Hu­ma­ni­zar el mo­de­lo ener­gé­ti­co

La Tercera - - Correo -

LA ENER­GÍA es un te­ma que ha­bi­tual­men­te se aborda des­de un pun­to vis­ta téc­ni­co y eco­nó­mi­co, y es na­tu­ral uti­li­zar el lenguaje de la in­ge­nie­ría, el mer­ca­do y la re­gu­la­ción, en la nor­ma­li­dad y en la emer­gen­cia ¿Cuál es el mon­to de las com­pen­sa­cio­nes? ¿Cuán­to arries­gan las em­pre­sas en mul­tas? ¿Quién es res­pon­sa­ble de po­dar los ár­bo­les? ¿Cuán­to costaría so­te­rrar el ten­di­do eléc­tri­co? Y las res­pues­tas se for­mu­lan en fun­ción de con­cep­tos y ci­fras téc­ni­cos: kW/h; dó­la­res por ki­ló­me­tro de ten­di­do; cos­to de ra­cio­na­mien­to; ho­ras de no su­mi­nis­tro, etc.

Pe­ro pa­ra ex­pli­car la frus­tra­ción de una ma­dre que no pue­de pre­pa­rar co­mi­da ca­lien­te a sus hi­jos, el lenguaje téc­ni­co no al­can­za. Y no­ti­cias co­mo que las em­pre­sas po­drían su­frir mi­llo­na­rias mul­tas po­co ayu­dan a ali­viar la desa­zón de no po­der ca­le­fac­cio­nar la ca­sa en una de las se­ma­nas más frías de los úl­ti­mos años.

Pa­re­cie­ra que exis­te una des­co­ne­xión entre lo que la ener­gía re­pre­sen­ta pa­ra las per­so­nas y la con­cep­tua­li­za­ción de la res­pues­ta que he­mos cons­trui­do co­mo so­cie­dad.

El sec­tor ener­gé­ti­co se ha desa­rro­lla­do de ma­ne­ra no­ta­ble, des­de las prio­ri­da­des ini­cia­les de co­ber­tu­ra y cos­to, has­ta la sos­te­ni­bi­li­dad que se dis­cu­te hoy. Es­tos pi­la­res han crea­do un mer­ca­do eléc­tri­co ma­du­ro, pu­jan­te y siem­pre en re­no­va­ción.

La ener­gía se ha vuel­to una de las ac­ti­vi­da­des con ma­yor in­ver­sión en nues­tra eco­no­mía, in­clu­so su­peran­do a la mi­ne­ría en el año 2015. Sin em­bar­go, la úl­ti­ma nie­ve en San­tia­go nos re­cuer­da que cuan­do nues­tro mo­de­lo de desa­rro­llo ener­gé­ti­co fa­lla, lo pue­de ha­cer de ma­ne­ra igual­men­te es­pec­ta­cu­lar.

Si el pro­ble­ma de fon­do no es el vien­to, ni la nie­ve, ni el ca­ble aé­reo

(en Pun­ta Are­nas, que no tie­ne red so­te­rra­da, es­ta­rán di­cien­do: “¡Ah, es­tos san­tia­gui­nos no sa­ben lo que es nie­ve!”), y si no es­ta­mos dan­do las so­lu­cio­nes pa­ra que la ciu­da­da­nía se sien­ta real­men­te pro­te­gi­da, en­ten­di­da y dig­ni­fi­ca­da, qui­zás es ne­ce­sa­rio bus­car ins­pi­ra­ción en otras áreas de la so­cie­dad.

La ini­cia­ti­va Wehab (ONU 2002) es­ta­ble­ce que “aun­que la ener­gía no es una ne­ce­si­dad hu­ma­na bá­si­ca, es crítica pa­ra la sa­tis­fac­ción de to­das las ne­ce­si­da­des”. Por su par­te, el ac­ce­so a la ener­gía eléc­tri­ca “se en­cuen­tra bien es­ta­ble­ci­do den­tro del mar­co de re­fe­ren­cia de los De­re­chos Hu­ma­nos” (The Hu­man Right to Ac­cess Elec­tri­city, S. Tully, 2006), co­mo atri­bu­to im­plí­ci­to el de­re­cho a un desa­rro­llo sos­te­ni­ble y vi­vien­da ade­cua­da, o en for­ma ex­plí­ci­ta, en el con­tex­to de eli­mi­nar la dis­cri­mi­na­ción con­tra la mu­jer. Se ha pro­ba­do que las mu­je­res y los ni­ños son los más afec­ta­dos an­te la ca­ren­cia de su­mi­nis­tro eléc­tri­co.

El ac­ce­so al su­mi­nis­tro eléc­tri­co es fun­da­men­tal pa­ra el desa­rro­llo y la dig­ni­dad de la per­so­na y su ca­ren­cia no de­bie­se en­ten­der­se co­mo la sim­ple fal­ta de un bien de con­su­mo, que pue­de ser com­pen­sa­do des­pués.

En­ten­der el su­mi­nis­tro eléc­tri­co den­tro del mar­co de los de­re­chos hu­ma­nos de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das, que to­dos los es­ta­men­tos de la so­cie­dad de­ben res­pe­tar y pro­mo­ver, pa­re­cie­ra ser una dis­tin-

En­ten­der el su­mi­nis­tro eléc­tri­co en el mar­co de los de­re­chos hu­ma­nos, que to­dos los es­ta­men­tos de la so­cie­dad de­ben res­pe­tar y pro­mo­ver, pa­re­cie­ra ser una dis­tin­ción mí­ni­ma en un mer­ca­do al­ta­men­te tec­ni­fi­ca­do.

ción mí­ni­ma en un mer­ca­do que se en­cuen­tra al­ta­men­te tec­ni­fi­ca­do. Pe­ro nos per­mi­te –y tam­bién obli­ga– di­se­ñar so­lu­cio­nes orien­ta­das de for­ma ex­plí­ci­ta y em­pá­ti­ca con la ciu­da­da­nía y su bie­nes­tar fi­nal, re­di­ri­gien­do nues­tro ac­cio­nar ha­cia un en­fo­que más proac­ti­vo que reac­ti­vo.

Así, por la so­la exis­ten­cia de un mer­ca­do y el sec­tor pri­va­do, la so­cie­dad no pue­de re­nun­ciar a su de­ber de pro­te­ger el ac­ce­so no dis­cri­mi­na­to­rio y la se­gu­ri­dad de su­mi­nis­tro eléc­tri­co, tan­to en la pla­ni­fi­ca­ción de la ope­ra­ción y el desa­rro­llo, co­mo en la res­pues­ta a emer­gen­cias y si­tua­cio­nes crí­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.