O.J. Sim­pson, al­go más que una es­ta­tua

[ DE­POR­TE Y JUS­TI­CIA ] El fa­mo­so ex fut­bo­lis­ta ame­ri­cano, quien fue pe­nal­men­te de­cla­ra­do no cul­pa­ble de la muer­te de su mu­jer y un ami­go de és­ta, sal­drá de la cár­cel tras nue­ve años. Lle­gó allí por otro cri­men: un asal­to en un ho­tel de Las Ve­gas. Es­ta­ba c

La Tercera - - Deportes - Por Eduar­do Se­púl­ve­da Z.

Su vi­da fue com­pli­ca­da ca­si des­de el ini­cio. Has­ta su nom­bre fue un pa­so en fal­so. Di­ce la his­to­ria fa­mi­liar que una tía su­gi­rió Orent­hal, que su­pues­ta­men­te era el de un ac­tor fran­cés de la dé­ca­da del 40… pe­ro no hay re­gis­tros de un ar­tis­ta con tan par­ti­cu­lar pré­nom du­ran­te aque­llos años, tan du­ros pa­ra el país de Bloy, Pé­tain y De Gau­lle.

Tal vez por eso to­dos op­ta­ron por lla­mar­lo O. J., con­si­de­ran­do ade­más que es ha­bi­tual que los es­ta­dou­ni­den­ses uti­li­cen las ini­cia­les en lu­gar de los nom­bres. La J, de cual­quier mo­do, no era sor­pre­sa: sim­ple­men­te Ja­mes.

Con el tiem­po O.J. Sim­pson se con­ver­ti­ría en uno de los de­por­tis­tas y ros­tros más po­pu­la­res del país más rico y po­de­ro­so del mun­do, no sin an­tes pa­sar por una in­fan­cia com­ple­ja, que in­clu­yó ra­qui­tis­mo y apa­ra­tos or­to­pé­di­cos, al me­jor es­ti­lo del per­so­na­je Fo­rrest Gump.

Ya en la edu­ca­ción se­cun­da­ria co­men­zó a des­ta­car co­mo ju­ga­dor de fút­bol ame­ri­cano, don­de bri­lló tan­to co­mo run­ning back y de­fen­si­ve back, dos fun­cio­nes en que la ve­lo­ci­dad y la agi­li­dad son vi­ta­les ca­rac­te­rís­ti­cas que Sim­pson po­seía de so­bra.

La his­to­ria al éxi­to fue rá­pi­da, sin pau­sas y sin ti­tu­beos. Pa­só de su co­le­gio en San Fran­cis­co a la Uni­ver­si­dad del Sur de Ca­li­for­nia, pa­ra con­ver­tir­se ple­na­men­te en pro­fe­sio­nal en Buf­fa­lo Bills (nue­ve tem­po­ra­das) y San Fran­cis­co 49ers (dos tem­po­ra­das).

Tan ex­tra­or­di­na­rio fue su ren­di­mien­to, ade­más de un in­des­men­ti­ble ca­ris­ma, que fue in­clui­do en el Sa­lón de la Fa­ma de la NFL en 1985, ape­nas se cum­plió el pla­zo mí­ni­mo que se exi­ge pa­ra tal ho­nor.

Se con­vir­tió en uno de los de­por­tis­tas más ri­cos del mun­do, pues fue ros­tro de Che­vro­let, la ca­de­na de te­le­vi­sión ABC, Hertz, Pio­neer Chic­ken, entre otras com­pa­ñías.

To­do es­te es­plen­dor, sin em­bar­go, se vio opa­ca­do por dos rup­tu­ras ma­tri­mo­nia­les. De su pri­me­ra re­la­ción na­cie­ron Ar­ne­lle (1968), Ja­son (1970) y Aa­ren (1977), quien mu­rió a los dos años aho­ga­do en la pis­ci­na fa­mi­liar.

