“Creo que fra­ca­sa­mos al te­ner dos can­di­da­tu­ras pre­si­den­cia­les”

Des­pués de su re­cu­pe­ra­ción tras su­frir un in­far­to al mio­car­dio, el se­na­dor PPD vuel­ve pa­ra ha­blar de sus dos preo­cu­pa­cio­nes prin­ci­pa­les: su re­elec­ción se­na­to­rial y la op­ción pre­si­den­cial de Ale­jan­dro Gui­llier. Di­ce que aún hay es­pa­cio pa­ra ins­cri­bir una c

La Tercera - - Portada -

¿Es otro La­gos We­ber el que es­ta­mos vien­do aho­ra?

No. Yo creo que es el mis­mo.

Cuan­do fue da­do de al­ta del Hos­pi­tal Van Bu­ren, el se­na­dor PPD Ri­car­do La­gos We­ber di­jo que le que­da­ba co­mo lec­ción que ha­bía que sa­car el pie del ace­le­ra­dor. El in­far­to al mio­car­dio que su­frió la ma­dru­ga­da del 20 de ju­nio, del que fue aten­di­do des­pués de lle­gar so­lo y ma­ne­jan­do ape­nas al prin­ci­pal hos­pi­tal pú­bli­co de Val­pa­raí­so, di­ce que le cam­bió la pers­pec­ti­va de la vi­da. Pe­ro no tan­to. “De ver­dad pien­so que en vez de tra­tar de ha­cer ocho o nue­ve ac­ti­vi­da­des dia­rias, ha­ré seis y las ha­ré me­jor y cui­da­ré mi sa­lud”, di­ce en la se­ma­na que in­te­rrum­pió el re­po­so de un mes que le re­co­men­da­ron los mé­di­cos, pa­ra asis­tir a la maratónica jor­na­da de vo­ta­ción del pro­yec­to de abor­to en tres cau­sa­les.

¿Có­mo se sa­ca el pie del ace­le­ra­dor?

No se sa­ca.

¿Qué es lo que más le es­tre­sa hoy?

Ya no es­toy es­tre­sa­do, ya apren­dí que no hay que es­tre­sar­se por na­da (ri­sas). Me pue­do preo­cu­par y es­toy ocu­pa­do con mi cam­pa­ña se­na­to­rial cier­ta­men­te, y es­toy ocu­pa­do y preo­cu­pa­do tam­bién de la cam­pa­ña pre­si­den­cial de nues­tro can­di­da­to, que es Ale­jan­dro Gui­llier.

En su pri­me­ra en­tre­vis­ta des­pués de su re­cu­pe­ra­ción, el se­na­dor por Val­pa­raí­so, quien de­be dispu­tar una nue­va y es­tre­cha elec­ción, aho­ra con sis­te­ma pro­por­cio­nal y pe­lean­do en to­da la re­gión, no se guar­da na­da. Pe­se a los va­rios ki­los me­nos, y un sem­blan­te más se­reno, aquí apa­re­ce el La­gos We­ber de siem­pre.

A pro­pó­si­to de lo que le preo­cu­pa. Se no­ta cier­ta desafec­ción del PPD con Ale­jan­dro Gui­llier ¿Es­tán con­ven­ci­dos de apo­yar­lo o es lo que que­dó, ca­si una obli­ga­ción?

No apo­yo a gen­te por obli­ga­ción, na­die me obli­ga a apo­yar a na­die, pe­ro yo creo que lo que es­tá dis­po­ni­ble hoy día des­de el pun­to de vis­ta del com­pro­mi­so y de las ga­nas de li­de­rar Chi­le con una pro­pues­ta y una mi­ra­da que me in­ter­pre­te de me­jor ma­ne­ra, es Ale­jan­dro Gui­llier. Des­de ese pun­to de vis­ta, yo voy a apo­yar a Ale­jan­dro Gui­llier. Lo que sí he vis­to, y creo que no soy el úni­co que ha vis­to eso, es que ha cos­ta­do to­mar rit­mo en ma­te­ria del co­man­do, de la suer­te de co­lo­car te­mas en la agen­da pú­bli­ca, de dis­cu­tir te­mas más de fon­do, ideas y no es­tar en­re­da­do en el pro­ce­so. En la Nue­va Ma­yo­ría nos he­mos vis­to en­re­da­dos en el pro­ce­so des­de ha­ce un año, con el can­di­da­to que sea. El can­di­da­to La­gos, si te­nía el apo­yo PPD, te­nía el apo­yo PS, si no se lle­ga­ba..., pro­ce­so, pro­ce­so. Aho­ra no­so­tros, veo, que el can­di­da­to Gui­llier es­tá en­re­da­do en el pro­ce­so de las fir­mas.

