Ri­car­do Hepp

La Tercera - - Portada -

Pa­pa­na­tas no es una pa­la­bra que use­mos mu­cho en nues­tra co­mu­ni­ca­ción dia­ria, ha­bla­da o es­cri­ta. Pe­ro, es una voz que po­see un sen­ti­do muy pre­ci­so. El ad­je­ti­vo pa­pa­na­tas se apli­ca a una per­so­na que es ex­ce­si­va­men­te sim­ple, cré­du­la o que se asom­bra por cual­quier co­sa. Va­le es­ta ex­pli­ca­ción pre­via, por­que el tér­mino lo uti­li­zó en es­tos días Da­río Vi­lla­nue­va, el di­rec­tor de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, RAE, en un cur­so de ve­rano (del ve­rano eu­ro­peo) en la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid. Con otros aca­dé­mi­cos se de­tu­vo en el te­ma de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en el pro­ce­so de apren­di­za­je y es­ti­ma de nues­tro idio­ma.

El di­rec­tor Vi­lla­nue­va se­ña­ló que el sis­te­ma edu­ca­ti­vo (las es­cue­las) y los apor­tes de las Aca­de­mia de la Len­gua (de Ibe­roa­mé­ri­ca) “tie­nen una im­por­tan­cia ca­pi­tal, pe­ro no tie­nen más ran­go ni más tras­cen­den­cia que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Es más: si se me obli­ga­ra a ele­gir en­tre esos tres pi­la­res —la edu­ca­ción, las aca­de­mias y los me­dios—, me de­can­ta­ría por es­tos úl­ti­mos”.

Mu­chos lec­to­res de coin­ci­den con el di­rec­tor, por­que atri­bu­yen a los dia­rios, tan­to de so­por­te pa­pel co­mo di­gi­ta­les, la in­cor­po­ra­ción de pa­la­bras nue­vas a la len­gua y la im­por­ta­ción de ex­tran­je­ris­mos, en su ma­yo­ría del in­glés.

Una de las mi­sio­nes fun­da­cio­na­les de la RAE ha si­do ve­lar por el uso in­ne­ce­sa­rio de ex­tran­je­ris­mos, y Da­río Vi­lla­nue­va pun­tua­li­zó: “de­be­mos evi­tar fa­vo­re­cer cier­to pa­pa­na­tis­mo, que tien­de a uti­li­zar, sin ve­nir a cuen­to, tér­mi­nos en in­glés, co­mo si eso nos die­ra más pres­ti­gio so­cial”.

Es pa­pa­na­tis­mo, en­ton­ces, el uso de pa­la­bras co­mo brea­king news, lea­sing, joint ven­tu­re, win­ter sa­le, zap­ping o backs­ta­ge, en­tre tan­tas otras.

La Ter­ce­ra

¿Aca­so con­fie­ren un bri­llo es­pe­cial?

Pa­ra re­fle­xio­nar

En ese mis­mo cur­so de ve­rano (31° C en Ma­drid), Mi­guel Gon­zá­lez So­mo­vi­lla, di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­ción de la RAE, in­di­có que se­rá ne­ce­sa­rio “am­pliar y re­de­fi­nir el con­cep­to de me­dios de co­mu­ni­ca­ción”. Ex­pli­có que ya no son so­lo los con­ven­cio­na­les, sino to­dos aque­llos de­ri­va­dos de la re­vo­lu­ción di­gi­tal, en par­ti­cu­lar las re­des so­cia­les. In­clu­yó, des­de lue­go, a los “you­tu­bers” que ha­blan es­pa­ñol an­te mi­llo­nes de se­gui­do­res, has­ta el fe­nó­meno mu­si­cal “Des­pa­ci­to” -del puer­to­rri­que­ño Luis Fon­si-, que en so­lo unos me­ses con­si­guió 2 mil 500 mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes en el portal de in­ter­net.

Gon­zá­lez pien­sa que es­ta reali­dad no se pue­de pa­sar por al­to y hay que pres­tar­le aten­ción. Y, pre­gun­ta: ¿me­re­cen la con­si­de­ra­ción de me­dios so­lo las pla­ta­for­mas pro­fe­sio­na­les, ba­sa­das en una es­truc­tu­ra de em­pre­sa pe­rio­dís­ti­ca o au­dio­vi­sual clá­si­ca, o ejer­cen la mis­ma in­fluen­cia, e in­clu­so más, los ca­na­les al­ter­na­ti­vos -y las dis­tin­tas re­des so­cia­les- que usan mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do his­pa­noha­blan­te pa­ra emi­tir y re­ci­bir to­da cla­se de con­te­ni­dos a tra­vés de la red?

“La res­pues­ta no pue­de ser ex­clu­yen­te ni ta­xa­ti­va” -di­jo- “por­que am­bos sis­te­mas com­par­ten hoy es­ta ca­te­go­ría. Los gran­des y pe­que­ños me­dios (...) y los más re­cien­tes, a ve­ces con au­dien­cias mul­ti­mi­llo­na­rias, con­tri­bu­yen e in­flu­yen de­ci­si­va­men­te en la di­fu­sión y en el buen (y mal) uso de la len­gua que com­par­ti­mos más de qui­nien­tos mi­llo­nes de per­so­nas en el pla­ne­ta”.

No men­cio­nó la ma­ni­da pos­ver­dad, pe­ro nos de­jó ta­rea pa­ra la ca­sa...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.