ABOR­TO Y VO­TA­CIÓN COHE­REN­TE

La Tercera - - Portada -

SE­ÑOR DI­REC­TOR:

Uno de los te­mas al pa­re­cer de­fi­ni­dos pa­ra nues­tra po­lí­ti­ca ex­te­rior es que co­mo país par­ti­ci­pa­re­mos en ope­ra­cio­nes de paz. Así se en­tien­de lo que hi­ci­mos ayer en Hai­tí, hoy en Áfri­ca y otros lu­ga­res, que nos da una suer­te de bo­nus de pres­ti­gio. Es­te te­ma no es me­nor, y qui­sie­ra su­ge­rir una re­fle­xión.

Par­ti­ci­par en una ope­ra­ción de paz su­gie­re eva­luar si lo que apor­ta­mos se orien­ta a la so­lu­ción del pro­ble­ma que ge­ne­ró la cri­sis en el país que re­ci­ba nues­tro apo­yo, o so­lo ba­ja la fie­bre. Jun­to a ello es ne­ce­sa­rio eva­luar si nues­tra par­ti­ci­pa­ción se ali­nea con nues­tros ob­je­ti­vos co­mo país.

En el ca­so de Hai­tí nos brin­dó un tre­men­do pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal. Pe­ro fui tes­ti­go de que nues­tra par­ti­ci­pa­ción se con­cen­tró esen­cial­men­te en el em­pleo de nues­tros mi­li­ta­res pa­ra dar se­gu­ri­dad, con un men­gua­do apor­te a los te­mas cen­tra­les que afli­gían a ese país, co­mo su dé­bil ins­ti­tu­cio­na­li­dad y au­sen­cia de es­ta­do de de­re­cho en­tre otros, exis­tien­do múl­ti­ples apor­tes que po­dría­mos ha­ber brin­da­do, más allá del con­tin­gen­te mi­li­tar pa­ra ayu­dar­les en su pro­ble­ma de fon­do. En Hai­tí se jus­ti­fi­ca­ba ayu­dar a un país her­mano, pe­ro no es­toy se­gu­ro de que ello ocu­rra en otros es­ce­na­rios geo­grá­fi­cos.

Se­ría in­tere­san­te es­cu­char a los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les en es­te te­ma. Has­ta aho­ra sus plan­tea­mien­tos abun­dan en ge­ne­ra­li­da­des so­bre la De­fen­sa y en par­ti­cu­lar so­bre es­te te­ma. Mien­tras ellos lo de­fi­nen, un mi­li­tar chi­leno des­ple­ga­do en al­gún lu­gar del mun­do cum­plien­do su de­ber se pre­gun­ta si va­le la pe­na su sa­cri­fi­cio. eléc­tri­ca. No he­mos vis­to a di­rec­to­res opi­nar so­bre el te­ma, en cir­cuns­tan­cias que re­sul­tan bas­tan­te com­ple­jas. En efec­to, fren­te a los cues­tio­na­mien­tos de fon­do, co­mo por ejem­plo la ca­du­ci­dad de los con­tra­tos de con­ce­sión, es cru­cial que los re­pre­sen­tan­tes de los ac­cio­nis­tas, con­tro­la­dor y mi­no­ri­ta­rios, en­tre­guen su vi­sión.

Más allá de la es­tra­te­gia co­mu­ni­ca­cio­nal, bue­na o ma­la, opor­tu­na o no, es pre­ci­so que los di­rec­to­res opi­nen fun­da­da e in­for­ma­da­men­te acer­ca del desem­pe­ño de la com­pa­ñía. Eso ayu­da­ría enor­me­men­te a que los clien­tes, al­cal­des, au­to­ri­da­des sec­to­ria­les y re­gu­la­to­rias, par­la­men­ta­rios y pe­rio­dis­tas con­ta­sen con me­jor in­for­ma­ción.