¿Es­te es­ce­na­rio es res­pon­sa­bi­li­dad del can­di­da­to o de los par­ti­dos?

El te­ma es que la de­ci­sión de las fir­mas fue del can­di­da­to. Si Ale­jan­dro hu­bie­se pre­fe­ri­do de­cir ‘a mí me le­van­tó el Par­ti­do Ra­di­cal, yo soy in­de­pen­dien­te, hoy día ten­go el apo­yo del PPD, ten­go el apo­yo del PS, sa­be que más, fir­mo por un par­ti­do pa­ra cum­plir un trá­mi­te. To­dos sa­ben que soy in­de­pen­dien­te y na­die me va a atri­buir que soy un mi­li­tan­te his­tó­ri­co del Par­ti­do Ra­di­cal por­que fir­mo’. Esa era mi vi­sión y creo que eso ha­bría evi­ta­do es­te te­ma de las fir­mas, y no ha­bría per­di­do le­gi­ti­mi­dad.

Él cree que ser in­de­pen­dien­te le da le­gi­ti­mi­dad fren­te a la ciu­da­da­nía. Hay quie­nes di­cen que es­con­de a los par­ti­dos, co­mo Ba­che­let en 2013. ¿No le pa­re­ce?

Son cua­dros dis­tin­tos. Si hu­bie­ra di­cho textual: ‘Fir­mé por el Par­ti­do Ra­di­cal pa­ra cum­plir con el trá­mi­te, soy in­de­pen­dien­te, to­dos lo sa­ben’ y se hu­bie­ra abo­ca­do a dis­cu­tir so­bre las ideas y las pro­pues­tas, na­die hu­bie­ra du­da­do de su in­de­pen­den­cia. Di­cho eso, ya se to­mó la de­ci­sión y hu­bo que res­pe­tar­la, y pa­ra con­se­guir esas fir­mas ha si­do un pro­ce­so mix­to, los que fir­man son ciu­da­da­nos in­de­pen­dien­tes, los que van tras las fir­mas son los par­ti­dos po­lí­ti­cos ins­cri­tos.

¿Se sien­ten mal­tra­ta­dos los par­ti­dos, los mi­li­tan­tes que sa­len a re­co­ger las fir­mas y por arri­ba el can­di­da­to re­mar­ca que es in­de­pen­dien­te y ca­si que no tie­ne que ver con los par­ti­dos?

No, pa­ra na­da. No me sien­to mal­tra­ta­do, yo soy se­na­dor, me sien­to al la­do de Ale­jan­dro Gui­llier, por lo de­más, en el Se­na­do, so­mos com­pa­ñe­ros de ban­co. Yo he es­ta­do con él en va­rias ac­ti­vi­da­des pú­bli­cas en La Li­gua, en Val­pa­raí­so, en Vi­ña. Otra co­sa es có­mo se lle­van los mi­li­tan­tes, quie­nes es­tán en el co­man­do o en el gru­po de ami­gos, por­que no se lla­ma co­man­do, se lla­ma gru­po de ami­gos. Yo creo que se re­quie­re un coor­di­na­dor siem­pre.

O sea, tie­ne que ha­ber un je­fe de cam­pa­ña.

Llá­ma­lo co­mo quie­ras, pe­ro has­ta pa­ra or­ga­ni­zar un asa­do tie­nes que te­ner a al­guien que asu­ma un li­de­raz­go y eso yo creo que se re­quie­re con cier­ta pre­mu­ra en el co­man­do.

¿Con­si­de­ra, co­mo el se­na­dor Gui­do Gi­rar­di, que Gui­llier es un cas­ti­go?

Gui­do no se va a ol­vi­dar ja­más de esa frase, por­que creo que fue muy fuer­te, ex­pli­có har­tas ve­ces lo que él que­ría de­cir, que no es que él fue­ra un cas­ti­go, sino que era de­cir­les a los par­ti­dos que no se que­jen de te­ner un in­de­pen­dien­te que tie­ne otras prio­ri­da­des y otra ma­ne­ra de ver la vi­da, por­que la fa­lla tal vez es nues­tra, que no fui­mos ca­pa­ces de ge­ne­rar un li­de­raz­go pro­pio, pe­ro no es que sea una maldición Ale­jan­dro Gui­llier. Yo creo que, al con­tra­rio, qué bueno que es­tá Ale­jan­dro Gui­llier, que es­tá dis­po­ni­ble pa­ra es­to.

