San­ta Ol­ga em­pie­za a re­na­cer de sus cenizas

[RECONSTRUCCION] Sus ha­bi­tan­tes aún sien­ten mie­do, el re­cuer­do del in­cen­dio si­gue fres­co y re­sien­ten la es­pe­ra. Por lo mis­mo, an­he­lan que las obras les per­mi­tan re­gre­sar a un pue­blo muy dis­tin­to al que de­ja­ron.

La Tercera - - Temas De Hoy - Por Tamy Pal­ma Sil­va

LA es­tri­den­te si­re­na de un ca­rro de bomberos es su­fi­cien­te pa­ra el fre­cuen­te flash­back de un ni­ño de 4 años. “¿Te acor­dai cuan­do nos que­ma­mos y se per­die­ron la ca­sa y las fotos?”. La pre­gun­ta va di­ri­gi­da a su ma­dre, Gio­van­na Ca­rras­co (36), ca­da vez que el vehícu­lo anun­cia su rum­bo ha­cia un in­cen­dio.

Ca­rras­co, pa­cien­te, le di­ce ca­da vez que sí, que se acuer­da. Es por esa ima­gen que des­de ha­ce dos me­ses su hi­jo me­nor, jun­to al de 10 años, van jun­tos a vi­si­tar a un psi­có­lo­go pa­ra con­ver­sar, prin­ci­pal­men­te, so­bre el in­cen­dio que azo­tó la noche del 25 de enero a San­ta Ol­ga, el día en el que per­die­ron ab­so­lu­ta­men­te to­do. “Los ni­ños es­tán trau­ma­dos, se no­ta en su com­por­ta­mien­to: es­tán vio­len­tos, hi­per­ac­ti­vos y an­te cual­quier co­sa se asus­tan”, di­ce la mu­jer, a ca­si seis me­ses de la ca­tás­tro­fe.

Los te­me­ro­sos no son so­lo ellos. Los 500 alum­nos del co­le­gio En­ri­que Mac Iver de San­ta Ol­ga, hoy em­pla­za­do tem­po­ral­men­te en Cons­ti­tu­ción, pe­se a la dis­tan­cia, si­guen re­vi­vien­do los epi­so­dios de la tra­ge­dia.

Se­gún Lía Bra­vo, ins­pec­to­ra ge­ne­ral del re­cin­to que an­tes fun­cio­nó co­mo re­fu­gio tem­po­ral pa­ra los ani­ma­les he­ri­dos y aban­do­na­dos tras el in­cen­dio, “cuan­do pa­sa la am­bu­lan­cia la ma­yo­ría de los ni­ños gri­tan asus­ta­dos: ‘¡In­cen­dio, in­cen­dio!’”. Ellas les pi­den con­trol, aun­que pa­de­cen jun­tos el mie­do.

Des­de ocu­rri­da la tra­ge­dia, la agru­pa­ción Co­bi­jo pa­ra Chi­le con­si­guió que los ni­ños, fun­cio- na­rios y apo­de­ra­dos del es­ta­ble­ci­mien­to fue­ran a te­ra­pia psi­co­ló­gi­ca los sá­ba­do. “Fue bueno, pe­ro es lo que uno hu­bie­se es­pe­ra­do del go­bierno, por­que los ni­ños cam­bia­ron y no­so­tros tam­bién”, di­ce Mó­ni­ca Val­dés, fun­cio­na­ria y apo­de­ra­da del re­cin­to.

La si­tua­ción de mo­vi­li­dad y adap­ta­ción de los ni­ños es la mis­ma que han su­fri­do las más de 300 fa­mi­lias que ha­bi­ta­ban en San­ta Ol­ga y lu­ga­res ale­da­ños al pue­blo. Hoy ellos se en­cuen­tran, en su ma­yo­ría, arren­dan­do ha­bi­ta­cio­nes y pro­pie­da­des en Cons­ti­tu­ción y San Ja­vier gra­cias al bono de $ 200 mil otor­ga­do por el Mi­nis­te­rio de In­te­rior. “Aho­ra to­do cues­ta ese pre­cio, has­ta lo más aus­te­ro. La gen­te se apro­ve­chó”, di­ce Ca­rras­co. Pe­se a to­do, co­mo una for­ma de aten­der a los ni­ños, las do­cen­tes del Li­ceo Mac Iver les pre­gun­tan se­gui­do si es que quie­ren vol­ver a San­ta Ol­ga. “¡No!”, res­pon­den ellos.

De ru­ral a ur­bano

Cer­ca de 40 fa­mi­lias dam­ni­fi­ca­das se que­da­ron en car­pas, vi­vien­do en las zo­nas afec­ta­das por el in­cen­dio. Ellos han vis­to des­de cer­ca la me­ta­mor­fo­sis que ha su­fri­do el sec­tor y que tras la tra­ge­dia so­lo pa­re­cía un basural de es­com­bros con olor a hu­mor. Des­de en­ton­ces, la ca­lle prin­ci­pal, Los Ro­bles, alo­ja gran par­te de las pri­me­ras es­truc­tu­ras de las 65 ca­sas que se es­tán cons­tru­yen­do en el lu­gar. So­bre ella tam­bién se ven ma­qui­na­rias que ni­ve­lan el sue­lo y que pre­ten­den ter­mi­nar con las pe­sa­das ca­mi­na­tas que mar­ca­ban los días en la lo­ma que co­bi­ja a San­ta Ol­ga.

“Ha si­do un tra­ba­jo sú­per pro­fun­do des­de los ser­vi­cios pú­bli-

FOTOS: TAMY PAL­MA

►► A seis me­ses del in­cen­dio, así se ve ac­tual­men­te la re­cons­truc­ción de San­ta Ol­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.