La ex­tra­di­ción de El Cha­po dis­pa­ra la vio­len­cia en Si­na­loa

► A seis me­ses de que el fa­mo­so nar­co fue en­via­do a EE.UU., mu­chos lu­chan por el con­trol de la zo­na. ► Una de las es­tra­te­gias del go­bierno ha si­do atra­par a lí­de­res de car­te­les, lo que in­cen­ti­va las ba­ta­llas.

La Tercera - - Mundo - Cons­tan­za Cruz D.

El fin de se­ma­na del 1 de ju­lio fue es­pe­cial­men­te vio­len­to en Si­na­loa. El es­ta­do ubi­ca­do al no­res­te de Mé­xi­co se con­vir­tió en una ver­da­de­ra ba­ta­lla cam­pal entre nar­co­tra­fi­can­tes: en me­nos de 24 ho­ras 30 per­so­nas fue­ron aba­ti­das. Fue una de las jor­na­das más vio­len­tas en la re­gión, cu­na de Joa­quín “El Cha­po” Guz­mán, el rey del nar­co­trá­fi­co en Mé­xi­co que hoy se en­cuen­tra re­clui­do en una cár­cel de al­ta se­gu­ri­dad en Nue­va York, don­de sus abo­ga­dos han de­nun­cia­do las con­di­cio­nes “in­hu­ma­nas” en las que se en­cuen­tra.

Entre las víc­ti­mas de prin­ci­pios de mes fue ase­si­na­do un hom­bre al que le dis­pa­ra­ron en el qui­ró­fano de una clí­ni­ca pri­va­da, don­de ha­bía si­do in­gre­sa­do lue­go de su­frir un ac­ci­den­te.

Tras la in­ten­sa jor­na­da, el go­bierno es­ta­tal con­vo­có a una reunión de se­gu­ri­dad pa­ra ana­li­zar las cau­sas que ha pro­vo­ca­do el au­men­to de ba­la­ce­ras y ase­si­na­tos des­de prin­ci­pios de es­te año en ese es­ta­do. Se­gún ana­lis­tas, se de­be a una per­so­na: El Cha­po. Su re­cap­tu­ra el 8 de enero de 2016 y su ex­tra­di­ción a Es­ta­dos Uni­dos, el 19 de enero de 2017, es­ta­ría pro­vo­can­do una ver­da­de­ra gue­rra por el li­de­raz­go del Car­tel de Si­na­loa. En esta re­ñi­da dispu­ta por per­te­ne­cer a la cú­pu­la del mul­ti­mi­llo­na­rio im­pe­rio es­ta­rían in­vo­lu­cra­dos, entre otros, los hi­jos de Guz­mán y el gru­po del prin­ci­pal co­la­bo­ra­dor de El Cha­po, Dá­ma­so López, “El Li­cen­cia­do”, quien fue cap­tu­ra­do en ma­yo pa­sa­do en Ciu­dad de Mé­xi­co.

El 11 de ju­lio de 2015 Guz­mán lo­gró es­ca­par des­de la cár­cel de se­gu­ri­dad de El Al­ti­plano, a tra­vés de un tú­nel de 1,5 ki­ló­me­tros. Esa ci­ne­ma­to­grá­fi­ca hui­da re­cor­dó su pri­me­ra fu­ga des­de una cár­cel en Ja­lis­co en 2001 den­tro de un ca­rri­to de la­van­de­ría. El he­cho fue un bo­chorno pa­ra el Pre­si­den­te En­ri­que Peña Nie­to, quien ha­bía ase­gu­ra­do que quien fue­ra el nar­co­tra­fi­can­te más bus­ca­do del mun­do no vol­ve­ría a es­ca­par. La fu­ga desató en­ton­ces una in­ten­sa bús­que­da que cul­mi­nó en enero de 2016. Un año des­pués fue en­via­do a EE.UU..

Des­de su ex­tra­di­ción la vio­len­cia en Mé­xi­co ha au­men­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te. Se­gún las es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les del go­bierno fe­de­ral, 12.155 ho­mi­ci­dios fue­ron re­gis­tra­dos en los pri­me­ros seis me­ses de 2017 y ju­nio fue el mes con más ase­si­na­tos des­de 1997. Ese mes 2.234 ase­si­na­tos se re­gis­tra­ron, su­peran­do los 2.131 del peor mes del go­bierno de Felipe Calderón (2006-2012), man­da­ta­rio que co­men­zó la gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co.

