Una tra­ge­dia más en el rock: fa­lle­ce el vo­ca­lis­ta de Lin­kin Park

► Ches­ter Ben­ning­ton se qui­tó la vi­da la ma­ña­na de ayer en su ca­sa en Los Angeles. ► Su muer­te coin­ci­dió con el cum­plea­ños de su ami­go Ch­ris Cor­nell, quien se sui­ci­dó en ma­yo.

La Tercera - - Sociedad - M. de la Ma­za/P. Re­yes

El fi­nal de la his­to­ria de Ches­ter Ben­ning­ton no só­lo es­tá en­vuel­to de tra­ge­dia, sino que ade­más vie­ne de la mano de una tris­te coin­ci­den­cia que qui­zás fue pre­me­di­ta­da-: el mú­si­co nor­te­ame­ri­cano, vo­ca­lis­ta y front­man de Lin­kin Park, se qui­tó la vi­da el día en que su ami­go Ch­ris Cor­nell ha­bría cum­pli­do 53 años. Ade­más, se­gún re­por­tes, lo hi­zo de la mis­ma for­ma en que el lí­der de Sound­gar­den se sui­ci­dó en ma­yo.

Se­gún re­por­tó el por­tal nor­te­ame­ri­cano TMZ, el can­tan­te de 41 años fue en­con­tra­do sin vi­da en su re­si­den­cia ubi­ca­da en Pa­los Ver­des Es­ta­tes, en Los Angeles (EE.UU.). El mú­si­co es­ta­ba so­lo, mien­tras su fa­mi­lia se en­con­tra­ba fue­ra de la ciu­dad, y su cuer­po fue ha­lla­do por un em­plea­do de la ca­sa un po­co an­tes de las 9 de la ma­ña­na. De acuer­do a la in­for­ma­ción del por­tal, el ar­tis­ta se ha­bría ahor­ca­do, de­jan­do a seis hi­jos, al­gu­nos de su actual ma­tri­mo­nio y otros de su re­la­ción an­te­rior.

Ben­ning­ton fue des­de el co­mien­zo el ros­tro más re­co­no­ci­do de Lin­kin Park, jun­to al co-vo­ca­lis­ta y gui­ta­rris­ta Mi­ke Shi­no­da. Con el res­to de sus com­pa­ñe­ros de­jó una hue­lla en la mú­si­ca del nue­vo mi­le­nio y el sub­gé­ne­ro nu me­tal con Hy­brid theory (2000), que con 30 mi­llo­nes de co­pias ven­di­das en el mun­do -só­lo uno de los cin­co dis­cos en con­se­guir esa mar­ca des­de el año 2000- es aún el ál­bum de­but más ven­di­do de es­te si­glo. La ban­da con­ti­nuó su éxi­to con Me­teo­ra (2003) -y el ines­ca­pa­ble sen­ci­llo Numb-y Mi­nu­tes to mid­night (2007).

Si bien en la úl­ti­ma dé­ca­da su po­pu­la­ri­dad de­ca­yó, el gru­po si­guió sa­can­do dis­cos y man­te­nien­do su con­vo­ca­to­ria co­mo ac­to en vi­vo. De he­cho, en ma­yo pa­sa­do re­ple­ta­ron el Mo­vis­tar Are­na, cuan­do Ben­ning­ton y com­pa­ñía vi­si­ta­ron San­tia­go pro­mo­cio­nan­do su más re­cien­te dis­co -un gi­ro ha­cia el pop ra­dial-, One mo­re light. Jus­ta­men­te ayer, an­tes de co­no­cer­se la muer­te del vo­ca­lis­ta, la ban­da es­tre­nó el vi­deo­clip de la can­ción Tal­king to my­self, que in­clu­ye imá­ge­nes de esa jor­na­da en el re­cin­to del Par­que O’Hig­gins.

Du­ran­te su ca­rre­ra Ben­ning­ton -quien lu­chó por años con­tra la adic­ción a las dro­gas y el al­cohol, y en al­gu­na opor­tu­ni­dad co­men­tó que pen­só en el sui­ci­dio lue­go de ser abu­sa­do cuan­do ni­ño- desa­rro­lló una cer­ca­na amis­tad con Ch­ris Cor­nell (el hom­bre de Sound­gar­den gi­ró con Lin­kin Park en 2008), in­clu­so sien­do pa­drino de uno de los hi­jos del ído­lo grun­ge.

En el fu­ne­ral de Cor­nell, un afec­ta­do Ben­ning­ton in­ter­pre­tó Ha­lle­lu­jah de Leo­nard Cohen. Días an­tes Lin­kin Park tam­bién de­di­có su in­ter­pre­ta­ción de la can­ción One mo­re light en un pro­gra­ma de te­le­vi­sión nor­te­ame­ri­ca­na al can­tan­te. “No pue­do ima­gi­nar un mun­do sin ti. Es­pe­ro que en­cuen­tres paz en la pró­xi­ma vi­da”, afir­mó Ben­ning­ton en una car­ta abier­ta a su ami­go tras su muer­te. Me­ses des­pués, es su pro­pio nom­bre el que en­lu­ta una vez más al mun­do del rock con una par­ti­da tan pre­ma­tu­ra co­mo tris­te.b

FO­TO: AP

►► El can­tan­te in­ter­pre­tan­do Ha­lle­lu­jah en el fu­ne­ral de Ch­ris Cor­nell.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.