Sa­les so­la­res, el ne­go­cio me­nos co­no­ci­do de SQM y en el que tie­ne el 70% del mer­ca­do glo­bal

► Seg­men­to orien­ta­do a plan­tas eléc­tri­cas ter­mo­so­la­res ya ge­ne­ra el 6% de las ga­nan­cias de la fir­ma. ► A la fe­cha, 26 pro­yec­tos de es­te ti­po al­re­de­dor del mun­do ope­ran con sa­les de SQM.

La Tercera - - Negocios - Ni­co­lás Du­ran­te

En­friar reac­to­res nu­clea­res era la prin­ci­pal fun­ción que te­nían en los años 70 las sa­les so­la­res. Rol muy dis­tin­to al que tie­nen hoy, en que son ca­pa­ces de ge­ne­rar ener­gía so­lar tan­to de día co­mo de noche, gra­cias a las plan­tas eléc­tri­cas ter­mo­so­la­res.

En Sevilla, Es­pa­ña, a 9.550 ki­ló­me­tros del nor­te de Chi­le, Aben­goa -la mul­ti­na­cio­nal es­pa­ño­la de ener­gías re­no­va­ble­sa­pos­tó por una plan­ta pi­lo­to pa­ra uti­li­zar ni­tra­tos de po­ta­sio y de so­dio pa­ra acu­mu­lar ca­lor y trans­for­mar­lo, cuan­do ya no ha­ya ca­lor del sol, en ener­gía eléc­tri­ca. El pro­vee­dor que es­co­gie­ron pa­ra las sa­les fue SQM, que las ex­trae des­de An­to­fa­gas­ta e Iqui­que. Y aun­que la mi­ne­ra no me­tá­li­ca es más co­no­ci­da en Chi­le por su pro­duc­ción de li­tio o fer­ti­li­zan­tes, ac­tual­men­te con­tro­la el 70% del mer­ca­do de las sa­les so­la­res del mun­do y ha ven­di­do las sa­les pa­ra instalar en 26 pro­yec­tos en to­tal, de los cua­les 21 es­tán en ope­ra­ción, en paí­ses co­mo Es­pa­ña, EE.UU, Su­dá­fri­ca, Ma­rrue­cos e Is­rael.

En sa­les so­la­res, so­lo el año pa­sa­do ven­dió 129 mil to­ne­la­das ge­ne­ran­do in­gre­sos por US$ 104 mi­llo­nes, y re­pre­sen­tan­do a su vez el 6% de las ga­nan­cias de SQM en el ejer­ci­cio. Los clien­tes, en to­do ca­so, no son mu­chos y su­ma­rían unos 4 a 5 a ni­vel glo­bal, re­ve­la Giu­sep­pe Ca­so­bu­lo, di­rec­tor de ven­tas y mar­ke­ting de Sa­les So­la­res de SQM, con se­de en Bél­gi­ca.

El pi­lo­to pa­ra Chi­le

La plan­ta pi­lo­to que hi­zo Aben­goa en Sevilla tie­ne más víncu­los con Chi­le que só­lo el ori­gen de las sa­les, ya que sir­vió de prue­ba, entre 2010 y 2013, pa­ra ini­ciar la cons­truc­ción de Ata­ca­ma I, una plan­ta ter­mo­so­lar de US$ 1.000 mi­llo­nes en el nor­te de Chi­le que ini­ció la fir­ma his­pa­na y que va a acu­mu­lar, gra­cias a las sa­les so­la­res, ca­lor por 17,5 ho­ras al día, con una ca­pa­ci­dad de ge­ne­ra­ción de 110 MW/h año. En pa­la­bras sen­ci­llas, la plan­ta con­sis­te en una gran to­rre al cen­tro, ro­dea­da que es­pe­jos que re­fle­jan la luz so­lar y la di­ri­gen a la par­te al­ta de la to­rre, don­de a su vez se ca­lien­tan las sa­les so­la­res. Lue­go, cuan­do se va el sol, esas sa­les – que es­tán en es­ta­do lí­qui­do- ca­lien­tan agua, la que ge­ne­ra va­por, mue­ven una tur­bi­na y pro­du- ce elec­tri­ci­dad.