A pe­sar de que el go­bierno me­xi­cano ha in­ten­ta­do con­tro­lar la vio­len­cia y ele­va­do en un 700% la in­ver­sión en se­gu­ri­dad en los úl­ti­mos cua­tro años, los ase­si­na­tos se han dis­pa­ra­do. En los cin­co pri­me­ros me­ses de 2017 se abrie­ron un 30% más de car­pe­tas por ho­mi­ci­dios que en igual pe­río­do de 2016.

Y el es­ta­do de Si­na­loa es uno de los más afec­ta­dos. De acuer­do a la Fis­ca­lía Ge­ne­ral­de la re­gión, cer­ca de 900 per­so­nas fue­ron ase­si­na­das en los pri­me­ros seis me­ses de es­te año, ca­si el do­ble de ho­mi­ci­dios en el mis­mo pe­río­do del año pa­sa­do. Se­gún la fis­ca­lía lo­cal, la ra­zón de bue­na par­te de es­te in­cre­men­to se de­be a la ac­ción de los nar­cos.

Se­gún di­ce a el es­pe­cia­lis­ta en se­gu­ri­dad na­cio­nal y pro­fe­sor de Cien­cias Po­lí­ti­cas y So­cia­les de la UNAM, Ja­vier Oli­va Po­sa­da, la vio­len­cia en Si­na­loa ha au­men­ta­do ya que la de­ten­ción de to­do lí­der cri­mi­nal lle­va a la “frag­men­ta­ción y re­cru­de­ci­mien­to de la vio­len­cia. Es­to es re­sul­ta­do de la im­pro­vi­sa­ción y au­sen­cia de pro­gra­mas en la ma­te­ria”. De acuer­do al ex­per­to, más que la lu­cha por su su­ce­sión lo que ha ocu­rri­do es una “frag­men­ta­ción de la or­ga­ni­za­ción. La vio­len­cia es re­sul­ta­do di­rec­to

La Ter­ce­ra

►►

de la inep­ti­tud del nue­vo go­bierno es­ta­tal”, afir­ma. “Por su­pues­to, los fa­mi­lia­res, sus hi­jos y un her­mano, son al­gu­nos de los su­ce­so­res. Tam­bién cóm­pli­ces lo­ca­les as­pi­ran a con­tro­lar el ne­go­cio”, ase­gu­ra Oli­va.

Una de las es­tra­te­gias del go­bierno me­xi­cano ha si­do cap­tu­rar o ma­tar a los lí­de­res prin­ci­pa­les de los car­te­les, lo que ha si­do du­ra­men­te cri­ti­ca­do ya que eso in­cen­ti­va la vio­len­cia entre los miem­bros de los gru­pos, quie­nes lu­chan por ob­te­ner el li­de­raz­go.

El dia­rio The Wall Street Jour­nal des­ta­có que mu­chos gru­pos ri­va­les al Car­tel de Si­na­loa es­tán apro­ve­chan­do la de­bi­li­dad de la or­ga­ni­za­ción pa­ra ro­bar­le te­rreno a la ban­da, que ha es­ta­do a la ca­be­za del nar­co­trá­fi­co en las úl­ti­mas dos dé­ca­das. De acuer­do al pe­rió­di­co bri­tá­ni­co The Guar­dian, el au­men­to de la vio­len­cia se de­be a una con­fluen­cia de fac­to­res, in­clu­yen­do el cam­bio de di­ná­mi­cas en el ne­go­cio de las dro­gas ile­ga­les. Los car­te­les me­xi­ca­nos es­ta­rían cam­bian­do el fo­co de sus ope­ra­cio­nes de con­tra­ban­do a EE.UU. des­de la ma­rihua­na a la he­roí­na.

Ade­más, el go­bierno me­xi­cano se ha en­fo­ca­do en la po­lí­ti­ca de ma­tar o cap­tu­rar al prin­ci­pal res­pon­sa­ble del car­tel. Cuan­do es­to su­ce­de, se­gún ana­lis­tas, el lí­der es re­em­pla­za­do por un miem­bro de una ge­ne­ra­ción “más jo­ven y san­gui­na­ria”, es­cri­bió el Jour­nal. Por esa ra­zón, mu­chos en Si­na­loa desean que Is­mael “El Ma­yo” Zam­ba­da, -de 69 años, otro lí­der del Car­tel de Si­na­loa y aún en li­ber­tad- es­té bien de sa­lud, ya que tie­ne fa­ma de con­ci­lia­dor entre los gru­pos.b

FO­TO: AP

Un sol­da­do me­xi­cano mon­ta guar­dia en el si­tio don­de dos per­so­nas mu­rie­ron, en Cu­lia­cán, en Si­na­loa, el 7 de fe­bre­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.