Lue­go de se­pa­rar­se de su pri­me­ra es­po­sa, Mar­ga­reth Whitley, con la que es­tu­vo ca­sa­do 12 años (has­ta 1979), hi­zo pú­bli­ca su re­la­ción con Nicole Brown, que se ha­bía ini­cia­do dos años an­tes. En 1985 contrajeron ma­tri­mo­nio y ella se con­vir­tió en el cen­tro de su vi­da, pa­ra bien y pa­ra mal. Tu­vie­ron dos hi­jos, Syd­ney (1985) y Jus­tin (1988).

Sie­te años des­pués (1992) lle­gó un nue­vo di­vor­cio, que in­clui­ría dis­cu­sio­nes y en­fren­ta­mien­tos ju­di­cia­les por la cus­to­dia de los ni­ños, ade­más de las clá­si­cas di­ver­gen­cias de ín­do­le fi­nan­cie­ro.

El 12 de ju­nio de 1994 la si­tua­ción ten­dría el gi­ro más dra­má­ti­co de to­dos, cuan­do Brown fue ase­si­na­da jun­to a su ami­go Ron Gold­man, to­do apun­tó a Sim­pson; prue­bas cir­cuns­tan­cia­les y ma­te­ria­les, pe­ro no las su­fi­cien­tes pa­ra que el jui­cio con­clu­ye­ra con un fa­llo de cul­pa­bi­li­dad. El pro­ce­so es­tu­vo te­ñi­do por la es­pec­ta­cu­lar hui­da del de­por­tis­ta cuan­do iba a ser arres­ta­do –cin­co días des­pués de los ho­mi­ci­dios-, en una per­se­cu­ción por una au­to­pis­ta que obli­gó in­clu­so a sus­pen­der las trans­mi­sio­nes de las fi­na­les de la NBA.

El día en que el ju­ra­do dio el ve­re­dic­to de not guilty (no cul­pa­ble), más de 100 mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses es­ta­ban pe­ga­dos a sus te­le­vi­so­res.

Hu­bo acu­sa­cio­nes de ama­ño del ju­ra­do, que fue ob­je­to de 10 miem­bros re­cu­sa­dos por par­te de la de­fen­sa; al fi­nal, de 12 in­te­gran­tes, nue­ve fue­ron afro­ame­ri­ca­nos, lo que, pa­ra gran par­te de la pren­sa y la ma­yo­ría de la opi­nión pú­bli­ca, de­ter­mi­nó un gra­do de in­dul­gen­cia im­pro­ce­den­te pa­ra la si­tua­ción.

Un jui­cio ci­vil pos­te­rior, ini­cia­do por la fa­mi­lia de Gold­man, sí ad­ju­di­có res­pon­sa­bi­li­dad a O.J. en las muer­tes y sen­ten­ció al ex­fut­bo­lis­ta al pa­go de 33,5 mi­llo­nes de dó­la­res de in­dem­ni­za­ción a los deu­dos del ma­lo­gra­do ca­ma­re­ro y frus­tra­do as­pi­ran­te a mo­de­lo.

Los pro­ble­mas de la me­ga­es­tre­lla, sin em­bar­go, co­men­za­ron a agu­di­zar­se, pues per­dió to­dos los aus­pi­cios que le per­mi­tían man­te­ner un al­tí­si­mo es­tán­dar de vi­da. Pa­ra col­mo, el juez de la cau­sa ci­vil de­ter­mi­nó que gran par­te de sus in­gre­sos se­rían con­fis­ca­dos pa­ra pa­gar la to­ta­li­dad de las in­dem­ni­za­cio­nes. Só­lo la pen­sión que le otor­ga­ba la NFL co­mo ju­ga­dor es­ta­ba a sal­vo de­bi­do a un tec­ni­cis­mo.

Los pro­ble­mas con la jus­ti­cia, sin em­bar­go, con­ti­nua­ron: gas­tó mu­cho del di­ne­ro que le res­ta­ba en lu­char por la cus­to­dia de los hi­jos de su ma­tri­mo­nio con Brown, en­fren­tó car­gos por una pe­lea ca­lle­je­ra y fue in­ves­ti­ga­do por trá­fi­co de dro­gas, ade­más de car­gos tan im­pen­sa­bles pa­ra su his­to­ria co­mo col­gar­se del TV ca­ble o cir­cu­lar en lan­cha, a ex­ce­so de ve­lo­ci­dad, en una zo­na de ma­na­tíes.

