Res­pon­sa­bi­li­dad com­par­ti­da

La Tercera - - Correo -

EL CO­LAP­SO del abas­te­ci­mien­to eléc­tri­co de mi­les de ho­ga­res san­tia­gui­nos con la ne­va­zón de ju­lio, agra­van­do con­di­cio­nes que ya se pre­sen­ta­ran con llu­vias to­rren­cia­les en ju­nio, con una re­po­si­ción del su­mi­nis­tro com­ple­ja y ex­ce­si­va­men­te len­ta, en­fu­re­ció a la po­bla­ción, que cre­cien­te­men­te de­pen­de del su­mi­nis­tro eléc­tri­co pa­ra su vi­da dia­ria.

No es cla­ra­men­te acep­ta­ble que aún ha­ya clien­tes sin su­mi­nis­tro, a una se­ma­na del even­to.

Lo su­ce­di­do es en par­te res­pon­sa­bi­li­dad de las mis­mas em­pre­sas dis­tri­bui­do­ras eléc­tri­cas, que se vie­ron so­bre­pa­sa­das por es­tos even­tos, con una in­fra­es­truc­tu­ra que no es­tá pre­pa­ra­da pa­ra re­ci­bir nie­ve, de más de 30 cen­tí­me­tros en los ba­rrios al­tos de la ciu­dad.

La nie­ve hi­zo co­lap­sar me­cá­ni­ca­men­te mu­chas re­des, prin­ci­pal­men­te por ár­bo­les que ca­ye­ron, arras­tran­do re­des eléc­tri­cas com­ple­tas. Re­co­rrer las ca­lles del orien­te de la ciu­dad ofre­cía vis­tas de ave­ni­das con enor­mes ár­bo­les en el sue­lo, arran­ca­dos de sus raí­ces, en­tre­mez­cla­dos con pos­tes y con­duc­to­res eléc­tri­cos.

Sin em­bar­go, hay que ad­ver­tir que, da­do el es­que­ma de re­mu­ne­ra­ción de las em­pre­sas dis­tri­bui­do­ras, no es po­si­ble pe­dir­les que es­tén pre­pa­ra­das pa­ra res­pon­der a un even­to ex­tre­mo co­mo és­te, que su­ce­de ca­da 40 años. Se re­que­ri­rían mu­chí­si­mos más re­cur­sos que los in­cor­po­ra­dos en la ta­ri­fa pa­ra res­pon­der an­te una con­di­ción ex­tre­ma co­mo és­ta. La ca­pa­ci­dad de re­pa­rar da­ños, a tra­vés de cua­dri­llas en te­rreno, que­da to­tal­men­te su­pe­ra­da con una contingencia co­mo és­ta, in­clu­so cuan­do so­li­ci­ta­ron cua­dri­llas de apo­yo de otras dis­tri­bui­do­ras (se re­ci­bió au­xi­lio de CGE y Chil­quin­ta).

Don­de sí las em­pre­sas dis­tri­bui­do­ras res­pon­die­ron mal, Enel en par­ti­cu­lar, fue en su muy dé­bil res­pues­ta a sus clien­tes y la au­sen­cia de in­for­ma­ción cla­ra y opor­tu­na.

No es jus­ti­fi­ca­ble que ha­bi­tan­tes de San­tia­go re­cla­men a la com­pa­ñía, sus re­cla­mos sean re­ci­bi­dos -aun­que no siem­pre- y no ha­ya ha­bi­do res­pues­ta en cin­co días.

Si se hu­bie­ra ad­ver­ti­do opor­tu­na­men­te a los clien­tes de la se­ve­ri­dad de los da­ños y que las re­pa­ra­cio­nes po­drían ex­ten­der­se en el tiem­po, és­tos ha­brían en­fren­ta­do me­jor la in­cer­ti­dum­bre re­sul­tan­te, to­man­do me­di­das al­ter­na­ti­vas an­te la se­ve­ri­dad de la si­tua­ción.

Otra fa­lla, aun­que no de ex­clu­si­va res­pon­sa­bi­li­dad de las dis­tri­bui­do­ras, es la de la po­da de ár­bo­les. Cla­ra­men­te una me­jor y opor­tu­na po­da en el oto­ño, jun­to con la iden­ti­fi­ca­ción de ár­bo­les pe­li­gro­sos, muy cer­ca­nos a la red, ayudaría a li­mi­tar el da­ño.

La po­da que en efec­to se re­mu­ne­ra es muy li­mi­ta­da, no se asig­nan re­cur­sos pa­ra pre­pa­rar­se pa­ra even­tos ex­tre­mos, tan po­co pro­ba­bles. Ade­más, esta ma­te­ria es res­pon­sa­bi­li­dad com­par­ti­da con mu­ni­ci­pa­li­da­des y el Mi­nis­te­rio de Obras Pú­bli­cas (MOP).

Ac­cio­nes co­mo sa­car ár­bo­les ba­jo la red o botar ár­bo­les pe­li­gro­sos son tra­ba­jos que no po­dría eje­cu­tar la dis­tri­bui­do­ra por su cuen­ta.

Ideal­men­te se de­bie­ra te­ner, ba­jo los con­duc­to­res eléc­tri­cos, una fran­ja lim­pia de unos cin­co me­tros, sin ár­bo­les gran­des, pe­ro pro­ba­ble­men­te ni la

Las dis­tri­bui­do­ras tie­nen en par­te res­pon­sa­bi­li­dad, pe­ro no es po­si­ble pe­dir­les que es­tén pre­pa­ra­das pa­ra res­pon­der a un even­to tan ex­tre­mo. Otra fa­lla es la po­da de ár­bo­les, que es una res­pon­sa­bi­li­dad com­par­ti­da.

po­bla­ción ni las mu­ni­ci­pa­li­da­des es­ta­rían dis­pues­tas a ello.

Fi­nal­men­te, so­te­rrar las re­des eléc­tri­cas com­ple­tas po­dría ser una so­lu­ción, eli­mi­nan­do los po­si­bles im­pac­tos en las lí­neas aé­reas, pe­ro es­to im­pli­ca­ría au­men­tar las inversiones en más de cin­co ve­ces, con los con­se­cuen­tes in­cre­men­tos de ta­ri­fas, que no se jus­ti­fi­can en una eco­no­mía co­mo la nues­tra.

So­te­rrar par­cial­men­te la dis­tri­bu­ción en al­gu­nos ba­rrios de la ca­pi­tal se de­mos­tró co­mo una so­lu­ción par­cial, y de he­cho no evi­tó cor­tes de su­mi­nis­tros, pues a me­nu­do igual se da­ña­ron los tra­mos aé­reos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.