Es­ta­do de de­re­cho

La Tercera - - Correo -

Luis En­ri­que So­ler Mi­lla Se­ñor di­rec­tor:

Se­gún el Ban­co Mun­dial el es­ta­do de de­re­cho es un re­cur­so pa­ra lo­grar la im­ple­men­ta­ción de prin­ci­pios y pro­yec­tos. Si nos re­fe­ri­mos a la de­fi­ni­ción pro­pues­ta por el ju­ris­ta es­ta­dou­ni­den­se Lon Fu­ller, el es­ta­do de de­re­cho tie­ne tres ele­men­tos clave: el go­bierno de la ley; el cum­pli­mien­to de la ley y la igual­dad fren­te a la ley. Un Es­ta­do don­de se cum­plen es­tos tres re­qui­si­tos se­gu­ra­men­te po­drá im­ple­men­tar prin­ci­pios y pro­yec­tos.

Pe­ro el es­ta­do de de­re­cho tie­ne un va­lor in­he­ren­te. Causa pre­vi­si­bi­li­dad en sus ac­cio­nes y en las de las per­so­nas, da­do que ellas si­guen la ley. Eli­mi­na la ar­bi­tra­rie­dad de las de­ci­sio­nes y fun­da­men­ta la es­ta­bi­li­dad de las re­la­cio­nes en una so­cie­dad. El va­lor in­he­ren­te de te­ner un es­ta­do don­de la ley ase­gu­ra los de­re­chos y dic­ta las obli­ga­cio­nes es im­pa­ga­ble si se com­pa­ra con otros paí­ses, so­bre to­do en el Ca­ri­be y Áfri­ca.

En Chi­le, el es­ta­do de de­re­cho es fuer­te y se ba­sa en dos fac­to­res: la efec­ti­vi­dad de las ac­cio­nes del go­bierno y su cum­pli­mien­to de la ley y la creen­cia y el se­gui­mien­to por par­te de la po­bla­ción de la ley. Dos fac­to­res que en los me­ses pa­sa­dos han vis­to ba­jas, ra­zón por la cual es ne­ce­sa­rio acor­dar­se de lo im­por­tan­te que es es­te con­cep­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.