“Es el pro­ce­so de re­cons­truc­ción más com­ple­jo y com­ple­to que nos ha to­ca­do”

► Agua po­ta­ble, pa­vi­men­ta­ción y un te­rreno pa­ra re­ubi­car a 270 fa­mi­lias que vi­vían de alle­ga­das son par­te del plan de re­cons­truc­ción del Min­vu. ► Se­gún la mi­nis­tra, “San­ta Ol­ga va a ser un lu­gar me­jor que el que exis­tía an­tes del in­cen­dio”.

La Tercera - - Temas De Hoy - Tamy Pal­ma Sil­va

Ca­da un mes, el equi­po de la mi­nis­tra de Vi­vien­da, Pau­li­na Sa­ball, mo­ni­to­rea en te­rreno los avan­ces de re­cons­truc­ción en la in­cen­dia­da San­ta Ol­ga. El pro­ce­so ha si­do com­ple­jo: an­tes del desas­tre, el pue­blo no te­nía ca­lles pavimentadas ni con­duc­tos pro­pios de elec­tri­ci­dad y agua po­ta­ble. Por pri­me­ra vez en la zo­na se ha­bla de ur­ba­ni­za­ción, lo que sig­ni­fi­ca un pro­ce­so más me­ticu­loso en la re­cons­truc­ción que es­pe­ran cul­mi­nar en 2018.

En un prin­ci­pio ins­ta­la­rían ca­sas de emer­gen­cia, las que fue­ron re­em­pla­za­das por bo­nos de arrien­do, y se ha­bla­ba de sep­tiem­bre co­mo fe­cha pa­ra em­pe­zar a reha­bi­tar San­ta Ol­ga. ¿Có­mo van con esos pla­zos?

No es así. Aquí hay un te­ma re­le­van­te que es que lle­va­mos seis me­ses des­de ocu­rri­do el in­cen­dio y es­te es el pro­ce­so de re­cons­truc­ción más com­ple­jo y com­ple­to que nos ha to­ca­do lle­var. Aco­gi­mos una de­ci­sión e in­quie­tud tan­to de las fa­mi­lias co­mo del mu­ni­ci­pio que era re­cons­truir San­ta Ol­ga en el lu­gar en que es­ta­ba, en con­di­cio­nes y es­tán­da­res to­tal­men­te dis­tin­tos a los que exis­tían. Lo que acor­da­mos era que el nue­vo San­ta Ol­ga tu­vie­ra, en pri­mer lu­gar, un atri­bu­to de or­de­na­mien­to te­rri­to­rial. En­ton­ces, con­vi­ni­mos un plan maes­tro. Ade­más, acor­da­mos que el pue­blo ten­dría una in­fra­es­truc­tu­ra sa­ni­ta­ria que no te­nía, por lo tan­to, un pro­yec­to de red de am­plia­ción de agua po­ta­ble, un pro­yec­to de do­ta­ción de al­can­ta­ri­lla­do, otro de pa­vi­men­ta­ción de ca­lles que no te­nían nin­gún pa­vi­men­to, así co­mo un pro­yec­to de do­ta­ción de ser­vi­cios bá­si­cos de ma­yor ca­bi­da y ma­yor es­tán­dar; es­cue­la, sa­lud, bomberos, se­des co­mu­ni­ta­rias, co­mer­cio, etc. En ma­te­ria de vi­vien­da de­ci­di­mos par­tir, por acuer­do, con las per­so­nas, con las apro­xi­ma­da­men­te 110 vi­vien­das. San­ta Ol­ga va a ser un lu­gar me­jor que el que exis­tía an­tes del in­cen­dio.

De aquí a sep­tiem­bre, ¿es­ta­rán lis­tas las 65 pri­me­ras vi­vien­das que se cons­tru­yen?

No lis­tas, sí en eje­cu­ción. Cons­truir una vi­vien­da no es un trá­mi­te cual­quie­ra. Te­ner 65 vi­vien­das en eje­cu­ción y que cum­plan con to­do lo re­que­ri­do pa­ra ser ha­bi­ta­das es un tre­men­do éxi­to. Por otro la­do, son 270 fa­mi­lias las que vi­vían en San­ta Ol­ga co­mo alle­ga­das o en lu­ga­res que no eran edi­fi­ca­bles y no­so­tros re­ubi­ca­re­mos. A esta fe­cha ya te­ne­mos com­pra­do un te­rreno, li­ci­ta­dos pro­yec­tos, ele­gi­do el pro­yec­to y pró­xi­mos a ini­ciar las obras. Es­to es in­creí­ble. No sé si al­guien en al­gu­na par­te del mun­do po­dría ha­cer un pro­yec­to de esta mag­ni­tud.

Al vi­si­tar Los Aro­mos, ubi­ca­do fren­te a San­ta Ol­ga, no se ven los mis­mo avan­ces. ¿Cuán­do co­men­za­rá la re­cons­truc­ción?

