Maes­tro an­ti­poe­ta

La Tercera - - Sociedad - Juan Ma­nuel Vial Crí­ti­co li­te­ra­rio Poe­sía reuni­da

En 1934, el poe­ta Wa­lla­ce Ste­vens es­cri­bió el pre­fa­cio de una se­lec­ción de poe­mas de su ami­go Wi­lliam Carlos Wi­lliams. Allí, en ese tex­to, Ste­vens ca­li­fi­có a Wi­lliams de “an­ti­poe­ta”, co­me­tien­do un error de apre­cia­ción que, no obs­tan­te, ayu­dó a que en el fu­tu­ro la obra de Wi­lliams al­can­za­ra un lu­gar de dis­tin­ción entre la de sus pa­res. Com­pa­ra­do con otros poe­tas de su en­torno, ti­pos se­su­dos, den­sos y pe­dan­tes, co­mo T.S. Eliot o el mis­mo Ez­ra Pound, Wi­lliams pa­sa­ba por sim­plón e in­clu­so por in­ge­nuo. Na­da más le­jano a la reali­dad: Wi­lliams te­nía una con­cep­ción só­li­da y pro­fun­da de la es­cri­tu­ra, que ex­pre­só en los si­guien­tes ver­sos: “Com­po­ner. (Ideas no,/ sal­vo en las co­sas). ¡In­ven­tar!/ Sa­xí­fra­ga es mi flor que par­te las ro­cas”. Hoy sa­be­mos de so­bra que no por en­ten­der la sim­ple­za co­mo ex­pre­sión de la her­mo­su­ra, no por uti­li­zar el lenguaje co­mún y co­rrien­te, y no por tra­tar te­mas de ocu­rren­cia dia­ria, el poe­ta se ve me­nos­ca­ba­do o se con­vier­te de in­me­dia­to en un au­tor me­nor. Pa­ra no­so­tros es­to es cla­ro des­de ha­ce dé­ca­das, así nos lo en­se­ñó Ni­ca­nor Pa­rra, a quien, di- cho sea de pa­so, su her­mano an­ti­poe­ta Wi­lliam Carlos Wi­lliams tra­du­jo al in­glés.

La Poe­sía reuni­da de Wi­lliams ac­túa co­mo po­de­ro­so es­ti­mu­lan­te, co­mo lec­tu­ra fa­bu­lo­sa que nos si­túa an­te uno de los es­pí­ri­tus más su­bli­mes y en­can­ta­do­res de su épo­ca. El cie­rre del poe­ma La hos­tia da otra pis­ta acer­ca del cre­do ar­tís­ti­co que Wi­lliams prac­ti­có con gra­cia in­su­pe­ra­ble: “Na­die es­ta­ba allí/ sino por/ la co­mi­da. Que só­lo yo,/ sien­do poe­ta,/ hu­bie­ra po­di­do dar­les./ Pe­ro yo,/ pa­ra ha­blar, só­lo te­nía/ mis ojos”. Y en La mú­si­ca del de­sier­to, tal vez la me­jor de sus com­po­si­cio­nes, tam­bién hay in­for­ma­ción al res­pec­to: “Pa­re­ce us­ted muy nor­mal. ¿Po­dría de­cir­me? ¿Por qué al­guien/ que­rría es­cri­bir un poe­ma?/ Por­que es­tá ahí, es­pe­ran­do ser es­cri­to./ Ah, ¿es co­sa de ins­pi­ra­ción, en­ton­ces?/ Más bien de ne­ce­si­dad./ Muy bien, ¿y de dón­de sa­le?/ Soy al­guien cu­yo di­la­pi­da­do/ ce­re­bro/ avan­za sin rum­bo fi­jo”.

En Via­je al amor, li­bro de­di­ca­do a Flos­sie, su ado­ra­da es­po­sa, Wi­lliams re­pa­ra en que “El amor es/ cruel­dad que con/ vo­lun­tad/ trans­for­ma­mos/ pa­ra es­tar jun­tos”. Y en El go­rrión, un poe­ma de ese mis­mo li­bro, ocu­rre al­go ex­cep­cio­nal: “Sus ce­jas/ cas­ta­ñas/ le dan un ai­re/ de per­pe­tuo/ ga­na­dor; in­clu­so/ una vez/ vi a una hem­bra go­rrión/ es­ca­lar de­ci­di­da/ has­ta el te­cho/ de un de­pó­si­to de agua/ aga­rran­do al ma­cho/ por las plu­mas/ y lle­var­lo,/ ca­lla­do,/ su­mi­so,/ col­gan­do so­bre las ca­lles/ has­ta/ per­der­se de vis­ta”.

Me re­sul­ta im­po­si­ble re­fe­rir­me al “ha­blan­te” de tal o cual poe­ma, pues pa­ra mí es­tá cla­ro que siem­pre, o ca­si siem­pre, es el pro­pio Wi­lliams, el de car­ne y hue­so, el que se de­ja ver en sus ver­sos. Por su­pues­to que lo que di­go no es un pál­pi­to o una sen­sa­ción, ya que con el co­rrer del tiem­po en al­go he lle­ga­do a co­no­cer al hom­bre. Su co­ra­je y su sen­ti­do del hu­mor, por ejem­plo, se ven aquí ex­pre­sa­dos con ex­qui­si­ta pre­ci­sión: “De­sa­fié/ a los ri­cos,/ o más bien,/ da­do que ellos son co­mo son,/ a quie­nes los ad­mi­ran”. Y la lar­ga amis­tad con Ez­ra Pound, con el que tan­tas ve­ces dis­cre­pó en pú­bli­co de­bi­do al an­ti­se­mi­tis­mo desata­do del maes­tro, que­da ex­pues­ta con ad­mi­ra­ble ho­nes­ti­dad en la pri­me­ra y úl­ti­ma es­tro­fa de Mi ami­go Ez­ra Pound. El poe­ma par­te así: “ya sea ju­dío o/ ga­lés/ es­pe­ro que le den el Pre­mio No­bel/ lo tie­ne bien me­re­ci­do/ –a per­pe­tui­dad–/ con tal nom­bre”. Y con­clu­ye con sar­cas­mo y du­re­za: “Tu in­glés/ no es lo bas­tan­te es­pe­cí­fi­co/ Co­mo es­cri­tor de poe­mas/ Te mues­tras co­mo un inep­to por no de­cir co­mo/ un usu­re­ro”.

Poe­sía reuni­da con­tie­ne ma­te­rial de al­gu­nos de los li­bros más lla­ma­ti­vos de Wi­lliams: Ko­ra en el in­fierno (1920), La mú­si­ca del de­sier­to (1954), Via­je al amor (1955) y Cua­dros de Brueg­hel (1962). La edi­ción bi­lin­güe y las mag­ní­fi­cas tra­duc­cio­nes de Juan An­to­nio Mon­tiel, Edgardo Dobry y Mi­chael Tre­ge­bov per­mi­ten que es­te vo­lu­men lle­gue a ser, su­ce­si­va­men­te, un lu­jo in­dis­pen­sa­ble, un re­ga­lo ines­pe­ra­do y ali­men­to dia­rio.

La de Wi­lliam Carlos Wi­lliams ac­túa co­mo po­de­ro­so es­ti­mu­lan­te, co­mo lec­tu­ra fa­bu­lo­sa que nos si­túa an­te uno de los es­pí­ri­tus más su­bli­mes y en­can­ta­do­res de su épo­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.