Jor­ge Navarrete

La Tercera - - Portada -

NO ES SU EXIS­TEN­CIA TEÓ­RI­CA, SINO SU PRÁC­TI­CA Y REALI­DAD CO­TI­DIA­NA, LO QUE HA­CE AL TC FUN­CIO­NAL A QUIE­NES NO HAN SI­DO CA­PA­CES DE IM­PO­NER DE­MO­CRÁ­TI­CA­MEN­TE SUS TÉR­MI­NOS.

El pró­xi­mo paso a una co­mi­sión mix­ta del pro­yec­to de abor­to en tres cau­sa­les, fue un re­vés pa­ra el go­bierno. Con to­do, la apro­ba­ción del Con­gre­so no preo­cu­pa al Eje­cu­ti­vo, sino la pos­te­rior re­so­lu­ción que adop­te el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal (TC), es­pe­cial­men­te des­pués de que la opo­si­ción anun­cia­ra que re­cu­rri­ría a di­cha ins­tan­cia en ca­so de no con­tar con los vo­tos pa­ra re­cha­zar di­cha ini­cia­ti­va. Una vez más, se abri­rá un de­ba­te en torno a la fun­ción y ro­les de es­te tri­bu­nal su­pe­rior, es­cu­chán­do­se opi­nio­nes más al ca­lor de una co­yun­tu­ra, que de las ra­zo­nes que jus­ti­fi­can o ha­cen ne­ce­sa­rias una ins­ti­tu­ción de es­ta na­tu­ra­le­za.

En prin­ci­pio, y más allá del in­tere­san­te de­ba­te en­tre ju­ris­tas y aca­dé­mi­cos, pa­re­ce ra­zo­na­ble –tal co­mo ocu­rre en mu­chas de­mo­cra­cias del mun­do- que exis­ta un cuer­po co­le­gia­do que li­mi­te el ejer­ci­cio de la so­be­ra­nía po­pu­lar, me re­fie­ro a las le­yes dic­ta­das por el par­la­men­to, cuan­do és­tas en­tran en co­li­sión con las nor­mas bá­si­cas que or­ga­ni­zan nues­tra con­vi­ven­cia y muy es­pe­cial­men­te cuan­do se tra­ta de de­re­chos fun­da­men­ta­les. Así por ejem­plo, y val­ga la exa­ge­ra­ción, si una de­ter­mi­na­da ma­yo­ría de­ter­mi­na­ra –en el mar­co de la lu­cha con­tra la de­lin­cuen­cia­que de­be le­ga­li­zar­se la tor­tu­ra co­mo un me­ca­nis­mo de in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial, pro­ba­ble­men­te po­cos se es­can­da­li­za­rían si una ley así fue­ra de­cla­ra­da in­apli­ca­ble por una ins­tan­cia su­pe­rior.

El pro­ble­ma, sin em­bar­go, es­tri­ba en otras dos di­men­sio­nes. La pri­me­ra apun­ta a los pro­ble­mas de le­gi­ti­mi­dad de nues­tra Cons­ti­tu­ción, la que pe­se a sus in­nu­me­ra­bles re­for­mas, es to­da­vía per­ci­bi­da co­mo un tra­je a la me­di­da im­pues­to por un sec­tor po­lí­ti­co que te­mió ser mi­no­ría en el fu­tu­ro. De esa ma­ne­ra, nues­tra Car­ta Fun­da­men­tal no so­lo plas­ma­ría una par­ti­cu­lar vi­sión del mun­do, sino que tam­bién con­sa­gró una gran di­fi­cul­tad pa­ra su fu­tu­ra mo­di­fi­ca­ción. Lo an­te­rior no so­lo li­mi­ta el es­pa­cio de la de­li­be­ra­ción po­lí­ti­ca, ge­ne­ran­do un des­fa­se res­pec­to de los pro­fun­dos cam­bios ex­pe­ri­men­ta­dos por nues­tra so­cie­dad, sino que tam­bién acre­cien­ta la idea de in­jus­ti­cia y aje­ni­dad ha­cia mu­chas de las nor­mas que con­sa­gra.

La se­gun­da, es que tam­po­co el TC es per­ci­bi­do co­mo una ins­ti­tu­ción que, de ma­ne­ra pre­fe­ren­te, ha­ga una in­ter­pre­ta­ción ju­rí­di­ca, ri­gu­ro­sa y de­sin­te­re­sa­da del tex­to. Des­de la for­ma de ele­gir a sus miem­bros, pa­san­do por el sor­pren­den­te nom­bra­mien­to de al­gu­nos jue­ces, y cul­mi­nan­do con la evi­den­cia de có­mo han vo­ta­do sus miem­bros, se ins­ta­ló la idea de que se tra­ta de una ins­ti­tu­ción de­ma­sia­do permea­ble y fun­cio­nal a los in­tere­ses po­lí­ti­cos de uno u otro sec­tor.

De esa ma­ne­ra, no es su exis­ten­cia teó­ri­ca, sino su prác­ti­ca y reali­dad co­ti­dia­na, la que lo con­vier­te en una ter­ce­ra ins­tan­cia re­vi­so­ra de ca­rác­ter po­lí­ti­co, por un ór­gano des­pro­vis­to de cual­quier atributo de la so­be­ra­nía po­pu­lar, y que ha si­do fun­cio­nal pa­ra el ve­to de quie­nes no han si­do ca­pa­ces de im­po­ner de­mo­crá­ti­ca­men­te sus tér­mi­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.