Los es­cri­tos del Ge­ne­ral Carlos Prats se vuel­ven obra de ar­te

[HO­ME­NA­JE] La fi­gu­ra del co­man­dan­te en je­fe del Ejér­ci­to en la épo­ca de Allen­de, ase­si­na­do en Bue­nos Ai­res en 1974, es res­ca­ta­do por el ar­tis­ta Fernando Prats, quien in­ter­vie­ne sus ma­nus­cri­tos ori­gi­na­les y pre­pa­ra un me­mo­rial per­ma­nen­te pa­ra sep­tiem­bre en

La Tercera - - Sociedad Cultura - Por De­nis­se Es­pi­no­za A.

Sa­bía que era cons­tan­te­men­te vi­gi­la­do y que su vi­da co­rría pe­li­gro; por eso su plan era huir lo an­tes po­si­ble jun­to a su es­po­sa a Es­pa­ña. Ya era tar­de. Un plan macabro se es­ta­ba ur­dien­do en con­tra su­ya y el Ge­ne­ral Carlos Prats y su es­po­sa So­fía Cuth­bert mo­ri­rían el 30 de sep­tiem­bre de 1974, lue­go de que su au­to ex­plo­ta­ra, pro­duc­to de una bom­ba, en el ba­rrio de Pa­ler­mo, en Bue­nos Ai­res, don­de se ha­bían exi­lia­do tras el Gol­pe de Es­ta­do en Chi­le. El ex co­man­dan­te en je­fe del Ejér­ci­to del go­bierno de Sal­va­dor Allen­de fue ase­si­na­do por agen­tes de la DI­NA en una ope­ra­ción li­de­ra­da por el agen­te es­ta­dou­ni­den­se Mi­chael Town­ley. Así ter­mi­na­ba la vi­da del mi­li­tar que fue leal al go­bierno de la Uni­dad Po­pu­lar, que lo­gró evi­tar el Tan­que­ta­zo - pri­mer in­ten­to de gol­pe en ju­nio de 1973-, pe­ro que de­ci­dió dar un pa­so al cos­ta­do pa­ra “no cons­ti­tuir­me en un fac­tor de quie­bre de la dis­ci­pli­na ins­ti­tu­cio­nal”, di­jo él mis­mo en su car­ta de di­mi­sión. En su lu­gar asu­mió Au­gus­to Pi­no­chet.

Asi­duo es­cri­tor de cuen­tos y en­sa­yos, du­ran­te su es­tan­cia en Ar­gen­ti­na el mi­li­tar si­guió re­dac­tan­do sus me­mo­rias que 11 años des­pués de su muer­te, en 1985, fue­ron pu­bli­ca­das por pri­me­ra vez por edi­to­rial Pehúen, ba­jo el nom­bre de Me­mo­rias. Tes­ti­mo­nios de un sol­da­do, y que abar­can un pe­rio­do des­de 1931 has­ta el 20 de sep­tiem­bre de 1974, diez días an­tes de su ase­si­na­to.

Has­ta aho­ra los ori­gi­na­les de esos ma­nus­cri­tos siem­pre es­tu­vie­ron ba­jo la cau­te­la de las hi­jas del ge­ne­ral, So­fía, An­gé­li­ca y Cecilia Prats Cuth­bert, quie­nes ha­ce dos años de­ci­die­ron pres­tar el ma­te­rial al ar­tis­ta vi­sual Fernando Prats (1967), so­brino nie­to del mi­li­tar, quien des­de ha­ce un año an­he­la­ba brin­dar­le un ho­me­na­je. El pró­xi­mo jue­ves 27 de ju­lio se ve­rá el re­sul­ta­do en Ac­ción me­du­lar, mues­tra en el Mu­seo de la Me­mo­ria en la que el ar­tis­ta des­ple­ga­rá so­bre tres mu­ra­llas de 12x3 me­tros los 1.592 fo­lios ex­traí­dos de los ori­gi­na­les de Prats, que fue­ron ahu­ma­dos e in­ter­ve­ni­dos con ai­re y otros ele­men­tos or­gá­ni­cos.

Hay pá­gi­nas to­tal­men­te ne­gras, y otras don­de las pa­la­bras se vuel­ven más ní­ti­das por me­dio de man­chas y bo­rro­na­zos.

“Apli­qué una nue­va piel de hu­mo so­bre la es­cri­tu­ra y esa nue­va piel ve­la la pa­la­bra y só­lo se ilu­mi­na en cier­tas par­tes”, ex­pli­ca el ar­tis­ta. “Lo que ha­go es aco­tar lo que me in­tere­sa, lo que con­si­de­ro ne­ce­sa­rio re­leer. A tra­vés del hu­mo y la hue­lla creo que es po­si­ble reac­ti­var la me­mo­ria, re­for­zar des­de la ma­te­ria­li­dad de es­te re­gis­tro y ha­cer per­ma­nen­te un men­sa­je que nun­ca de­bie­ra si­len­ciar­se”, agre­ga quien des­de ha­ce más de 15 años in­ves­ti­ga el hu­mo co­mo téc­ni­ca, de­jan­do su pro­pia hue­lla en lu­ga­res tan di­fe­ren­tes co­mo una te­la, has­ta en el te­rri­to­rio. Por ejem­plo, en Chu­qui­ca­ma­ta en 2006, hi­zo un di­bu­jo a par­tir de la tro­na­du­ra de una mi­na, o en 2013, en Ausch­witz, rea­li­zó una se­rie de pin­tu­ras con hu­mo en los al­re­de­do­res del cam­po de ex­ter­mi­nio, ha­cien­do alu­sión a las cenizas de los cuer­pos ex­ter­mi­na­dos.