Se­ría una es­tu­pen­da opor­tu­ni­dad pa­ra que la co­mu­ni­dad se­pa que los di­rec­to­res de com­pa­ñías tan im­por­tan­tes pa­ra el queha­cer na­cio­nal son per­so­nas con un apro­pia­do co­no­ci­mien­to del ne­go­cio eléc­tri­co. Tran­qui­li­za­ría mu­cho a la co­mu­ni­dad sa­ber que quie­nes tie­nen la res­pon­sa­bi­li­dad es­tra­té­gi­ca son per­so­nas que co­no­cen la ley eléc­tri­ca, có­mo ope­ra, a qué se obli­gan las com­pa­ñías, qué es­pe­ran los clien­tes, quié­nes son sus clien­tes. De­mos­tra­do que tie­nen un ade­cua­do co­no­ci­mien­to, ha­bría me­nos es­pa­cio pa­ra juz­gar y cues­tio­nar el sis­te­ma de con­ce­sio­nes, de pro­pie­dad, con crí­ti­cas des­tem­pla­das co­mo plan­tear la ca­du­ci­dad del con­tra­to de con­ce­sión, etc.

Se­ría, tam­bién, una muy bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra con­fir­mar los bue­nos pro­pó­si­tos en ma­te­ria de RSE, más aún cuan­do se tra­ta de pro­veer un ser­vi­cio de pri­me­rí­si­ma ne­ce­si­dad.

Ex ge­ren­te de In­ver­sio­nes y Ries­gos Gru­po Ener­sis de De­sa­rro­llo Re­gio­nal más de 5.300 mi­llo­nes de pe­sos, ci­fra que se tri­pli­có en 2008, en su pri­mer año co­mo re­gión, lle­gan­do a 16.390 mi­llo­nes. El año pa­sa­do el pre­su­pues­to su­peró los 51.577 mi­llo­nes de pe­sos.

Es­tos re­cur­sos han per­mi­ti­do avan­zar en equi­dad te­rri­to­rial, al in­ver­tir­se en los lu­ga­res que más lo ne­ce­si­tan y con­tri­bu­yen­do con una ma­yor igual­dad. Ade­más, se ha po­di­do me­jo­rar la red de sa­lud pri­ma­ria y do­tar de agua po­ta­ble y ener­gía eléc­tri­ca a sec­to­res ru­ra­les, y me­jo­rar ca­mi­nos in­te­rio­res. Es­tos pro­yec­tos que pa­re­cen sim­ples tie­nen un im­pac­to enor­me y for­man par­te de in­di­ca­do­res bá­si­cos de de­sa­rro­llo hu­mano.

La crea­ción de la re­gión de Los Ríos no fue an­to­ja­di­za. Hu­bo un tra­ba­jo de 30 años y un es­tu­dio del PNUD re­co­no­ció que la en­ton­ces pro­vin­cia de Val­di­via cons­ti­tuía una re­gión real, lo que fue ra­ti­fi­ca­do por el Ins­ti­tu­to de Geo­gra­fía de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, el cual ge­ne­ró un ins­tru­men­to pa­ra eva­luar la crea­ción de re­gio­nes, pro­vin­cias y co­mu­nas.

Las nue­vas re­gio­nes son al­go más que le­gí­ti­mas iden­ti­da­des cul­tu­ra­les li­ga­das a un te­rri­to­rio. Son su gen­te y sus sue­ños, ge­ne­ral­men­te le­ja­nos al cen­tra­lis­mo na­cio­nal y re­gio­nal.

Se­na­dor SE­ÑOR DI­REC­TOR:

En un mo­men­to don­de la cri­sis de la po­lí­ti­ca ra­di­ca en la des­con­fian­za, el se­na­dor Pa­tri­cio Wal­ker jun­to a los dipu­tados Jor­ge Sa­bag y Mar­ce­lo Chá­vez –los tres DC–, de­mos­tra­ron que se pue­de ac­tuar con prin­ci­pios y cohe­ren­cia con lo que han di­cho pú­bli­ca­men­te. Se han mos­tra­do en con­tra del pro­yec­to de ley de des­pe­na­li­za­ción del abor­to, po­lí­ti­ca del go­bierno apo­ya­da por la Nue­va Ma­yo­ría y la ban­ca­da a la que per­te­ne­cen.