La pér­di­da de la li­ber­tad, sin em­bar­go, lle­ga­ría por una si­tua­ción gra­ví­si­ma, al ser de­te­ni­do por un asal­to en sep­tiem­bre de 2007 en un ho­tel de Las Ve­gas. Fue acu­sa­do de cons­pi­ra­ción cri­mi­nal, se­cues­tro, asal­to, ro­bo y uso de ar­ma mor­tal. El pro­ce­so tar­dó más de un año e in­clu­yó la de­la­ción com­pen­sa­da de al­gu­nos de los cóm­pli­ces de Sim­pson, quie­nes le ad­ju­di­ca­ron gran par­te del pro­ta­go­nis­mo en la si­tua­ción.

Por eso, fue sen­ten­cia­do a un to­tal de 33 años de pri­sión co­mo má­xi­mo y nue­ve co­mo mí­ni­mo, los que se cum­pli­rán en oc­tu­bre pró­xi­mo. El jue­ves, un co­mi­té de cua­tro co­mi­sio­na­dos de li­ber­tad con­di­cio­nal ana­li­zó su ca­so y es­cu­chó su pre­sen­ta­ción, en la que O.J. se mos­tró son­rien­te, re­la­ja­do, pe­ro con una gran do­sis de hu­mil­dad.

“La­men­to có­mo su­ce­die­ron las co­sas. Pi­do dis­cul­pas. No te­nía in­ten­ción al­gu­na de co­me­ter un de­li­to”, fue­ron las pa­la­bras del ex ju­ga­dor de San Fran­cis­co 49ers an­te la jun­ta de Car­son City, en Ne­va­da. Es­tu­vo acom­pa­ña­do por su abo­ga­do Mal­colm LaVer­gne.

Los cua­tro in­te­gran­tes de la au­dien­cia vo­ta­ron por la li­be­ra­ción del afa­ma­do con­vic­to, des­pués de una me­dia ho­ra de de­li­be­ra­cio­nes. Ci­ta­ron la au­sen­cia de una con­de­na pre­via, el ba­jo ries­go de que vuel­va a co­me­ter otro de­li­to, el res­pal­do de la co­mu­ni­dad y sus pla­nes una vez que sea li­be­ra­do, que in­clu­yen mu­dar­se a Flo­ri­da. “Gra­cias, gra­cias, gra­cias”, di­jo el be­ne­fi­cia­do.

“Es­toy en un mo­men­to de mi vi­da en el cual qui­sie­ra trans­cu­rrir la ma­yor par­te de mi tiem­po con mis hi­jos y mis ami­gos”, afir­mó.

“Vi­ví una vi­da prác­ti­ca­men­te sin con­flic­tos. Nun­ca fui acu­sa­do de ha­ber apun­ta­do una pis­to­la con­tra al­guien”, di­jo le­van­tan­do po­lé­mi­ca, pues ha­bía si­do se­ña­la­do co­mo el ase­sino de su ex mu­jer y el ami­go de ella.

Su hi­ja ma­yor Ar­net­te Sim­pson (48 años y pre­sen­te en la sa­la) re­for­zó el pe­di­do de li­ber­tad con­di­cio­nal.

“Só­lo que­re­mos que vuel­va a ca­sa. No es per­fec­to, pe­ro me­re­ce una se­gun­da opor­tu­ni­dad”, de­cla­ró an­te la co­mi­sión que eva­luó la pe­ti­ción exi­to­sa, pe­ro que nue­va­men­te le­van­ta la po­lé­mi­ca res­pec­to a la igual­dad de las per­so­nas an­te la ley, má­xi­ma que ra­ra vez se cum­ple en la ma­yo­ría de los paí­ses.b

FO­TO: REUTERS

►► Sim­pson, mi­nu­tos an­tes del en­trar al co­mi­té de li­ber­tad con­di­cio­nal que vio su ca­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.