“La muer­te de Lissette tie­ne re­la­ción con una ne­gli­gen­cia po­lí­ti­ca”

► Se­gún di­jo, el tes­ti­mo­nio de Ja­vie­ra Blan­co es cla­ve. “Ella es­ta­ba al man­do del mi­nis­te­rio cuan­do ocu­rrió esta tra­ge­dia”. ► “No se tra­ta tan so­lo de su muer­te. A raíz de su ca­so se des­ta­pó una gran ca­ja de Pan­do­ra”, in­di­có.

La Tercera - - Nacional - Ja­vie­ra Ma­tus

Sebastián La­fau­rie es el abo­ga­do de Jua­na Po­ble­te, la ma­dre de Lissette Vi­lla (11), en el ca­so en que la fis­ca­lía in­ves­ti­ga su muer­te en un cen­tro de­pen­dien­te del Ser­vi­cio Na­cio­nal de Me­no­res (Se­na­me). A un año y tres me­ses de su fa­lle­ci­mien­to, el que­re­llan­te cri­ti­ca que aún no ha­ya “res­pon­sa­bles cla­ros”. Tam­bién cues­tio­na que el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co ha­ya de­cre­ta­do se­cre­ta la de­cla­ra­ción co­mo tes­ti­go de la ex mi­nis­tra de Jus­ti­cia y ac­tual con­se­je­ra del Con­se­jo de De­fen­sa del Es­ta­do, Ja­vie­ra Blan­co, y pi­de trans­pa­ren­cia.

¿Qué le pa­re­ce el re­cha­zo de los par­la­men­ta­rios al in­for­me de la co­mi­sión Se­na­me II?

Inacep­ta­ble, un por­ta­zo a los mi­les de ni­ños y ado­les­cen­tes que, has­ta el día de hoy, su­fren ma­los tra­tos e in­clu­so apre­mios ile­gí­ti­mos den­tro de los ho­ga­res del Se­na­me. Cla­ra­men­te sus de­re­chos hu­ma­nos son vio­la­dos por Es­ta­do, pe­ro eso ni si­quie­ra les im­por­tó, era me­jor ti­rar to­da in­for­ma­ción a la ba­su­ra pa­ra pro­te­ger a gen­te po­de­ro­sa que dar una so­lu­ción al pro­ble­ma de la in­fan­cia que hoy vi­ve una enor­me cri­sis en Chi­le. El in­for­me no só­lo in­cluía con­clu­sio­nes, tam­bién era una mi­ra­da mul­ti­fo­cal pa­ra avan­zar en la so­lu­ción de la cri­sis. Aquí los ni­ños nue­va­men­te no im­por­ta­ron.

¿Cree que hu­bo un blin­da­je po­lí­ti­co?

No creo que nin­gún go­bierno sea ca­paz de sa­cri­fi­car a los ni­ños más vul­ne­ra­bles pa­ra blin­dar a al­guien. Si eso fue­ra así, la cri­sis se­ría mu­cho más gra­ve de lo que to­dos ima­gi­na­mos y qui­zá no ten­dría so­lu­ción. Úl­ti­ma­men­te he­mos co­no­ci­do lo peor de la cla­se po­lí­ti­ca, una to­tal frial­dad y mez­quin­dad pa­ra po­der lle­gar a un acuer­do na­cio­nal que en­tre­gue so­lu­cio­nes.

¿Có­mo to­ma que la fis­ca­lía ha­ya de­cre­ta­do se­cre­ta la de­cla­ra­ción de Ja­vie­ra Blan­co?

No exis­te ra­zón pa­ra esta me­di­da. Mal por­que es esen­cial, des­de un pun­to téc­ni­co, pa­ra los abo­ga­dos la de­cla­ra­ción de un impu­tado y/o tes­ti­go pa­ra po­der es­ta­ble­cer res­pon­sa­bi­li­da­des. Cree­mos fir­me­men­te en la trans­pa­ren­cia. En­tien­do la bue­na in­ten­ción de la fis­ca­lía, pe­ro no com­par­to su de­ci­sión. Lo que co­rres­pon­de es que to­dos los in­vo­lu­cra­dos asu­man su res­pon­sa­bi­li­dad sin im­por­tar su po­si­ción po­lí­ti­ca.

¿Qué tan im­por­tan­te pa­ra el avan­ce de es­te ca­so es la de­cla­ra­ción de Blan­co?

Tan­to en la cri­sis del Se­na­me co­mo en la in­ves­ti­ga­ción de la muer­te de Lissette el tes­ti­mo­nio de Ja­vie­ra Blan­co es cla­ve por­que era ella quien es­ta­ba al man­do del mi­nis­te­rio al mo­men­to en que ocu­rre esta tra­ge­dia, y co­mo má­xi­ma au­to­ri­dad mi­nis­te­rial res­pal­dó los di­chos de la en­ton­ces di­rec­to­ra del Se­na­me, Mar­ce­la La­bra­ña, quien ade­más de des­car­tar cual­quier ti­po de res­pon­sa­bi­li­dad de la ins­ti­tu­ción, de­jó en­tre­ver que Lissette mu­rió por es­trés y pe­na. La ex mi­nis­tra, pe­se a su sa­li­da y la de La­bra­ña, ja­más rec­ti­fi­có esos di­chos que tan­to da­ña­ron a la fa­mi­lia de Lissette y so­bre to­do a su her­ma­na pe­que­ña, quien es­ca­pó de un ho­gar de la red Se­na­me por te­mor a co­rrer la mis­ma suer­te. Hu­bie­se si­do vi­tal un ma­yor com­pro­mi­so del Se­na­me y de la ex mi­nis­tra pa­ra acla­rar su deceso y ha­cer jus­ti­cia de una vez por to­das. A más de un año de su muer­te, aún no

hay res­pon­sa­bles cla­ros.

¿Cree que la muer­te de Lissette tie­ne re­la­ción con una omi­sión o ne­gli­gen­cia a ni­vel po­lí­ti­co?

Sin du­da que tie­ne re­la­ción con una ne­gli­gen­cia po­lí­ti­ca. No se tra­ta tan so­lo de la muer­te de Lissette, es­to a raíz de su ca­so fue más allá, des­ta­pa­mos una gran ca­ja de Pan­do­ra y por pri­me­ra vez co­mo so­cie­dad nos pa­ra­li­za­mos an­te los crí­me­nes y atro­ci­da­des que he­mos co­no­ci­do, con más de mil ni­ños muer­tos, con vul­ne­ra­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos de me­no­res in­de­fen­sos, con muer­tes que ja­más fue­ron de­nun­cia­das a la jus­ti­cia por­que sim-

ple­men­te no im­por­ta­ban.

La pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Fun­cio­na­rios del Se­na­me, Ali­cia del Bas­to, di­jo que lue­go de la lle­ga­da de Solange Huer­ta el ser­vi­cio es­tá peor que an­tes. ¿Com­par­te esa afir­ma­ción?

No se tra­ta de un asun­to de nom­bres o la ad­mi­nis­tra­ción de una per­so­na es­pe­cí­fi­ca, el pro­ble­ma de esta cri­sis es an­te­rior y va más allá de Solange Huer­ta. Des­de la muer­te de Lissette, ha­ce más de un año, aún exis­ten ho­ga­res don­de los ni­ños pa­de­cen las mis­mas his­to­rias de abu­sos, vul­ne­ra­cio­nes y ma­los tra­tos.b

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.