Re­pen­ti­na re­nun­cia del vo­ce­ro de la Ca­sa Blan­ca re­me­ce al go­bierno de Trump

► Sean Spicer di­mi­tió ayer lue­go de seis me­ses de des­en­cuen­tros y crí­ti­cas del man­da­ta­rio. ► Ha­bía to­ma­do un rol se­cun­da­rio tras el nom­bra­mien­to de un nue­vo je­fe de Co­mu­ni­ca­cio­nes.

La Tercera - - Mundo - Cons­tan­za Cruz D.

Ha­ce me­ses que se ru­mo­rea­ba. Los des­en­cuen­tros que ha­bía te­ni­do el Pre­si­den­te Do­nald Trump con su portavoz Sean Spicer eran evidentes. Se­gún la pren­sa es­ta­dou­ni­den­se, el man­da­ta­rio veía en di­rec­to las in­ter­ven­cio­nes de su vo­ce­ro fren­te a los pe­rio­dis­tas y creía que no lo de­fen­día con vehe­men­cia. Una vez lo cri­ti­có por el tra­je gris que es­ta­ba usan­do (“¿no tie­ne tra­je os­cu­ro?”), y en mu­chas oca­sio­nes con­tra­di­jo lo que Spicer ha­bía afir­ma­do. Cuan­do el Pre­si­den­te des­pi­dió al di­rec­tor del FBI Ja­mes Co­mey, el portavoz di­jo que era por la ma­la ges­tión en la in­ves­ti­ga­ción del ca­so de los co­rreos elec­tró­ni­cos de Hi­llary Clin­ton. Po­cos mi­nu­tos des­pués el man­da­ta­rio des­di­jo a su vo­ce­ro y ase­gu­ró que ha­bía des­pe­di­do a Co­mey por “esa co­sa ru­sa”.

Des­de el co­mien­zo que Trump no lo ha­bría que­ri­do en el car­go. No le gus­ta­ba su for­ma de ha­blar y lle­gó a de­cir que so­lo lo man­te­nía por sus “al­tos ín­di­ces de au­dien­cia”. Pe­ro el je­fe de ga­bi­ne­te de la Ca­sa Blan­ca, Rein­ce Prie­bus, ha­bría in­sis­ti­do. Y Spicer acep­tó.

Has­ta ayer, cuan­do la Ca­sa Blan­ca se vio sa­cu­di­da por la re­pen­ti­na re­nun­cia del vo­ce­ro, quien du­ró seis me­ses en el car­go. “Ha si­do un ho­nor y pri­vi­le­gio ser­vir a @POTUS @realDo­nal­dT­rump y a es­te in­creí­ble país. Se­gui­ré en mi car­go has­ta agos­to”, es­cri­bió Spicer en Twit­ter.

De acuer­do a The New York Ti­mes, su re­nun­cia fue por el nom­bra­mien­to de Ant­hony Sca­ra­muc­ci co­mo nue­vo je­fe de Co­mu­ni­ca­cio­nes de la Ca­sa Blan­ca. Ese pues­to se en­con­tra­ba va­can­te des­de ma­yo, cuan­do Mi­chael Dub­ke di­mi­tió ale­gan­do mo­ti­vos per­so­na­les. Spicer ha­bía to­ma­do el car­go de for­ma in­te­ri­na. “Agra­dez­co a Sean por su tra­ba­jo: ha­ce gran­des ju­ga­das”, tui­teó ayer Trump.