No pue­de de­cir eso. En Los Aro­mos es­tá el te­rreno que com­pra­mos pa­ra ini­ciar la cons­truc­ción de las 270 vi­vien­das pa­ra alle­ga­dos, arren­da­ta­rios, etc. Tu­vi­mos que com­prar, eva­luar y cer­ti­fi­car el te­rreno. Ahí es­tá el pro­yec­to que se va a ini­ciar aho­ra de cons­truc­ción del li­ceo. No pue­den de­cir que no se es­tá vien­do na­da. En Los Aro­mos hay má­qui­nas de obras pú­bli­cas y ese tra­ba­jo pue­de pa­re­cer que no es mu­cho, pe­ro es el tra­ba­jo esen­cial por­que ahí los des­ni­ve­les del te­rreno son bru­ta­les. Se han ido re­ba­jan­do los te­rre­nos, cues­tión que nos va a per­mi­tir re­cons­truir y re­com­po­ner las vi­vien­das en los si­tios que las per­so­nas te­nían de una ma­ne­ra que sea plau­si­ble.

Las ca­sas es­ta­rán lis­tas de for­ma gra­dual, en­ton­ces. ¿Có­mo pre­ten­den ha­bi­tar nue­va­men­te el pue­blo?

Las fa­mi­lias no quie­ren vol­ver in­me­dia­ta­men­te por­que nos han exi­gi­do que es­tén to­das las co­sas ha­bi­li­ta­das, co­mo el co­le­gio, la pos­ta, los bomberos, por ejem­plo. A me­di­da en que va­ya­mos avan­zan­do con las man­za­nas va­mos a po­der co­nec­tar to­do. Aho­ra se ini­cia­rán las obras de pa- vi­men­ta­ción. Hay al­go con­cre­to: ¿pa­ra qué se van a ir a vi­vir ahí aho­ra si no tie­nen co­nec­ta­dos to­dos los ser­vi­cios? Es­te tra­ba­jo ha si­do in­creí­ble. En to­das las otras par­tes lo que ha­ce­mos en ge­ne­ral es re­po­ner las vi­vien­das y nos co­nec­ta­mos a las re­des exis­ten­tes, pe­ro acá ha ha­bi­do que re­po­ner y ex­ten­der los ser­vi­cios. Es de­cir, cons­truir por pri­me­ra vez to­dos los ser­vi­cios. Cree­mos que en 2018 van a es­tar to­das es­tas ini­cia­ti­vas de eje­cu­ción y de desa­rro­llo lis­tas. Lo que te­ne­mos que ha­cer es lle­gar a la con­cre­ción de ca­da una de es­tas pro­me­sas.

Se­gún el se­re­mi de la Re­gión del Mau­le, Ro­dri­go Se­púl­ve­da, son más de 50 ca­sos de fal­sos dam­ni­fi­ca­dos que hoy se in­ves­ti­gan en la PDI. ¿Có­mo es­tán re­gu­lan­do esa cifra?

Hay tres lí­neas com­ple­men­ta­rias pa­ra iden­ti­fi­car a las fa­mi­lias dam­ni­fi­ca­das: lo pri­me­ro es la es­ti­ma­ción ge­ne­ral del área afec­ta­da y de las vi­vien­das que en ese lu­gar exis­tían, más la can­ti­dad de fa­mi­lias que allí re­si­dían. Esa pri­me­ra ins­tan­cia de eva­lua­ción fue de la One­mi. Una se­gun­da mi­ra­da, más es­pe­cí­fi­ca, es la en­cues­ta que ha­ce el Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo So­cial, la Fi­cha Bá­si­ca de Emer­gen­cia (Fi­be), que bus­ca, a tra­vés de la de­cla­ra­ción de las per­so­nas del área que se ha iden­ti­fi­ca­do co­mo afec­ta­da, iden­ti­fi­car quié­nes son las fa­mi­lias dam­ni­fi­ca­das. Por lo tan­to, lo que de­ri­va de esa fi­cha es la con­di­ción de dam­ni­fi­ca­do y afec­ta­do por el in­cen­dio. Por úl­ti­mo, to­ma­mos esos da­tos pa­ra iden­ti­fi­car las vi­vien­das afec­ta­das.

¿Qué pu­do ha­ber fa­lla­do pa­ra que exis­tie­ran fal­sos dam­ni­fi­ca­dos?

Es que pue­de ha­ber fal­sos dam­ni­fi­ca­dos en el sen­ti­do de que ha­ya per­so­nas que ha­yan en­tre­ga­do da­tos inexac­tos en la fi­cha Fi­be. Esa fi­cha es au­to­de­cla­ra­ti­va por lo que po­drían ha­ber de­cla­ra­do una con­di­ción que no ten­gan. Eso ha si­do lo que se ha bus­ca­do re­sol­ver. Cuan­do ha­bla­mos de fal­sos dam­ni­fi­ca­dos, bá­si­ca­men­te tie­ne que ver con la even­tua­li­dad de per­so­nas que pue­den re­ci­bir un be­ne­fi­cio, ya sea el apo­yo fa­mi­liar o subsidio de arrien­do, por­que de­cla­ra­ron al­go inexac­to.b

FO­TO: AGENCIAUNO/AR­CHI­VO

►► Mi­nis­tra de Vi­vien­da y Ur­ba­nis­mo, Pau­li­na Sa­ball.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.