Co­le­gios par­ti­cu­la­res

La Tercera - - Correo -

Se­ñor di­rec­tor:

Es­tos días en que la mi­nis­tra de Edu­ca­ción es­tá em­pe­ci­na­da en que pre­sio­ne­mos a los 77 co­le­gios sub­ven­cio­na­dos que pa­sa­rán a par­ti­cu­la­res pa­ga­dos, qui­sie­ra re­cor­dar que esta si­tua­ción es pro­duc­to de una re­for­ma ideo­ló­gi­ca im­pul­sa­da por el go­bierno al que ella re­pre­sen­ta.

Los pa­dres, ma­dres y apo­de­ra­dos he­mos sos­te­ni­do des­de el ini­cio que la re­for­ma no es­ta­ba bien en­fo­ca­da y que de­bía fi­jar­se en me­jo­rar la edu­ca­ción pú­bli­ca; no so­lo la ca­li­dad de sus con­te­ni­dos, sino tam­bién la in­fra­es­truc­tu­ra, ges­tión es­co­lar y el cli­ma de con­vi­ven­cia es­co­lar. Es­to fue ex­pues­to a la Co­mi­sión de Edu­ca­ción del Se­na­do, a An­drés Pal­ma, a la Co­mi­sión de Edu­ca­ción de la Cá­ma­ra de Dipu­tados y a par­la­men­ta­rios. Pe­ro el go­bierno res­pon­dió con una re­for­ma que ba­ja de los patines a los que les va bien y cri­mi­na­li­za a los sos­te­ne­do­res.

Con es­to se pro­po­ne re­cu­pe­rar la ma­trí­cu­la de la edu­ca­ción pú­bli­ca sin im­por­tar las con­se­cuen­cias pa­ra fa­mi­lias de cla­se me­dia y los efec­tos en sus hi­jos. El sis­te­ma de edu­ca­ción par­ti­cu­lar sub­ven­cio­na­do que es­ta­ba al al­can­ce de mu­chos se ter­mi­na­rá, y obli­ga­rá a mu­chas fa­mi­lias a tri­pli­car sus gas­tos pa­ra no per­der el pro­yec­to educativo ele­gi­do o a cam­biar a sus hi­jos a la edu­ca­ción pú­bli­ca.

So­li­da­ri­za­mos con las fa­mi­lias de más de 50.000 alum­nos que su­fren las con­se­cuen­cias de un go­bierno que no es­cu­cha a la ciu­da­da­nía, es­pe­cial­men­te cuan­do se tra­ta de po­lí­ti­cas en las que no cuen­tan pa­dres, ni ma­dres, ni apo­de­ra­dos. Ol­vi­dan que so­mos fa­mi­lias vo­tan­tes, que ele­gi­mos au­to­ri­da­des pa­ra que nos re­pre­sen­ten y no pa­ra que nos qui­ten el de­re­cho a ele­gir la edu­ca­ción que que­re­mos pa­ra nues­tros hi­jos. las enor­mes con­vul­sio­nes ins­ti­tu­cio­na­les vi­vi­das por el país en sus in­ten­tos de pro­ce­sar es­te fe­nó­meno. En la ma­si­va mi­gra­ción cam­po-ciu­dad de me­dia­dos del si­glo XX pa­re­ce es­tar el em­pu­jón de­fi­ni­ti­vo a nues­tra trau­má­ti­ca mo­der­ni­za­ción, in­clu­yen­do sus eta­pas po­pu­lis­tas y au­to­ri­ta­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.