Siem­pre hay al­go

La Tercera - - Sociedad - Por Mau­ri­cio Jür­gen­sen

No só­lo tu­vo va­rias opor­tu­ni­da­des de ha­cer sus des­car­gos. Tal co­mo ha si­do la tó­ni­ca de es­te ca­so, Al­va­ro Sca­ra­me­lli fue in­clu­so más allá de lo re­co­men­da­ble e in­ten­tó vic­ti­mi­zar­se an­te lo ocu­rri­do. De ha­cer­le creer a la opi­nión pú­bli­ca y prin­ci­pal­men­te a los so­cios de la en­ti­dad que co­man­dó has­ta ha­ce un par de se­ma­nas, que da­ba un pa­so al cos­ta­do ca­si co­mo un sa­cri­fi­cio, do­lo­ro­so y ne­ce­sa­rio, con el úni­co afán de con­tri­buir a des­pe­jar las co­sas y que to­do vol­vie­ra a la nor­ma­li­dad.

Jus­to en su trein­ta aniver­sa­rio, la SCD (So­cie­dad Chi­le­na del De­re­cho de Au­tor) que es­tá en­car­ga­da de res­guar­dar los in- te­re­ses pa­tri­mo­nia­les de los mú­si­cos chi­le­nos, ha te­ni­do que en­fren­tar el bo­chorno de que su úl­ti­mo pre­si­den­te fue­ra el que más di­ne­ro re­cau­dó du­ran­te la épo­ca en que es­tu­vo al man­do. Sin em­bar­go, des­de to­dos la­dos, in­clu­so des­de la ad­mi­nis­tra­ción ac­tual que di­ri­ge Ho­ra­cio Sa­li­nas, se ha in­sis­ti­do en lo mis­mo: que el ex can­tan­te de Ci­ne­ma no hi­zo na­da ile­gal. Pe­ro bien sa­be­mos en Chi­le que la di­fe­ren­cia entre lo le­gal y lo le­gí­ti­mo es mu­cho más pro­fun­da y re­le­van­te de lo que mu­chos es­tán dis­pues­tos a acep­tar.

Pa­ra de­cir­lo en sim­ple, Sca­ra­me­lli vio la opor­tu­ni­dad y la to­mó. Pe­ro a to­das lu­ces no cum­plió con el mí­ni­mo re­co­men­da­ble y exi­gi­ble pa­ra una au­to­ri­dad que es­ta­ba lla­ma­do a pre­di­car con el ejem­plo de la pro­bi­dad y la trans­pa­ren­cia fren­te a un te­ma tan sen­si­ble co­mo el de los de­re­chos de au­tor. Su con­de­na éti­ca tie­ne que ver con no ha­ber­se res­ta­do y la crítica ge­ne­ral apun­ta al es­ca­so con­trol in­terno que per­mi­tió que es­to pa­sa­ra. O peor aún, la even­tual vis­ta gor­da que pu­do per­mi­ti­do que el hom­bre en cues­tión abul­ta­ra sus ga­nan­cias de for­ma gro­se­ra.

La lle­ga­da de Ho­ra­cio Sa­li­nas ofre­ce ga­ran­tías de cre­di­bi­li­dad y se­ría con­ve­nien­te, so­bre to­do pa­ra los tiem­pos que co­rren, vol­ver a ha­blar de mú­si­ca, iden­ti­dad y pa­tri­mo­nio y re­nun­ciar a es­te dis­cur­so re­cien­te de la “efi­cien­cia” y los nú­me­ros azules co­mo si la SCD fue­ra só­lo una em­pre­sa pres­ta­do­ra de ser­vi­cios. Otro asun­to pen­dien­te tie­ne que ver con vol­ver a con­vo­car a los más jó­ve­nes que por años se han mos­tra­do in­cré­du­los fren­te a la ges­tión de la que de­be­ría ser su ca­sa y que de­re­cha­men­te es­ti­man que la SCD le per­te­ne­ce so­lo a unos po­cos.

Tam­bién es ho­ra de que los so­cios se­pan es­tric­ta­men­te bien có­mo fun­cio­na el te­ma del re­par­to y, da­do lo acon­te­ci­do con Sca­ra­me­lli, re­eva­luar lo que real­men­te sig­ni­fi­ca com­po­ner una can­ción re­le­van­te o exi­to­sa y lo que de­ri­va de ha­cer un jin­gle pa­ra un ca­nal te­le­vi­sión don­de ven­den tro­ta­do­ras y sú­per ta­la­dros y de­jar que sue­na to­do el día pa­ra que al­guien con buen ojo y en una si­tua­ción pri­vi­le­gia­da co­mo pa­ra sa­ber­lo se lle­ne los bol­si­llos de pla­ta sin más mé­ri­to que la sim­ple avi­va­da.

FO­TO: MA­RIO TÉ­LLEZ

►► El ex pre­si­den­te de la SCD, Al­va­ro Sca­ra­me­lli.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.