Re­for­ma agra­ria

La Tercera - - Opinión - Alfredo Jo­celyn-Holt His­to­ria­dor

NO SE en­tien­de có­mo van a mon­tar un “Mu­seo de la De­mo­cra­cia” si exis­te es­ca­so acuer­do res­pec­to a la his­to­ria con­tem­po­rá­nea. Lo he­mos es­ta­do vien­do a pro­pó­si­to de los cin­cuen­ta años de la ley 16.640. A na­die se le ocu­rri­ría ob­je­tar el ca­rác­ter de­mo­crá­ti­co de di­cha ley; con to­do, es po­si­ble sos­te­ner que la re­for­ma agra­ria y sus con­se­cuen­cias fue­ron fa­ta­les pa­ra la ins­ti­tu­cio­na­li­dad po­lí­ti­ca. Por tan­to, uno se pre­gun­ta si con­ven­drá que a pro­ce­sos de­mo­crá­ti­cos, trau­má­ti­cos pa­ra la so­cie­dad aun­que le­ga­lis­tas, se les ele­ve a al­tu­ras sa­cro­san­tas. No hay mu­seo que no sea un tan­to san­tu­rrón; ¿Sig­ni­fi­ca­rá eso que se in­sis­ti­rá en un cuen­to, a pe­sar de to­do, fe­liz?

La re­for­ma agra­ria pu­so fin a la ha­cien­da sin te­ner­se en cuen­ta que, de he­cho, se es­ta­ba erra­di­can­do: na­da me­nos que una de las po­cas es­truc­tu­ras so­cia­les en es­te pá­ra­mo per­di­do del mun­do. La más es­ta­ble y me­nos con­ten­cio­sa, ha­bien­do pre­va­le­ci­do 300 años en un país en que na­da per­sis­te tan­to tiem­po (la re­pú­bli­ca lle­va a du­ras pe­nas 200). Lo cual no im­por­tó ma­yor­men­te. Pa­ra el me­sia­nis­mo im­pe­ran­te, se tra­ta­ba de al­can­zar un mun­do me­jor sa­cri­fi­can­do lo que fue­se ne­ce­sa­rio. Y va­ya qué des­tino nos de­pa­ró esta ló­gi­ca: un país in­ten­cio­nal­men­te re­vo­lu­cio­na­do aun­que nin­guno de sus ar­tí­fi­ces, bea­tos y fó­bi­cos, biem­pen­san­tes y an­ti-eli­ta­rios, ad­mi­tie­ra su res­pon­sa­bi­li­dad, in­con­fe­sos sus pro­pó­si­tos, y ni qué de­cir res­pec­to al desen­la­ce desas­tro­so con­si­guien­te.

Los par­te­ros de la re­for­ma agra­ria y de lo que vino des­pués –la DC y la UP— ja­más con­ce­die­ron que lo su­yo aten­ta­ba a la ins­ti­tu­cio­na­li­dad le­ga­da. Por eso su in­sis­ten­cia en au­to­ca­li­fi­car­se de “re­for­mis­tas” o res­pe­tuo­sos de las vías chi­le­nas, dis­tin­guién­do­se de ex­tre­mis­mos fo­rá­neos, cas­tris­tas des­de lue­go. A lo su­mo, una agenda su­pues­ta­men­te pro­gre­sis­ta a tono con los tiem­pos (re­vo­lu­cio­na­rios por cier­to). Hi­pó­cri­ta, sin em­bar­go, to­da vez que ese re­for­mis­mo se hi­zo acom­pa­ñar de chan­ta­je (la de­re­cha de­bien­do apo­yar a Frei el 64) y agi­ta­ción cam­pe­si­na, a fin de lo­grar in­ten­cio­nes ra­di­ca­les po­san­do de téc­ni­cas. De ahí que se des­car­ta­ra cual­quier apor­te eco­nó­mi­co que pu­die­ran te­ner es­tos pre­dios ma­ne­ja­dos por sus le­gí­ti­mos due­ños, pri­man­do cri­te­rios de su­per­fi­cie (fin del la­ti­fun­dio y re­dis­tri­bu­ción de tie­rras que no ocu­rrió), y no tar­da­ra en con­fir­mar­se que es­te asal­to a la pro­pie­dad res­pon­día so­bre to­do a un afán de des­truir el as­cen­dien­te po­lí­ti­co de la de­re­cha y ha­cer­se del vo­to cam­pe­sino (fin del in­qui­li­na­je). Que la de­re­cha de­ja­ra de creer en la ins­ti­tu­cio­na­li­dad pa­re­ció has­ta con­ve­nien­te. Que el ex­pe­ri­men­to sig­ni­fi­ca­ra re­gre­sio­nes (cle­ri­ca­lis­mo, uso de fuer­za pa­ra re­sol­ver con­flic­tos, y eli­mi­na­ción de con­tra­pe­sos po­lí­ti­cos) tam­po­co im­por­tó.

Pri­mó una ló­gi­ca fa­laz –“si no nos ha­ce­mos no­so­tros de la re­vo­lu­ción, otros la ha­rán”- tí­pi­ca del pro­gre­sis­mo, im­pi­dién­do­les com­pren­der que la re­vo­lu­ción, con­fe­sa o no, una vez desata­da, no es de na­die. Pues, bien, ha­ble­mos de de­mo­cra­cia, pe­ro en se­rio: de có­mo a las de­mo­cra­cias des­de aden­tro se las im­plo­sio­na/re­vo­lu­cio­na… li­qui­da.

La re­for­ma pu­so fin a la ha­cien­da sin to­mar en cuen­ta que se es­ta­ba erra­di­can­do una de las po­cas es­truc­tu­ras so­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.