Vien­do la ter­ce­ra tem­po­ra­da de Twins Peaks, pa­re­cie­ra que el ci­neas­ta no lle­gó mu­cho más le­jos de don­de ya ha­bía lle­ga­do.

La Tercera - - Sociedad -

eti­que­tas equi­vo­ca­das. El co­ro de ala­ban­zas, por ejem­plo, con que la crí­ti­ca re­ci­bió la nue­va tem­po­ra­da de Twin Peaks a par­tir de las ge­nia­li­da­des de Da­vid Lynch tie­ne una di­men­sión sos­pe­cho­sa. Qué du­da ca­be que Lynch, el au­tor de Ter­cio­pe­lo azul, de Corazón sal­va­je, de Mull­ho­lland Dri­ve, es un ci­neas­ta po­ten­te, com­ple­jo y con mun­do pro­pio. Qué du­da ca­be tam­bién que la se­rie ori­gi­nal cam­bió los es­tán­da­res del gé­ne­ro en la te­le­vi­sión, des­car­gán­do­la de la mo­ral y de las ló­gi­cas de los an­ti­guos cu­le­bro­nes y en­tre­gán­do­la a for­mas de relato más li­bres, más sub­je­ti­vas y mis­te­rio­sas que el ci­ne ha­bía con­quis­ta­do por lo ba­jo 20 años an­tes. Eso fue a co­mien­zos de los 90 y des­de lue­go bas­tan­te agua ha pa­sa­do ba­jo los puen­tes des­de en­ton­ces. Pe­ro vien­do los úl­ti­mos capítulos de la nue­va tem­po­ra­da, pa­re­cie­ra que Lynch no fue mu­cho más allá de don­de ha­bía lle­ga­do: bue­nas at­mós­fe­ras, si­tua­cio­nes gro­tes­cas, cor­ti­nas rojas, per­so­na­jes gol­pea­dos y ra­ros, superficies bri­llan­tes, es­ti­li­za­das y aso­cia­das a una be­lle­za ex­tra­ña. Es­tá bien: Lynch no de­frau­da a su pú­bli­co, tam­po­co lo am­plía y co­mo de­cía Phi­lip Lo­pa­te cuan­do ha­ce años co­men­tó Corazón sal­va­je, el ci­neas­ta apues­ta al co­lor, al ca­lor y a la sen­sa­ción. Emo­cio­nes de se­gun­do pi­so, por lla­mar­las de al­gún mo­do. La ven­ta­ja –es­cri­bió él- es que nun­ca se sa­be qué pa­sa­rá des­pués; y la des­ven­ta­ja, que pue­de que no nos im­por­te.

¿Ge­nial? No sé; no lo ten­go cla­ro. Des­de que Lynch co­men­zó a abrir­se con ma­yor o me­nor for­tu­na a un ci­ne re­ñi­do con la ex­pli­ca­ción, aun­que muy car­ga­do de in­tui­cio­nes po­de­ro­sas y de co­ne­xio­nes ocul­tas, muy pró­xi­mo a las re­ve­la­cio­nes de la mís­ti­ca, del re­na­cer y del va­cío, su obra se fue si­tuan­do ca­da vez más en es­pa­cios que son de cul­to e in­con­di­cio­na­li­dad. Y des­de las pro­fun­di­da­des de la me­di­ta­ción tras­cen­den­tal ha terminado por convocar más a fe­li­gre­ses que a es­pec­ta­do­res. La sec­ta di­ce que es in­su­pe­ra­ble. Y pue­de que lo sea. Pe­ro en su me­tro cua­dra­do y des­de lue­go no pa­ra to­dos. Pa­ra los efec­tos del cul­to, es­to es lo me­jor por­que se tra­ta de un pac­to, de un ne­go­cio, que es so­lo pa­ra ini­cia­dos.

Crí­ti­co de ci­ne

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.