En un co­mien­zo, Spicer hi­zo de la se­sión in­for­ma­ti­va de la Ca­sa Blan­ca ca­si un even­to dia­rio. Allí se veía al vo­ce­ro com­ba­ti­vo, re­sis­tien­do los em­ba­tes de la pren­sa. De­fen­dió al man­da­ta­rio y a sus ac­cio­nes ofi­cia­les, in­clu­so el ve­to mi­gra­to­rio im­pul­sa­do por el go­ber­nan­te. Y al igual que el Pre­si­den­te, es­tu­vo en­vuel­to en po­lé­mi­cas. Ase­gu­ró que el Pre­si­den­te si­rio Bas­her As­sad era peor que Adolf Hitler ya que és­te “no usó gas con­tra su mis­ma gen­te”, al­go por lo que tu­vo que pe­dir dis­cul­pas. Le di­jo a un pe­rio­dis­ta de CNN “tie­nes ce­ro in­te­li­gen­cia” y a una re­por­te­ra de ABC le acon­se­jó que se com­pra­ra un dic­cio­na­rio. Po­co a po­co fue ga­nan­do fa­ma. En las re­des so­cia­les lo lla­ma­ron el “vo­ce­ro de los erro­res” y la ac­triz Me­lis­sa McCarthy fue aplau­di­da por su imi­ta­ción del portavoz en Sa­tur­day Night Li­ve. Al­go que in­dig­nó a Trump.

An­te la ira y crítica del go­ber­nan­te, Spicer co­men­zó de a po­co a to­mar un rol más se­cun­da­rio. Du­ran­te se­ma­nas no hu­bo ras­tros de él. Se ale­jó de las cá­ma­ras y fue re­em­pla­za­do por Sa­rah Huc­ka­bee San­ders, la portavoz ad­jun­ta, quien aho­ra asu­mi­rá el rol ofi­cial­men­te.

De acuer­do al Ti­mes, el vo­ce­ro ha­bría es­ta­do can­sa­do de ser per­se­gui­do por Trump, en es­pe­cial lue­go de que el Pre­si­den­te cues­tio­na­ra en una en­tre­vis­ta el nom­bra­mien­to del fis­cal ge­ne­ral Jeff Ses­sions. Tam­bién es­ta­ba des­gas­ta­do por las re­pri­men­das y por las cons­tan­tes reunio­nes fue­ra del ai­re, “más pa­ra evi­tar las crí­ti­cas del man­da­ta­rio que pa­ra en­fren­tar a los pe­rio­dis­tas”, es­cri­bió el pe­rió­di­co. “Cual­quie­ra que re­em­pla­ce a Spicer he­re­da­rá uno de los tra­ba­jos más di­fí­ci­les en la his­to­ria po­lí­ti­ca mo­der­na. (…) Ha per­di­do mu­cho atrac­ti­vo ba­jo un Pre­si­den­te que tui­tea sus opi­nio­nes y se con­si­de­ra a sí mis­mo su me­jor portavoz”, des­ta­có el Ti­mes.

Pe­ro la re­nun­cia re­fle­ja la agi­ta­ción que se vi­ve en la Ca­sa Blan­ca, que se ha vis­to in­mer­sa en un caos in­ter­mi­na­ble por la po­si­ble co­lu­sión de la cam­pa­ña de Trump con los ru­sos. Ade­más, ayer tam­bién di­mi­tió Mark Co­ra­llo, quien coor­di­nó la co­mu­ni­ca­ción ex­ter­na del equi­po le­gal de Trump fren­te a la cri­sis ru­sa.

Aho­ra, Ant­hony Sca­ra­muc­ci -que tra­ba­jó en Gold­man Sachs, es ami­go de Do­nald Jr. y muy fiel a Trump- ten­dría la res­pon­sa­bi­li­dad de le­van­tar la ima­gen de la Ca­sa Blan­ca tras las múl­ti­ples con­tro­ver­sias. Sca­ra­muc­ci se une así a la se­rie de ex ban­que­ros que es­tán en el go­bierno, y su nom­bra­mien­to fue res­pal­da­do por la hi­ja del Pre­si­den­te, Ivan­ka, y el ma­ri­do de és­ta, Ja­red Kush­ner.b

FO­TO: EFE

►►

Sean Spicer sa­lu­da ayer a la pren­sa mien­tras en­tra al Ala Oes­te de la Ca­sa Blan­ca, en Was­hing­ton.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.