Los me­jo­res

La Tercera - - Deportes - Por Felipe Bian­chi Lei­ton.

Ca­da vez que un de­por­tis­ta al­can­za un lo­gro im­por­tan­te (esta vez fue Ro­ger Fe­de­rer, con su fe­no­me­nal cam­pa­ña en Wim­ble­don) vuel­ve a po­ner­se de mo­da un vie­jo te­ma: ¿quién es el me­jor de­por­tis­ta de to­dos los tiem­pos? Com­ple­jo, por­que no es fá­cil com­pa­rar épo­cas. El pro­pio te­nis, des­de lue­go, hoy se jue­ga de ma­ne­ra muy dis­tin­ta a la de los años se­sen­ta, don­de la po­ten­cia del sa­que no era te­ma. Tam­po­co re­sul­ta có­mo­do me­dir ac­ti­vi­da­des co­lec­ti­vas con otras in­di­vi­dua­les. O mez­clar lo­gros y tra­yec­to­rias en ac­ti­vi­da­des ca­si con­tra­pues­tas: ¿es más di­fí­cil co­rrer rá­pi­do o lan­zar una pe­lo­ta aden­tro de un aro? ¿pa­tear de volea con dos ti­pos mar­cán­do­te o su­bir­se a unos patines y pe­gar­le a una pe­lo­ta enana con un pa­lo en la mano? Im­po­si­ble juz­gar. Peor aún: el aná­li­sis siem­pre de­pen­de­rá de los gus­tos, de las es­cue­las o “paladares” que es­tén de mo­da. Hay gen­te que di­ce, por ejem­plo, que na­die bo­xeó me­jor que Su­gar Ray Leo­nard, por­que era “el más rá­pi­do y ele­gan­te”. O que na­die ju­gó al fút­bol co­mo Dies­té­fano, un “pa­trón de­ci­di­do” que ocu­pa­ba to­dos los pues­tos. Otros ase­gu­ran que Con­nors te­nía “más ta­len­to” que Fe­de­rer, pe­se a que ga­nó me­nos tor­neos (aun­que más par­ti­dos). En fin. Si uno to­ma el tiem­po trans­cu­rri­do per­ma­ne­cien­do en el pri­mer ni­vel -otra va­ria­ble po­si­ble- na­die al­can­za los lo­gros del gol­fis­ta es­ta­dou­ni­den­se Jack Nic­klaus, que ga­nó tí­tu­los entre el 67 y el 86… pe­ro con­ven­ga­mos que el des­gas­te del golf es mu­cho me­nor al del ci­clis­mo o el bo­xeo.

No hay có­mo ¿No? Pues sí. Yo creo que sí. Me ex­pli­co: un gran de­por­tis­ta de­be te­ner cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas. Éti­cas, des­de lue­go, lo que bo­rra de plano a cual­quie­ra que ha­ya caí­do en el ne­fas­to doping. Con tram­pa no va­le y ahí se que­dan afue­ra al­gu­nos bue­ní­si­mos es­pe­cia­lis­tas, pe­ro pé­si­mos com­pe­ti­do­res, co­mo Ma­ra­do­na o Lan­ce Arms­trong.

Avan­ce­mos: por una exi­gen­cia hu­ma­na mí­ni­ma re­sul­ta pri­mor­dial ha­ber ju­ga­do un pa­pel im­por­tan­te en la épo­ca que les to­có vi­vir. Un pa­pel so­cial, cul­tu­ral, po­lí­ti­co in­clu­so. Ahí se nos que­da afue­ra Pe­lé. Ge­nio, pe­ro me­lin­dro­so y de­fen­sor his­tó­ri­co de dic­ta­du­ras y di­ri­gen­tes co­rrup­tos. En cam­bio suben co­mo es­pu­ma per­so­na­jes vi­ta­les pa­ra la his­to­ria no só­lo del de­por­te, sino de las lu­chas li­ber­ta­rias. Los de­por­tis­tas-edu­ca­do­res, ejem­pla­res, que usa­ron sus do­nes pa­ra guiar a la so­cie­dad. Ca­so clá­si­co: Moha­med Ali, quien apar­te de ga­nar to­do y a to­dos, lu­chó, en pe­río­dos muy com­ple­jos de la his­to­ria, por la dig­ni­dad de la ra­za ne­gra o del ciu­da­dano pro­me­dio an­te la im­po­si­ción de una gue­rra ab­sur­da. Va­lien­te. Atre­vi­do. In­te­li­gen­te.

La úl­ti­ma va­ria­ble: son cla­ves aque­llos po­cos que, ade­más de sus tí­tu­los, fue­ron ca­pa­ces de cam­biar la for­ma en la que se en­ten­día, has­ta su apa­ri­ción, el de­por­te que prac­ti­ca­ban. Di­go: hay un an­tes y des­pués de la for­ma de en­tre­nar y de pe­lear des­de que lle­gó Ali al bo­xeo. Y hay una for­ma de en­ten­der la dig­ni­dad del fut­bo­lis­ta y el bas­quet­bo­lis­ta, su pro­ta­go­nis­mo en los con­tra­tos y en los con­ve­nios con los aus­pi­cia­do­res, en su ca­pa­ci­dad de or­ga­ni­zar­se en sin­di­ca­tos que pu­die­ran lu­char por sus de­re­chos y can­tár­se­las cla­ras a los di­ri­gen­tes, a par­tir de Johan Cruyff y Mi­chael Jor­dan. Co­mo Ali, am­bos cam­bia­ron sus deportes pa­ra siem­pre. El bás­quet­bol fue otro, en su co­mer­cia­li­za­ción, glo­ba­li­za­ción y for­ma de ju­gar des­de que apa­re­ció Air. Y los gran­des suel­dos de hoy só­lo se en­tien­den des­de que el ho­lan­dés apa­re­ció en una can­cha de fút­bol. Pe­ro, ade­más, Cruyff cam­bió dos ve­ces la for­ma có­mo se ju­ga­ba a la pe­lo­ta. Una co­mo ex­po­nen­te, en el Ajax y la Na­ran­ja Me­cá­ni­ca en los años se­ten­ta y otra co­mo téc­ni­co, al man­do del Bar­ce­lo­na, des­de fi­nes de los ochen­ta. Su fi­lo­so­fía de jue­go tras­pa­só paí­ses y épo­cas, pri­me­ro con el “fút­bol to­tal” y lue­go con el to­que ga­lano y ofen­si­vo de los ca­ta­la­nes, que es mar­ca de fá­bri­ca has­ta hoy.

Cie­rro: han exis­ti­do gran­des es­pe­cia­lis­tas en dis­tin­tas épo­cas. Pe­ro más ga­na­do­res, ta­len­to­sos y tras­cen­den­tes que Ali, Jor­dan y Cruyff, nin­guno. Ese es el po­dio, sin dis­cu­sión y con dis­tan­cia. A me­nos que us­ted crea que la gen­te vie­ne al mun­do só­lo pa­ra usar su cuer­po y no su ca­be­za. Ma­lo se­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.