La fir­ma es­pa­ño­la ha cons­trui­do tres plan­tas en el mun­do con es­te ti­po de tec­no­lo­gía, en Ari­zo­na, con 6 ho­ras de au­to­no­mía; y dos en Su­dá­fri­ca con au­to­no­mías de 3 y 5,5 ho­ras. To­das su­man una po­ten­cia ins­ta­la­da de 480 mw/h año. La cen­tral Ata­ca­ma I, don­de te­nían el 50% de la pro­pie­dad, fue ven­di­da a EIG Glo­bal Energy, co­mo par­te de una re­es­truc­tu­ra­ción a ni­vel mun­dial lue­go de atra­ve­sar una com­ple­ja cri­sis fi­nan­cie­ra. Hoy, la cons­truc­ción de Ata­ca­ma I pre­sen­ta un 65% de avan­ce y de­be­ría es­tar lis­ta a fi­nes del pró­xi­mo año o 2019, aun­que ini­cial­men­te se ha­bía pre­su­pues­ta­do su en­tre­ga pa­ra el ter­cer tri­mes­tre de es­te año.

Pe­ro tam­bién des­de Chi­le se han ge­ne­ra­do com­pli­ca­cio­nes pa­ra la in­dus­tria ter­mo­so­lar a ni­vel mun­dial. La úl­ti­ma li­ci­ta­ción eléc­tri­ca, don­de las plan­tas so­la­res de pa­ne­les fo­to­vol­tai­cos ga­na­ron con US$ 45 el MW/h, pro­vo­có que las ter­mo­so­la­res, que bor­dean los US$ 90 MW/h, que­da­ran fue­ra. En to­do ca­so, el pre­cio y su par­ti­cu­lar com­pe­ten­cia con los pa­ne­les fo­to­vol­tai­cos ha es­ta­do siem­pre. Se­gún cuen­ta Miguel Án­gel Cruz, di­rec­tor de Aben­goa So­lar, cuan­do en 2005 cons­tru­ye­ron la pri­me­ra plan­ta ter­mo­so­lar en Es­pa­ña, sin acu­mu­la­dor de ca­lor (sa­les so­la­res), el mer­ca­do em­pe­zó a pe­dir con­ti­nui­dad ope­ra­cio­nal de la ener­gía so­lar por­que la fo­to­vol­tai­ca ba­jó de pre­cio, pe­ro se iba el sol y nin­gu­na de las dos ser­vía. “Ne­ce­si­ta­ba­mos al­ma­ce­nar. Y ahí nos con­tac­ta­mos con SQM, que es una em­pre­sa co­no­ci­da en mi­ne­ría de sa­les”, di­ce.

Se­gún Ca­so­bu­lo, las sa­les so­la­res son es­ta­bles has­ta los 560 gra­dos cel­sius. A esa tem­pe­ra­tu­ra se pue­de lle­gar en las to­rres (co­mo la que se va a instalar en Ata­ca­ma), mien­tras que en las pa­ra­bó­li­cas -otra tec­no­lo­gía, tam­bién con acu­mu­la­ción de ca­lor­pue­de so­por­tar los 400 gra­dos cel­sius. Y esas tem­pe­ra­tu­ras, en de­sier­tos co­mo el chi­leno, es la óp­ti­ma.

Sin em­bar­go, el te­ma del pre­cio si­gue sien­do el prin­ci­pal in­con­ve­nien­te pa­ra ma­si­fi­car esta ener­gía. “Pa­ra que ba­je el pre­cio, de­be ha­ber ma­yor desa­rro­llo de tec­no­lo­gía, esa es la úni­ca for­ma que se aba­ra­ten los cos­tos. Por lo mis­mo el apo­yo de los es­ta­dos es par­te del desa­rro­llo”, re­cal­ca Cruz.b

FO­TO: SQM.

►► En Es­pa­ña, en 2008, fue el pri­mer pro­yec­to don­de ven­dió sa­les so­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.