El fin del “di­vor­cio a la chi­le­na”

La Tercera - - Portada -

Ca­si 10 años de­bie­ron pa­sar, des­de su in­gre­so al Con­gre­so, pa­ra que la nue­va ley de ma­tri­mo­nio ci­vil -que con­tem­pla­ba la po­si­bi­li­dad de di­vor­cio vin­cu­lar, con las po­si­bi­li­da­des de so­li­ci­tar­lo de for­ma uni­la­te­ral, de co­mún acuer­do o por cul­paen­tra­se en vi­gen­cia en 2004.

Fue ca­si una dé­ca­da de in­ten­so de­ba­te que en­fren­tó no so­lo a la Con­cer­ta­ción con sec­to­res de cen­tro­de­re­cha y la Igle­sia, sino que tam­bién mar­có al­gu­nas di­vi­sio­nes al in­te­rior de la en­ton­ces coa­li­ción go­ber­nan­te, por la re­sis­ten­cia de al­gu­nos sec­to­res de la DC, pe­se a que en­tre los im­pul­so­res del pro­yec­to fi­gu­ra­ban Ig­na­cio Wal­ker y Mariana Ayl­win.

“Creo que ha lle­ga­do el mo­men­to de en­fren­tar, de una vez por to­das, con fran­que­za y ho­nes­ti­dad, un te­ma que ya no pue­de man­te­ner­se ocul­to, cu­bier­to en la co­rrup­ción y el per­ju­rio, por­que, sen­ci­lla­men­te, eso mi­na no só­lo a las per­so­nas, en su con­di­ción éti­ca, sino tam­bién a las ins­ti­tu­cio­nes”, ad­ver­tía du­ran­te su dis­cu­sión ge­ne­ral en 1997 el en­ton­ces dipu­tado PPD Nel­son Ávi­la.

El par­la­men­ta­rio alu­día a la “hi­po­cre­sía” que sig­ni­fi­ca­ba el has­ta en­ton­ces de­no­mi­na­do “di­vor­cio a la chi­le­na”, fór­mu­la que con­sis­tía en di­sol­ver el víncu­lo ma­tri­mo­nial ale­gan­do su nu­li­dad, ba­sa­da en la in­com­pe­ten­cia del ofi­cial de Re­gis­tro Ci­vil al no ser el co­rres­pon­dien­te al do­mi­ci­lio de los con­tra­yen­tes. El me­ca­nis­mo, ade­más de one­ro­so, obs­ta­cu­li­za­ba mu­chas ve­ces la se­pa­ra­ción le­gal, de­bi­do a que am­bos cón­yu­ges de­bían es­tar de acuer­do.

“¿Se de­be le­gis­lar en con­cor­dan­cia con las ne­ce­si­da­des y sen­ti­mien­tos de la gen-

“Ha lle­ga­do el mo­men­to de en­fren­tar un te­ma que ya no pue­de man­te­ner­se ocul­to”.

“Dí­ga­se lo que se di­ga, el di­vor­cio con­vier­te la unión del hom­bre y de la mu­jer en al­go pro­vi­so­rio” .

te de car­ne y hue­so o ata­dos a doc­tri­nas, tra­di­cio­nes o ins­ti­tu­cio­nes? ¿No es su­fi­cien­te do­lor el fra­ca­so ma­tri­mo­nial en sí co­mo pa­ra im­po­ner, ade­más, un cas­ti­go a per­pe­tui­dad?”, fue­ron al­gu­nas de las pre­gun­tas que Ávi­la for­mu­ló en una aplau­di­da in­ter­ven­ción.

“No pue­do em­pe­zar mi in­ter­ven­ción sin an­tes re­cor­dar a la sa­la las pa­la­bras que Su San­ti­dad Juan Pa­blo II ex­pre­sa­ra a la co­mu­ni­dad chi­le­na ha­ce unos años: ‘No os de­jéis in­va­dir por el con­ta­gio­so cán­cer del di­vor­cio que des­tro­za la fa­mi­lia, es­te­ri­li­za el amor y des­tru­ye la ac­ción edu­ca­ti­va de los pa­dres’”, di­jo a su turno el en­ton­ces dipu­tado de la des­apa­re­ci­da Unión de Cen­tro Cen­tro, Ale­jan­dro García-Hui­do­bro.

Dipu­tados de la Con­cer­ta­ción ce­le­bran­do la apro­ba­ción del di­vor­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.