec­ti­vas con­tra las dis­tri­bui­do­ras. Es­te mar­ca­do pro­ta­go­nis­mo ha lo­gra­do evi­tar que asu­man la responsabilidad que tam­bién les co­rres­pon­de, ya que el man­te­ni­mien­to de ár­bo­les en la vía pú­bli­ca -más allá del en­torno in­me­dia­to que ro­dea a los ca­bles del ten­di­do, que es responsabilidad de las dis­tri­bui­do­ras­les co­rres­pon­de a los municipios, los que han evi­den­cia­do ne­gli­gen­cia ma­ni­fies­ta en es­tas ta­reas.

La ma­yor fre­cuen­cia de fe­nó­me­nos cli­má­ti­cos extremos es un he­cho in­sos­la­ya­ble. Ur­ge por tan­to que las em­pre­sas y el Es­ta­do co­la­bo­ren en el per­fec­cio­na­mien­to de un mar­co re­gu­la­to­rio que, por un la­do re­co­ja es­ta nue­va reali­dad me­teo­ro­ló­gi­ca, y que a la vez man­ten­ga los in­cen­ti­vos pa­ra au­men­tar la in­ver­sión, me­jo­rar el ser­vi­cio y con­te­ner los cos­tos en ma­te­ria eléc­tri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.