Los ho­me­na­jes

La Tercera - - Sociedad - José So­ler

(1962), el úni­co ma­te­rial de es­tu­dio que Pa­rra gra­bó du­ran­te su es­ta­día en Ar­gen­ti­na, y due­ño de una his­to­ria ca­si tan par­ti­cu­lar y en­re­ve­sa­da co­mo la de su au­to­ra.

Gran par­te del mi­to en torno al LP tie­ne que ver con la es­ca­sa di­fu­sión que tu­vo en su mo­men­to. Com­pues­to ori­gi­nal­men­te de 14 can­cio­nes, al­gu­nas de és­tas gra­ba­das pre­via­men­te -co­mo Arri­ba que­man­do el sol y Arau­co tie­ne una pe­na- y otras iné­di­tas -La pe­ri­co­na di­ce, Sal­ga el sol sal­ga la lu­na-, el dis­co prác­ti­ca­men­te no se co­mer­cia­li­zó has­ta una dé­ca­da des­pués y con otro tí­tu­lo,

fue­ra de Chi­le por el cen­te­na­rio de Vio­le­ta Pa­rra con­ti­núan. Tras el con­cier­to sin­fó­ni­co de Bue­nos Ai­res, or­ga­ni­za­do por la Em­ba­ja­da de Chi­le en Ar­gen­ti­na (con el apo­yo del CNCA y el Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res), los fes­te­jos lle­ga­ron tam­bién a Pe­rú, don­de ano­che el Ba­llet Fol­cló­ri­co Na­cio­nal (Ba­fo­na) rea­li­za­ba la úl­ti­ma de dos ga­las de­di­ca­das a la fol­clo­ris­ta en el Gran Tea­tro Na­cio­nal de ese país. lue­go que Mer­ce­des So­sa y su Ho­me­na­je a Vio­le­ta Pa­rra (1971) re­vi­vie­ran el interés de los ejecutivos tras­an­di­nos por la obra de Pa­rra, quien ha­bía fa­lle­ci­do cua­tro años an­tes. En Chi­le, en tan­to, se pu­bli­có re­cién en 2008 ba­jo el se­llo War­ner, y dos años des­pués con una ver­sión re­mas­te­ri­za­da del au­dio ori­gi­nal a car­go de Ove­ja Ne­gra.

Exis­ten dis­tin­tas ver­sio­nes so­bre lo ocu­rri­do con el dis­co en Ar­gen­ti­na, in­clu­so al­gu­nas que apun­tan a una po­si­ble cen­su­ra an­te el con­te­ni­do “re­vo­lu­cio­na­rio” de cier­tas can­cio­nes. “Los se­llos co, con es­ca­sas se­gun­das to­mas-, así co­mo su par­ti­cu­lar for­ma de to­car la gui­ta­rra. “No pue­do ol­vi­dar ese ras­gueo, muy pro­pio de una zo­na de Chi­le, pe­ro en­ci­ma di­ge­ri­do por Vio­le­ta, quien pa­re­cía de­cir ‘acá es­toy yo’”, cuen­ta el in­ge­nie­ro, quien años des­pués, en un via­je por el sur chi­leno, co­no­ce­ría per­so­nal­men­te ese fol­clor que tan­to le lla­mó la aten­ción.

“Re­cuer­do a una Vio­le­ta se­ria, se­gu­ra de sí mis­ma pe­ro por so­bre to­do tris­te”

De la pam­pa a la ciu­dad

An­te de lle­gar a Bue­nos Ai­res, Vio­le­ta Pa­rra se ins­ta­ló du­ran­te al­gu­nos me­ses en Ge­ne­ral Pi­có, ciu­dad ubi­ca­da en la pam­pa tras­an­di­na, has­ta don­de lle­gó pa­ra ayu­dar a su her­mano Eduar­do, quien vi­vía allí jun­to a sus hi­jos. En esa lo­ca­li­dad, ade­más de pre­sen­tar­se cons­tan­te­men­te en pe­ñas fol­cló­ri­cas, rea­li­zó ta­lle­res abier­tos de ce­rá­mi­ca y pin­tu­ra pa­ra la co­mu­ni­dad.

Tras esa tem­po­ra­da en la pam­pa lle­gó a vi­vir a Bue­nos Ai­res, es­co­gien­do co­mo re­si­den­cia una de las pie­zas del cén­tri­co Ho­tel Fé­nix, ubi­ca­do en ca­lle San Mar­tín. Hoy, na­die del per­so­nal del re­cin­to - re­con­ver­ti­do ha­ce 15 años en ho­tel bou­ti­que- sa­be que la crea­do­ra chi­le­na vi­vió en una de sus ha­bi­ta­cio­nes, la 111, don­de ins­ta­ló sus cua­dros y ar­pi­lle­ras, re­ci­bió a cu­rio­sos y pe­rio­dis­tas, y en­sa­yó los te­mas del dis­co.

Eran días con­vul­sio­na­dos al otro la­do de la cor­di­lle­ra, tras el de­rro­ca­mien­to del pre­si­den­te Fron­di­zi por par­te de las fuer­zas ar­ma­das, y a la cantautora no le fue fá­cil adap­tar­se. “Es­toy su­frien­do por ir­me, pe­ro así re­sis­ti­ré has­ta que es­te país se ablan­de y se­pa y sien­ta que yo an­do por aquí”, le co­men­tó Pa­rra a su pa­re­ja, el sui­zo Gil­bert Fa­vre, en una car­ta fe­cha­da en 1961 cu­yo áni­mo coin­ci­de con el que re­cuer­da So­ler.

“Ten­go el co­ra­zón opri­mi­do por lo len­to de mis trá­mi­tes en esta ciu­dad de por­que­ría, pe­ro no me de­ja­ré ani­qui­lar”, agre­ga en la mi­si­va la crea­do­ra, quien tras la desa­zón ini­cial cam­bió su suer­te: co­men­zó a to­car en tea­tros y en la te­le­vi­sión trans­an­di­na, sur­gie­ron en­tre­vis­tas de me­dios ma­si­vos y más de al­guien la co­men­zó a re­co­no­cer en la ca­lle. Eso has­ta ma­yo de 1962, cuan­do re­ci­be una in­vi­ta­ción des­de Fin­lan­dia y par­te a Eu­ro­pa jun­to a sus hi­jos, por lo que no ve­ría la pu­bli­ca­ción de su dis­co (tres me­ses des­pués y con un nú­me­ro des­co­no­ci­do de co­pias, se­gún la in­ves­ti­ga­ción del pe­rio­dis­ta Fran­cis­co Lu­que).

Co­mo sea, su pa­so de­ja una hue­lla im­por­tan­te en el mun­do cul­tu­ral ar­gen­tino, cu­yo al­can­ce se ex­pan­di­ría aún más nue­ve años des­pués, con el po­pu­lar dis­co ho­me­na­je de Mer­ce­des So­sa, el que for­ma­li­zó un víncu­lo que con los años, y al igual que en Chi­le, han con­ti­nua­do fi­gu­ras del fol­clor, co­mo Los Chal­cha­le­ros y Fa­cun­do Ca­bral, y tam­bién del pop in­die, co­mo La­li Mo­li­na y So­fía Rei.b

FO­TO: AR­CHI­VO

►► Pa­rra re­si­dió en Ge­ne­ral Pi­có y lue­go en Bue­nos Ai­res en los años 60.

FO­TO: AN­DRÉS DEL

►► José So­ler tie­ne hoy 86 años.

real

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.