En el país, mu­chas ve­ces exis­te po­ca trans­pa­ren­cia y cohe­ren­cia de los par­la­men­ta­rios. Por es­to, si más po­lí­ti­cos si­guie­ran sus con­vic­cio­nes y no vo­ta­ran se­gún lo que les ga­ran­ti­za más ad­he­ren­tes, po­dría ser el co­mien­zo de la re­cu­pe­ra­ción de la con­fian­za en la po­lí­ti­ca. SE­ÑOR DI­REC­TOR:

La ex Vi­lla San Luis de Las Con­des re­pre­sen­ta un mo­men­to par­ti­cu­lar de la his­to­ria. Se ideó co­mo un com­ple­jo de de­par­ta­men­tos que que­bra­ría la se­gre­ga­ción so­cial de la zo­na al­ta de Santiago. Su pos­te­rior de­ve­nir tam­bién va pa­ra­le­lo a la his­to­ria de Chi­le: tras el Gol­pe Mi­li­tar sus ha­bi­tan­tes fue­ron pau­la­ti­na­men­te des­alo­ja­dos y sa­ca­dos a la pe­ri­fe­ria y re­em­pla­za­dos por mi­li­ta­res.

Siem­pre he sos­te­ni­do que un país sin con­cien­cia de su pa­sa­do es un país que avan­za sin ti­món ha­cia el fu­tu­ro. La Vi­lla San Luis fue un in­ten­to inaca­ba­do de dar­le ma­yor in­clu­sión a una ciu­dad que, tras el Gol­pe de Es­ta­do, con­so­li­dó la se­gre­ga­ción que man­te­ne­mos has­ta hoy, don­de se en­tre­gó a un sec­tor la me­jor sa­lud, la me­jor edu­ca­ción, las gran­des áreas ver­des, las me­jo­res ca­lles, mien­tras des­cui­da­ba pro­fun­da­men­te la ca­li­dad de vi­da del res­to.

En­tien­do que es­te re­cuer­do pue­da ser mo­les­to pa­ra al­gu­nos, pe­ro un pro­yec­to de es­te ca­li­bre hay que res­ca­tar­lo, mos­trar­lo a nues­tros hi­jos, re­cor­dar que siem­pre se pue­de lu­char por una ciu­dad más hu­ma­na e in­te­gra­do­ra, y no en­te­rrar sus res­tos de­ba­jo de to­ne­la­das de con­cre­to y fo­tos de mu­seo.

¿Pue­den con­ver­tir­se es­tos ji­ro­nes de lo que al­gu­na vez pre­ten­dió ser la Vi­lla San Luis en un ade­cua­do lu­gar de me­mo­ria? Yo creo que sí. Pe­ro es ne­ce­sa­ria la bue­na vo­lun­tad de to­dos pa­ra ha­cer coin­ci­dir los de­seos de los ex­ve­ci­nos y ar­qui­tec­tos de la Vi­lla San Luis, con los in­tere­ses del Es­ta­do de res­guar­do pa­tri­mo­nial, y tam­bién con la in­ver­sión que ha rea­li­za­do en el lu­gar la in­mo­bi­lia­ria due­ña de la pro­pie­dad.

In­ten­den­te de la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na

La Ter­ce­ra

El 13 de agos­to de 2016,

pu­bli­có el ar­tícu­lo “No quie­ro con­ver­tir­me en Bat­man”, so­bre Pa­blo Opor­to, quien de­cía ha­ber ma­ta­do a sie­te de­lin­cuen­tes. Un re­por­ta­je de re­vis­ta Sá­ba­do re­ve­ló ayer que la his­to­ria de Opor­to era fal­sa. ofre­ce dis­cul­pas a sus lec­to­res por la in­for­ma­ción pu­bli­ca­da.

La Ter­ce­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.