Da­niel Man­suy

La Tercera - - Portada -

No pue­de ne­gar­se que la dis­cu­sión so­bre el abor­to en­fren­ta vi­sio­nes di­fí­cil­men­te con­ci­lia­bles. Por un la­do, hay quie­nes creen que, ba­jo cier­tas cir­cuns­tan­cias, es le­gí­ti­mo po­ner fin de­li­be­ra­do a la vi­da que se ges­ta en el vien­tre ma­terno. Por otro, al­gu­nos pen­sa­mos que to­mar­se en se­rio la dig­ni­dad hu­ma­na im­pli­ca no ha­cer ex­cep­cio­nes: al fin y al ca­bo, la vi­da no ad­mi­te ser res­pe­ta­da “a ve­ces” ni “por gra­dos” (ya lo sa­bía Bartolomé de las Ca­sas). Se tra­ta de un pro­ble­ma que to­ca el fun­da­men­to úl­ti­mo de la vi­da so­cial, y eso de­be­ría obli­gar­nos a ser muy ri­gu­ro­sos con los ar­gu­men­tos.

Por lo mis­mo, lla­ma la aten­ción la ase­ve­ra­ción de la Pre­si­den­ta, quien se ma­ni­fes­tó ex­tra­ña­da por el con­tras­te en­tre el apo­yo que las encuestas brin­dan al pro­yec­to de abor­to, y el vo­to en con­tra de la opo­si­ción. El ar­gu­men­to es bi­za­rro, por de­cir lo me­nos, por­que pa­re­ce lla­mar a los par­la­men­ta­rios a mi­rar úni­ca­men­te las encuestas a la ho­ra de le­gis­lar, cues­tión que ella mis­ma ha re­cha­za­do en otras oca­sio­nes. En su me­jor ver­sión, el ra­zo­na­mien­to po­dría for­mu­lar­se así: un par­la­men­ta­rio no de­be­ría vo­tar se­gún sus con­vic­cio­nes, sino se­gún la opi­nión (su­pues­ta­men­te) ma­yo­ri­ta­ria.

Aun­que el ar­gu­men­to pa­re­ce per­sua­si­vo, es­con­de va­rios pe­li­gros. En efec­to, ¿qué ti­po de po­lí­ti­ca ten­dría­mos si nues­tros par­la­men­ta­rios de­ci­die­ran so­lo se­gún encuestas? ¿No re­si­de pre­ci­sa­men­te la vir­tud del po­lí­ti­co en sa­ber opo­ner­se a ve­ces al vien­to y las mo­das in­te­lec­tua­les? ¿Qué ti­po de con­for­mis­mo ram­plón es­tá pro­pi­cian­do Mi­che­lle Ba­che­let? En ri­gor, un mun­do de po­lí­ti­cos sub­yu­ga­dos por son­deos no per­mi­te nin­gu­na de­li­be­ra­ción au­tén­ti­ca. És­ta su­po­ne la con­fron­ta­ción honesta de pun­tos de vis­ta dis­tin­tos, no el si­len­cia­mien­to de quie­nes di­sien­ten. La de­mo­cra­cia no es so­lo ni prin­ci­pal­men­te con­tar los vo­tos al fi­nal de la se­sión, sino que con­sis­te so­bre to­do en el ti­po de dis­cu­sión que se da pre­via­men­te. Más allá del abor­to, lo que me­nos ne­ce­si­ta Chi­le son po­lí­ti­cos pu­si­lá­ni­mes, in­ca­pa­ces de to­mar la me­nor de­ci­sión sin con­sul­tar la úl­ti­ma en­cues­ta. El ar­gu­men­to de Mi­che­lle Ba­che­let im­pli­ca, en el fon­do, la muer­te de la re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca (y es pa­ra­dó­ji­co que lo es­gri­ma al­guien cu­ya po­pu­la­ri­dad an­da por los sue­los).

Pe­ro el ra­zo­na­mien­to tie­ne otro ries­go im­plí­ci­to, tan­to o más pe­li­gro­so que el an­te­rior: es la idea se­gún la cual las “con­vic­cio­nes per­so­na­les” de­be­rían ser de­ja­das de la­do en el de­ba­te pú­bli­co. Es una exi­gen­cia cu­rio­sa que, ade­más, ope­ra de mo­do se­lec­ti­vo. En efec­to, na­die le pi­de que de­je de la­do sus con­vic­cio­nes a quien de­fien­de fer­vo­ro­sa­men­te los de­re­chos de la mu­jer, ni al que abo­ga por ma­yor igual­dad so­cial, ni me­nos al que bus­ca abo­lir la pe­na de muer­te. Co­mo fue­re, una dis­cu­sión pú­bli­ca li­bre de “creen­cias per­so­na­les” (el im­po­si­ble sue­ño rawl­siano) es un lu­gar va­cío, en el que na­da re­le­van­te es de­ba­ti­do. Mi­chael San­del mos­tró ha­ce mu­chos años que hay cier­to ti­po de dis­cu­sio­nes que no ad­mi­ten ser abor­da­das des­de la neu­tra­li­dad, pues to­das las posiciones im­pli­can con­vic­cio­nes sus­tan­ti­vas (aun­que, na­tu­ral­men­te, és­tas de­ben ser for­mu­la­das de mo­do ra­cio­nal). Los par­ti­da­rios del pro­yec­to de abor­to –Mi­che­lle Ba­che­let in­clui­da– de­be­rían ser ca­pa­ces de to­mar­se en se­rio el desafío de ar­gu­men­tar sin re­cu­rrir a ese ti­po de fa­la­cias. Las con­vic­cio­nes que di­cen de­fen­der se me­re­cen al­go más que esa con­sig­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.