Dos años an­tes el ar­tis­ta -que des­de 1990 es­tá ra­di­ca­do en Bar­ce­lo­na­re­pre­sen­tó a Chi­le en la Bie­nal de Ve­ne­cia con el Pro­yec­to Gran Sur: lle­vó un le­tre­ro de neón rojo de 16 me­tros de lar­go a la An­tár­ti­ca. Allí re­creó un anun­cio del ex­plo­ra­dor ir­lan­dés Er­nest Shac­kle­ton, pio­ne­ro en lle­gar a esos la­res.

Aho­ra, ha­cien­do uso de ese mis­mo ma­te­rial, ins­ta­la­rá en me­dio de la sa­la del Mu­seo de la Me­mo­ria una se­rie de neo­nes con los que re­pli­ca­rá un ex­trac­to de las me­mo­rias del ge­ne­ral Prats, es­pe­cí­fi­ca­men­te la en­tra­da co­rres­pon­dien­te al día del Gol­pe de Es­ta­do. En ella, el mi­li­tar re­fle­xio­na so­bre las con­se­cuen­cias emo­cio­na­les que trae­ría al pue­blo chi­leno. “Me­di­to en los mi­les de con­ciu­da­da­nos que per­de­rán sus pro­pias vi­das o la de sus se­res que­ri­dos; en los su­fri­mien­tos de los que se­rán en­car­ce­la­dos y ve­ja­dos; en el do­lor de tan­tas víc­ti­mas del odio...”, re­za par­te del tex­to que el 11 de sep­tiem­bre se con­ver­ti­rá en un me­mo­rial per­ma­nen­te, ins­ta­la­do en la ex­pla­na­da del mu­seo en ca­lle Ma­tu­ca­na, a pa­sos de la Quin­ta Nor­mal.

“Quie­ro dar­le al ge­ne­ral Prats una di­men­sión ma­yor, una vi­si­bi­li­dad que es­té a la al­tu­ra de su fi­gu­ra”, di­ce el ar­tis­ta. “Cuan­do lees el ma­nus­cri­to te das cuen­ta de que él te­nía un pro­fun­do amor por Chi­le; me im­pre­sio­nó su sen­ti­do de leal­tad, de res­pe­to y la ca­pa­ci­dad que te­nía de dia­lo­gar con to­do el es­pec­tro na­cio­nal. Su ma­yor do­lor era dar­se cuen­ta que no era oí­do. El creía pro­fun­da­men­te en que la Cons­ti­tu­ción era una he­rra­mien­ta su­fi­cien­te­men­te cla­ra pa­ra so­lu­cio­nar los pro­ble­mas del país”.

De al­gu­na for­ma, el me­mo­rial gra­fi­ca­rá la im­po­si­bi­li­dad que sin­tió Prats de lo­grar un acuer­do entre el go­bierno de Allen­de y los mi­li­ta­res. Sus pa­la­bras en neón se­rán ta­pa­das esta vez por tes­ti­mo­nios geo­ló­gi­cos: una se­rie de ci­lin­dros ro­co­sos que se­rán ex­traí­dos del sue­lo de di­fe­ren­tes lu­ga­res que fun­cio­na­ron co­mo cen­tro de de­ten­ción y tor­tu­ra a lo lar­go del país. Pa­ra es­to, Prats ha tra­ba­ja­do co­do a co­do con el cu­ra­dor de la mues­tra, Ro­dri­go Ro­jas. “No que­ría­mos un ho­me­na­je que fue­se un bus­to de bron­ce, tam­po­co un sim­ple dis­cur­so”, afir­ma el cu­ra­dor. “No es la re­tó­ri­ca lo im­por­tan­te, ni la in­for­ma­ción del tex­to que es­ta­rá dis­po­ni­ble en una pe­que­ña pla­ca. Las pa­la­bras de Prats se­rán trans­for­ma­das en luz que se­rán a su vez ta­pa­das por el sue­lo chi­leno. El poe­ta Raúl Zu­ri­ta di­ce que la úni­ca for­ma de ha­cer fren­te al do­lor y el enig­ma de las des­apa­ri­cio­nes es vol­ver a al­go ma­yor que lo ha­ya an­te­ce­di­do to­do y eso son las mon­ta­ñas, el océano, el de­sier­to, el pai­sa­je chi­leno”, aña­de.

FO­TO: RI­CHARD ULLOA.

►► El ar­tis­ta Fernando Prats (1967), so­brino nie­to del co­man­dan­te, po­sa jun­to a su ins­ta­la­ción de ma­nus­cri­tos in­ter­ve­ni­dos con hu­mo.

►► Pro­yec­cio­nes de có­mo se ve­rá el me­mo­rial al Ge­ne­ral Prats.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.