Max Co­lo­dro

La Tercera - - Portada -

La tra­mi­ta­ción del pro­yec­to so­bre des­pe­na­li­za­ción del abor­to en tres cau­sa­les es­tá te­nien­do un desen­la­ce in­só­li­to: una ver­da­de­ra ca­rre­ra con­tra el tiem­po, pa­ra lo­grar que el re­que­ri­mien­to al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal (TC) ya anun­cia­do por la opo­si­ción, sea re­vi­sa­do an­tes de su cam­bio de pre­si­den­te. De mo­do trans­ver­sal, to­dos asu­men que la via­bi­li­dad de la ini­cia­ti­va de­pen­de­rá, al fi­nal, del cri­te­rio ju­rí­di­co y la orien­ta­ción va­ló­ri­ca de una so­la per­so­na –el ac­tual o el pró­xi­mo pre­si­den­te-; una si­tua­ción com­ple­ta­men­te ab­sur­da que se agre­ga a las evi­den­tes se­ña­les de de­te­rio­ro del pro­ce­so le­gis­la­ti­vo y al per­ma­nen­te abu­so que los par­la­men­ta­rios ha­cen de di­cha ins­ti­tu­ción.

En es­tos días, Ale­jan­dro Gui­llier ha pro­pues­to di­sol­ver el TC, sin plan­tear una al­ter­na­ti­va res­pec­to a có­mo se re­sol­ve­rían a fu­tu­ro las con­tro­ver­sias so­bre la cons­ti­tu­cio­na­li­dad de las le­yes. O se­rá ne­ce­sa­rio asu­mir que, pa­ra el can­di­da­to de la Nue­va Ma­yo­ría, los even­tua­les ries­gos de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad de las nor­mas ju­rí­di­cas de­ja­rían sim­ple­men­te de exis­tir, con to­das las de­li­ca­das im­pli­ca­cio­nes que ello trae de la mano.

En el fon­do, lo que co­mien­za a an­ti­ci­par­se es la cen­tra­li­dad que en el con­tex­to de las pró­xi­mas elec­cio­nes va a ad­qui­rir otra vez la con­tro­ver­sia cons­ti­tu­cio­nal. Un desacuer­do que, más allá de la in­ten­si­dad que asu­me en dis­tin­tos mo­men­tos, tie­ne sin du­da una ba­se per­ma­nen­te, aso­cia­da al cues­tio­na­mien­to que un im­por­tan­te sec­tor de la so­cie­dad man­tie­ne so­bre la le­gi­ti­mi­dad de ori­gen de la car­ta mag­na y en di­ver­sas zo­nas de su di­se­ño ins­ti­tu­cio­nal.

Lue­go de la de­rro­ta elec­to­ral en 2010, la cen­troiz­quier­da de­ci­dió po­ner el desafío de una nue­va cons­ti­tu­ción en el cen­tro de su pro­gra­ma de re­for­mas. Ello pro­fun­di­zó las di­vi­sio­nes e hi­zo más di­fí­cil abor­dar con al­tu­ra de mi­ras la ne­ce­si­dad de ha­cer­se car­go de los ver­da­de­ros di­sen­sos, al­go a lo que la histórica re­sis­ten­cia de la cen­tro­de­re­cha tam­po­co ha con­tri­bui­do. La­men­ta­ble­men­te, hoy el cam­bio cons­ti­tu­cio­nal co­rre el ries­go de con­ver­tir­se otra vez en un ca­ba­llo de ba­ta­lla elec­to­ral, lo que im­pe­di­rá abor­dar con res­pon­sa­bi­li­dad y sen­ti­do de Es­ta­do las reales di­fe­ren­cias que so­bre él exis­ten.

Así, de nue­vo es­ta­mos fren­te al mis­mo es­ce­na­rio, en un país que lle­va ya de­ma­sia­do tiem­po ali­men­tan­do en es­ta ma­te­ria los fan­tas­mas y los trau­mas del pa­sa­do. En efec­to, con­ver­tir a la Cons­ti­tu­ción en un re­cur­so pa­ra sal­dar cuen­tas con los ad­ver­sa­rios es una ma­la al­ter­na­ti­va, con­tra­pro­du­cen­te ade­más, que so­lo di­fi­cul­ta el im­pe­ra­ti­vo de ha­cer­se car­go de los desacuer­dos reales y sus­tan­ti­vos que en la ac­tua­li­dad cru­zan a los ac­to­res po­lí­ti­cos y a un sec­tor de la so­cie­dad.

Sin ir más le­jos, en el ac­tual de­ba­te so­bre el pro­yec­to de abor­to hay im­pli­ca­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les evi­den­tes, en­tre las cua­les es­tá de­ci­dir si el tex­to cons­ti­tu­cio­nal de­be se­guir am­pa­ran­do la vi­da “del que es­tá por na­cer”, o pri­vi­le­giar más bien los de­re­chos re­pro­duc­ti­vos de la mu­jer. De man­te­ner­se las co­sas co­mo es­tán, dis­cu­sio­nes de esa tras­cen­den­cia de­be­rán se­guir sien­do sal­da­das por una so­la per­so­na, el pre­si­den­te de turno de una ins­ti­tu­ción que el can­di­da­to del ofi­cia­lis­mo hoy con­si­de­ra me­jor eli­mi­nar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.