¿Qué opi­na de Ale­jan­dro Gui­llier?

No lo co­noz­co mu­cho, pe­ro lo que he co­no­ci­do es que es una per­so­na bien ins­pi­ra­da, una per­so­na que no tie­ne do­ble­ces, que pro­duc­to de su pa­sa­do pue­de as­pi­rar a en­trar a una ciu­da­da­nía con una mi­ra­da dis­tin­ta y más fres­ca, que re­vuel­ve el ga­lli­ne­ro bien re­vuel­to que, en me­nor me­di­da, es lo que ocu­rre con Bea­triz Sán­chez. Nos ha­ce pre­gun­tar­nos res­pec­to de que la po­lí­ti­ca es­tá a muy mal traer, que es la ra­zón por la que le ex­pli­qué a mi vie­jo que la co­sa iba a ser di­fí­cil. Pe­ro ten­go con­fian­za en que va­mos a sa­lir ade­lan­te con él. Es un desafío pa­ra no­so­tros, por­que por pri­me­ra vez nos en­fren­ta­mos co­mo coa­li­ción, que so­mos par­te de la Con­cer­ta­ción y la Nue­va Ma­yo­ría, a lle­var un can­di­da­to in­de­pen­dien­te de es­ta na­tu­ra­le­za. Hay in­de­pen­dien­tes que han par­ti­ci­pa­do ac­ti­va­men­te en po­lí­ti­ca, pe­ro a es­ta al­tu­ra de la vi­da no sé si es un dé­fi­cit o es un be­ne­fi­cio. Pe­ro sí creo que va a te­ner que asu­mir una ma­yor con­duc­ción en es­ta ma­te­ria a me­di­da que nos acer­que­mos a la ins­crip­ción de can­di­da­tu­ras, des­pe­ja­do el te­ma de las fir­mas. A par­tir de ahí va a te­ner una mi­ra­da más cla­ra de de­mos­trar­les a los chi­le­nos que jun­to con que­rer es­te país, jun­to con pen­sar en qué quie­re pa­ra Chi­le, de­mos­trar mu­cha con­vic­ción. Pa­ra ser can­di­da­to pre­si­den­cial, lo di­go por­que uno siem­pre ha eva­lua­do si lo se­rá o no, hay que te­ner mu­cha con­vic­ción de lo que quie­res ha­cer. No que ten­ga la ra­zón, pe­ro con­vic­ción, fuer­za, de aden­tro, del es­tó­ma­go.

¿Cree que Gui­llier tie­ne esa con­vic­ción que us­ted des­cri­be?

Lo veo con ga­nas, es­tá tra­ba­jan­do to­dos los días. Lo que pa­sa es que to­da­vía no lo­gra­mos ali­near a to­das las fuer­zas de­trás de aque­llo y nos he­mos vis­to en­re­da­dos en el pro­ce­so, creo que ha si­do muy ne­ga­ti­vo.

Gi­rar­di en la mis­ma en­tre­vis­ta di­ce ‘La­gos no de­bió ha­ber­se ba­ja­do, no­so­tros lo íba­mos a apo­yar en la pri­ma­ria y hoy se­ría más que ayer’. ¿Es­tá de acuer­do con esa afir­ma­ción?

No sé si La­gos se­ría más que ayer. Sí ten­go cla­ro que en el ca­so de La­gos ha­bía dos ele­men­tos que pri­ma­ron en su re­nun­cia a se­guir en el te­ma pre­si­den­cial. Uno es que cuan­do él anun­ció en sep­tiem­bre del año pa­sa­do, en un do­cu­men­to de ocho o nue­ve pá­rra­fos, que él es­pe­ra­ba au­nar vo­lun­ta­des y si no au­na­ba vo­lun­ta­des, bueno... Y él no au­nó vo­lun­ta­des y no au­nó vo­lun­ta­des po­lí­ti­ca­men­te en su sec­tor. El Par­ti­do So­cia­lis­ta no lo res­pal­dó y ahí yo creo que tu­vo un rol im­por­tan­te la di­ri­gen­cia sa­lien­te de Isa­bel Allen­de y la di­ri­gen­cia en­tran­te de Álvaro Eli­zal­de, que creo que no lo apo­ya­ron, por las ra­zo­nes que fue­ra, no hu­bo ese apo­yo. Se­gun­do, y no car­gar­le to­da la res­pon­sa­bi­li­dad al

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.