Des­pe­na­li­za­ción del abor­to

La Tercera - - Correo -

Se­ñor di­rec­tor:

En la edi­ción de ayer se ci­ta una fra­se don­de se­ña­lo que “ella no es­tá obli­ga­da a de­nun­ciar una vio­la­ción co­mún y co­rrien­te (…) una vio­la­ción nor­mal”. Du­ran­te un in­ten­so debate de ca­si 20 ho­ras me equi­vo­qué en una pa­la­bra du­ran­te mi ar­gu­men­ta­ción.

Pri­me­ro que to­do me gus­ta­ría acla­rar que no exis­ten vio­la­cio­nes “nor­ma­les”. Una vio­la­ción, cual­quie­ra sea su ti­po, es un de­li­to bru­tal y co­bar­de. Al de­cir “vio­la­ción co­mún y co­rrien­te” alu­día a vio­la­cio­nes que ocu­rren con fre­cuen­cia y no na­tu­ra­li­za­ba el he­cho co­mo tal.

Mi pro­pó­si­to fue se­ña­lar que en nues­tra le­gis­la­ción exis­ten dos con­cep­tos de vio­la­ción. Por un la­do, la lla­ma­da vio­la­ción pro­pia, que es la con­duc­ta que se san­cio­na co­mo re­gla ge­ne­ral y es la más fre­cuen­te, que con­sis­te en abu­sar de ella ejer­cien­do vio­len­cia. Y por otro, la lla­ma­da vio­la­ción im­pro­pia, que san­cio­na co­mo vio­la­ción la re­la­ción se­xual con­sen­ti­da con una me­nor de 14 años.

En el pro­yec­to de ley so­bre el abor­to en tres cau­sa­les, el pro­ce­di­mien­to que se es­ta­ble­ce fa­vo­re­ce la im­pu­ni­dad del vio­la­dor. La mu­jer vio­la­da que que­da em­ba­ra­za­da y con­cu­rre a un hos­pi­tal pa­ra abor­tar no es­tá obli­ga­da a de­cla­rar an­te el fis­cal y cuan­do el vio­la­dor es al­guien cer­cano a ella, la ma­yo­ría de las ve­ces por te­mor o an­gus­tia no lo de­nun­cia, ni de­cla­ra. Tam­po­co se es­ta­ble­cen me­di­das de pro­tec­ción es­pe­cial, de tal ma­ne­ra de pro­te­ger­la del vio­la­dor.

Es­tos ca­sos son los más fre­cuen­tes en nues­tro país, y lo más gra­ve es que se tra­ta de mu­je­res que son víc­ti­mas de vio­la­cio­nes reite­ra­das por el mis­mo de­lin­cuen­te. Por eso se­ña­lé que de­bía co­rre­gir­se el pro­yec­to con el ob­je­to de pro­te­ger a la víc­ti­ma per­mi­tién­do­le de­cla­rar li­bre­men­te, y de esa for­ma iden­ti­fi­car al vio­la­dor y con­de­nar­lo. Así se evi­ta su im­pu­ni­dad, que es inacep­ta­ble.

Al­ber­to Es­pi­na

Se­na­dor

Se­ñor di­rec­tor:

Es­cu­chan­do los ar­gu­men­tos de re­cha­zo de los se­na­do­res de Chi­le Va­mos du­ran­te el debate en el Se­na­do so­bre el abor­to en tres cau­sa­les, que­da cla­ro que la de­re­cha chi­le­na po­drá ser muy li­be­ral en lo eco­nó­mi­co pe­ro man­tie­ne sus es­ca­las de va­lo­res afin­ca­das en el me­dioe­vo, con ras­gos mi­só­gi­nos de al­gu­nos se­na­do­res va­ro­nes.

A es­to se agre­ga la ac­ti­tud re­pro­cha­ble del se­na­dor Adol­fo Zal­dí­var, quien in­ten­tó has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to im­po­ner un cas­ti­go adi­cio­nal a las mu­je­res. No es po­si­ble que en un es­ta­do lai­co nos im­pon­gan vi­sio­nes ba­sa­das en doc­tri­nas que van con­tra la na­tu­ra­le­za y con­tra las cien­cias. Clau­dio Mo­ra­les Li­ne­ros a mi co­lum­na so­bre los 50 años de la Re­for­ma Agra­ria, apun­ta a cues­tio­nes que yo ha­bría sos­la­ya­do o ig­no­ra­do en re­la­ción a lo que él lla­ma un “fra­ca­so y una in­jus­ti­cia”.

Tal co­mo el mis­mo Mon­te­ro con­ce­de, mi co­lum­na no fue un pa­ne­gí­ri­co. Re­co­no­cí im­por­tan­tes pro­ble­mas y fa­llas (por eso mis­mo sos­tu­ve que to­dos po­día­mos apren­der de lo ocu­rri­do). Le­yen­do su car­ta, sin em­bar­go, no se apre­cia que ten­ga la mis­ma dis­po­si­ción de es­pí­ri­tu. Sus jui­cios son to­dos ca­te­gó­ri­cos. No ad­mi­te que el vie­jo la­ti­fun­dio era un sis­te­ma in­efi­cien­te e in­jus­to pa­ra los cam­pe­si­nos (in­de­pen­dien­te­men­te de que hu­bie­sen bue­nos pa­tro­nes). Y si yo so­li­da­ri­cé ex­pre­sa­men­te con el su­fri­mien­to de los pro­pie­ta­rios y sus fa­mi­lias, que su­frie­ron vio­len­cias y hos­ti­ga­mien­to y cri­ti­qué las to­mas ile­ga­les, él ha­ce una de­fen­sa in­con­di­cio­nal de la “con­tra re­for­ma” lle­va­da a ca­bo por la dic­ta­du­ra de Pi­no­chet (a la que él pre­fie­re lla­mar “go­bierno mi­li­tar”), sin per­mi­tir­se si­quie­ra una lí­nea en re­la­ción con las atro­ci­da­des co­me­ti­das por esa mis­ma dic­ta­du­ra con­tra va­rios di­ri­gen­tes cam­pe­si­nos que par­ti­ci­pa­ron en la re­for­ma agra­ria (em­pa­ti­zan­do con las víc­ti­mas).

In­sis­to en­ton­ces en mi in­vi­ta­ción: apren­da­mos del pa­sa­do. Se­pa­mos re­co­no­cer la par­te de ver­dad que tie­ne el otro y em­pa­ti­ce­mos con sus do­lo­res.

Pa­tri­cio Zapata de­mo­ra años en reac­cio­nar, mien­tras los ni­ños cre­cen y se in­ten­si­fi­ca el da­ño.

Es in­dis­pen­sa­ble que to­me­mos con­cien­cia del in­con­men­su­ra­ble cos­to que tie­ne pa­ra to­dos no ha­cer­nos car­go del sis­te­ma de pro­tec­ción a la in­fan­cia en el país, y ofre­cer a nues­tros ni­ños ser­vi­cios de ca­li­dad en pre­ven­ción, mi­ti­ga­ción, res­pues­ta y re­cu­pe­ra­ción fren­te a la vio­len­cia y el mal­tra­to. Ni­co­le Vás­quez

Ro­dri­go Fi­gue­roa

Ca­ta­li­na Cas­ta­ño

Doc­tor en Psi­co­lo­gía y Edu­ca­ción

Abo­ga­do

Uni­dad de Trauma y Di­so­cia­ción De­par­ta­men­to de Psi­quia­tría UC Hos­pi­tal Só­te­ro del Río

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.