Un nue­vo di­na­mis­mo eco­nó­mi­co

La Tercera - - Opinión - Carlos Omi­na­mi Economista

BA­JO desem­pe­ño de la eco­no­mía chi­le­na du­ran­te los úl­ti­mos años vuel­ve a po­ner al cre­ci­mien­to en el cen­tro de las preo­cu­pa­cio­nes. Son mu­chas las ra­zo­nes que pue­den in­vo­car­se pa­ra ex­pli­car su fuer­te caí­da. Por de pron­to, es un he­cho que la co­yun­tu­ra in­ter­na­cio­nal ha si­do des­fa­vo­ra­ble. Pe­ro, esa ex­pli­ca­ción no bas­ta.

Des­gra­cia­da­men­te, es­te go­bierno ha con­fir­ma­do que la eco­no­mía si­gue sien­do el Ta­lón de Aqui­les de las fuer­zas pro­gre­sis­tas. Con una ta­sa de cre­ci­mien­to pro­me­dio por de­ba­jo del 2%, su desem­pe­ño se com­pa­ra muy des­fa­vo­ra­ble­men­te con la ta­sa su­pe­rior al 5% ob­te­ni­da por el go­bierno an­te­rior.

La previsión ini­cial con que se inau­gu­ró el ac­tual go­bierno apun­ta­ba a una ta­sa del or­den del 4%. El gran pro­gra­ma de re­for­mas de­fi­ni­do por el go­bierno no in­cor­po­ró me­di­das im­por­tan­tes pa­ra ase­gu­rar el di­na­mis­mo de la eco­no­mía en un en­torno in­ter­na­cio­nal que iba a ser me­nos fa­vo­ra­ble. Fue un gra­ve error que hoy se pa­ga ca­ro. Era evi­den­te que un pro­gra­ma de re­for­mas es­truc­tu­ra­les pro­fun­das iba a ge­ne­rar ten­sio­nes e in­cer­ti­dum­bre. Era im­pres­cin­di­ble com­pen­sar­las con pro­pues­tas que fa­ci­li­ta­ran y abrie­ran nue­vos es­pa­cios de in­ver­sión.

La iz­quier­da y el pro­gre­sis­mo han in­sis­ti­do con ra­zón en que el cre­ci­mien­to no bas­ta pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas so­cia­les. Es­tá de­mos­tra­do que ta­sas de cre­ci­mien­to al­tas pue­den in­clu­so pro­fun­di­zar los ni­ve­les de de­sigual­dad y pro­du­cir un de­te­rio­ro gra­ve en el me­dio am­bien­te. Cre­ci­mien­to no es igual a desa­rro­llo.

Un al­to cre­ci­mien­to no es su­fi­cien­te pa­ra ge­ne­rar pro­gre­sos que al­can­cen a la ma­yo­ría de la po­bla­ción. Es, sin em­bar­go, una con­di­ción in­dis­pen­sa­ble. El ba­jo cre­ci­mien­to afec­ta ne­ga­ti­va­men­te el em­pleo y los sa­la­rios reales, de­bi­li­ta las fi­nan­zas pú­bli­cas y ha­ce mu­cho más di­fí­cil el com­ba­te en con­tra de la po­bre­za.

La re­cu­pe­ra­ción del cre­ci­mien­to de­be ocu­par un lu­gar muy re­le­van­te en la agenda del pró­xi­mo go­bierno. És­te es el pun­to fuer­te de la can­di­da­tu­ra del ex­pre­si­den­te Pi­ñe­ra. Sin em­bar­go, has­ta don­de se co­no­cen, sus pro­pues­tas pa­ra con­se­guir­lo son po­co no­ve­do­sas. No se con­di­cen con la ace­le­ra­ción del cam­bio tec­no­ló­gi­co y la emer­gen­cia de una nue­va eco­no­mía.

El im­pac­to de las nue­vas tec­no­lo­gías es bru­tal. La di­gi­ta­li­za­ción, la ro­bo­ti­za­ción, el big da­ta, la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pro­du­cen trans­for­ma­cio­nes dis­rup­ti­vas. To­do es­tá cam­bian­do: el con­su­mo, la dis­tri­bu­ción, las for­mas de pro­du­cir, el fun­cio­na­mien­to de los mer­ca­dos; las em­pre­sas apa­re­cen y des­apa­re­cen a gran ve­lo­ci­dad; las es­truc­tu­ras de cos­tos su­fren cam­bios abrup­tos y al­te­ran ra­di­cal­men­te la com­pe­ten­cia.

Es fun­da­men­tal in­ser­tar­se en ese pro­ce­so. La in­no­va­ción es cru­cial. No po­de­mos se­guir pro­du­cien­do lo mis­mo y de la mis­ma ma­ne­ra. Hay que avan­zar en la trans­for­ma­ción pro­duc­ti­va. Pa­ra ello no bas­ta con una ma­cro­eco­no­mía or­de­na­da. Se re­quie­re una es­tra­te­gia orien­ta­da por una vi­sión de fu­tu­ro con­cor­da­da entre los di­fe­ren­tes ac­to­res. El mer­ca­do no pro­vee esa vi­sión. El Es­ta­do es in­sus­ti­tui­ble. Hay que ge­ne­rar una ar­ti­cu­la­ción vir­tuo­sa entre Es­ta­do y mer­ca­do, una alian­za es­tre­cha entre sec­tor pú­bli­co y sec­tor pri­va­do que pon­ga en el cen­tro la in­no­va­ción y el desa­rro­llo pro­duc­ti­vo. Pa­ra cum­plir ese pa­pel el Es­ta­do tie­ne que mo­der­ni­zar­se pa­ra ejer­cer un li­de­raz­go par­ti­ci­pa­ti­vo y per­sua­si­vo, ágil y efi­caz, no bu­ro­crá­ti­co. Con el ac­tual no se lle­ga­rá muy le­jos. No pue­den exis­tir du­das acer­ca de la im­por­tan­cia de re­cu­pe­rar el cre­ci­mien­to. El de­ba­te es có­mo ha­cer­lo y pa­ra ello hay que co­men­zar in­no­van­do en las pro­pues­tas. Gran desafío pa­ra la cen­troiz­quier­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.