Axel Buch­heis­ter

La Tercera - - Portada -

EL MU­SEO DE LA DE­MO­CRA­CIA DE PI­ÑE­RA NO CONTENDRÁ NI UN SÍM­BO­LO U OB­JE­TO QUE HUELA A DE­RE­CHA. TO­DO SE­RÁ PA­RA COR­TE­JAR A LA IZ­QUIER­DA.

El can­di­da­to Se­bas­tián Pi­ñe­ra tie­ne una nue­va ini­cia­ti­va: un Mu­seo de la De­mo­cra­cia, pa­ra re­sal­tar la tran­si­ción y el con­sen­so po­lí­ti­co que la ca­rac­te­ri­zó. En la mues­tra se in­clui­rían re­fe­ren­cias al ple­bis­ci­to de 1988, la con­for­ma­ción de la Co­mi­sión Ret­tig y las re­for­mas po­lí­ti­cas que se tra­du­je­ron en la su­pre­sión de los se­na­do­res de­sig­na­dos. Y ma­te­rial au­dio­vi­sual co­mo la pe­lí­cu­la “No”, cin­ta que re­fle­ja la cam­pa­ña de es­ta op­ción en el re­fe­ren­do. No se ha pre­ci­sa­do si es­to lo per­mi­ti­rán los ti­tu­la­res del de­re­cho de au­tor del film, pe­ro –en fin- se­rá co­sa de lle­gar a un buen acuer­do eco­nó­mi­co, que se pa­ga­rá, por cier­to, con fon­dos de to­dos.

En una pa­la­bra, el mu­seo no contendrá ni un sím­bo­lo u ob­je­to que huela a la de­re­cha; o pa­ra ser más exac­tos, del mo­de­lo que le cam­bió la ca­ra a es­te país, ge­ne­ran­do un ni­vel de bie­nes­tar y opor­tu­ni­da­des sin pre­ce­den­tes en nues­tra his­to­ria. No, se tra­ta una vez más de cor­te­jar y tra­tar de agra­dar a la iz­quier­da, y creer que con eso cae­rán se­du­ci­dos y se de­cla­ra­rán dis­pues­tos a co­la­bo­rar con el fla­man­te nue­vo go­bierno. Se de­mues­tra que Se­bas­tián Pi­ñe­ra y su círcu­lo no han cam­bia­do: se nie­gan a ver có­mo les ne­ga­ron “la sal y el agua” du­ran­te la pa­sa­da ad­mi­nis­tra­ción, a pe­sar de que die­ron ca­bi­da a quie­nes no vo­ta­ron por él en di­fe­ren­tes car­gos y mar­gi­na­ron a los pro­pios par­ti­da­rios, sin que ob­tu­vie­ren na­da de ello. Y se las vol­ve­rán a ne­gar.

De he­cho, per­so­ne­ros de La Nue­va Ma­yo­ría ya han re­cha­za­do la idea, ca­li­fi­cán­do­la de opor­tu­nis­ta y se­ña­lan­do que si pien­san que por eso al­guien de iz­quier­da va a vo­tar por Pi­ñe­ra, es­tán muy equi­vo­ca­dos. Pe­ro son de­cla­ra­cio­nes –a su vez- opor­tu­nis­tas, por­que a la lar­ga se van a ple­gar a la idea del mu­seo, no so­lo por­que ge­ne­ra­rá pe­gas y ase­so­rías, sino por­que ter­mi­na­rá sien­do se­gún ellos quie­ran, la ver­dad pro­pia, co­mo ocu­rrió con el Mu­seo de la Me­mo­ria, que con­tie­ne una vi­sión to­tal­men­te par­cial. No hay nin­gu­na alu­sión a cuál fue el sec­tor po­lí­ti­co que tra­jo el odio y la vio­len­cia a Chi­le co­mo mé­to­do de ac­ción po­lí­ti­ca. Y co­mo ya sa­be­mos que el an­te­rior go­bierno de Pi­ñe­ra no se ca­rac­te­ri­zó por po­ner­se fir­me an­te na­da, la ini­cia­ti­va ter­mi­na­rá trans­for­ma­da en otra co­sa. Por ejem­plo, en el “mu­seo de los cóm­pli­ces pa­si­vos”. Pro­pon­go una ubi­ca­ción: el ce­rro Cha­ca­ri­llas; los que es­tu­vie­ron ahí con una an­tor­cha no se po­drían ne­gar.

Pe­ro hay una di­men­sión do­més­ti­ca del asun­to que preo­cu­pa más: la pró­xi­ma ad­mi­nis­tra­ción en­con­tra­rá el pre­su­pues­to pú­bli­co en gra­ve dé­fi­cit y una eco­no­mía en de­ca­den­cia. En vez de re­co­no­cer que ha­brá que li­mi­tar los gas­tos fis­ca­les, se anun­cia un nue­vo gas­to pú­bli­co: la cons­truc­ción de un mu­seo al me­nos su­per­fluo. Y si bien su cos­to den­tro del ho­yo fis­cal se­rá ca­si irre­le­van­te, de­no­ta otra vez la nin­gu­na vo­lun­tad de asu­mir cos­tos y te­ner la de­ter­mi­na­ción po­lí­ti­ca de lle­var ade­lan­te las rec­ti­fi­ca­cio­nes que el país re­quie­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.