Po­li­ti­zar la po­lí­ti­ca

La Tercera - - Portada - Por Hu­go He­rre­ra

Una ma­ne­ra plau­si­ble de ex­pli­car el que la nues­tra sea una épo­ca de au­sen­cia de diá­lo­go po­lí­ti­co, de pro­tes­ta y eli­tes arrin­co­na­das, de esa pa­ra­do­ja que es el ciu­da­dano apá­ti­co o esa otra que es el “hom­bre pú­bli­co” que te­me apa­re­cer­se en pú­bli­co, es lo que uno po­dría en­ten­der co­mo la fal­ta de un pen­sa­mien­to es­pe­cí­fi­ca­men­te po­lí­ti­co.

En cier­ta de­re­cha ten­dió a pre­do­mi­nar, por un lar­go pe­río­do, una ex­tra­ña com­bi­na­ción de mo­ral (mu­chas ve­ces, emi­nen­te­men­te se­xual) y eco­no­mía. Se sos­la­ya­ron allí no­cio­nes co­mo las de par­ti­ci­pa­ción, bien co­mún o de­li­be­ra­ción pú­bli­ca. Se res­trin­gió la ple­ni­tud hu­ma­na a la aten­ción pre­pon­de­ran­te de la ha­cien- da y el buen or­den fa­mi­liar. Se per­dió de vis­ta que la exis­ten­cia hu­ma­na se en­cuen­tra re­mi­ti­da a la vi­da jun­to a otros y que la ade­cua­da con­for­ma­ción de esa con­vi­ven­cia es una ta­rea exi­gi­ble de to­do con­glo­me­ra­do po­lí­ti­co; tam­bién, que una or­ga­ni­za­ción que no des­can­se en­fá­ti­ca­men­te en la vio­len­cia ha de ga­ran­ti­zar cier­tas con­di­cio­nes co­mu­nes de vi­da pa­ra to­dos.

En de­ter­mi­na­da iz­quier­da, de su la­do, aque­llas pa­la­bras -bien co­mún, de­li­be­ra­ción pú­bli­ca, etc.- fue­ron cre­cien­te­men­te mo­ra­li­za­das: se las cre­yó ex­pre­sio­nes de ideas im­po­lu­tas, que no de­bían en­tur­biar­se en transac­cio­nes y ne­go­cia­cio­nes, so pe­na de trai­cio­nar la esen­cia mis­ma de su con­te­ni­do. Se ol­vi­da, en­ton­ces, que en la are­na po­lí­ti­ca se tra­ta, jus­ta­men­te, no só­lo de vi­vir jun­to a los ca­ma­ra­das, sino tam­bién, y es­pe­cial­men­te, de co­exis­tir, den­tro de una mis­ma uni­dad, con los que pien­san dis­tin­to; es­to exi­ge la dis­po­si­ción a con­ven­cer, pe­ro tam­bién, cuan­do no se lo­gra la con­vic­ción del ad­ver­sa­rio, a con­tar, ne­go­ciar, tran­sar. Ne­gar es­ta par­te de la vi­da re­pu­bli­ca­na, es­te lí­mi­te de la de­li­be­ra­ción, im­por­ta aca­bar vien­do al otro co­mo al­guien cu­ya po­si­ción, por “inacep­ta­ble”, re­sul­ta pres­cin­di­ble, en de­fi­ni­ti­va, un in­de­sea­ble.

A uno y otro la­do, así, se ha ido des­po­li­ti­zan­do la po­lí­ti­ca. Si al­gu­na de­re­cha ter­mi­nó en ve­tus­to ale­ga­to do­més­ti­co y ve­né­reo, de­ter­mi­na­da iz­quier­da ame­na­za de­ve­nir la co­mi­sa­ria de la éti­ca pú­bli­ca.

Así, no hay con­sen­so bá­si­co po­si­ble. El país de unos no es ya el país de los otros y es­tán sen­ta­das las ba­ses del con­flic­to. Un con­flic­to, por cier­to, que no se re­sol­ve­rá -en la épo­ca del pa­te­tis­mo blan­do- en una re­vo­lu­ción ar­ma­da o un gol­pe. Só­lo en gri­tos, ma­les­tar e in­sul­tos por re­des so­cia­les.

Con to­do, el paso des­de el con­flic­to de ba­ja in­ten­si­dad en el que nos ha­lla­mos ha­cia una po­si­ble me­jor épo­ca pa­ra la re­pú­bli­ca de­pen­de, en una me­di­da fun­da­men­tal, de una re­po­li­ti­za­ción de la po­lí­ti­ca. Que se de­je atrás la so­la mo­ral y se en­tien­da lo es­pe­cí­fi­ca­men­te po­lí­ti­co que es­tá en jue­go, a sa­ber: la con­for­ma­ción de un país ca­paz de li­diar con sus con­flic­tos y ha­cer flo­re­cer las es­fe­ras pú­bli­ca y pri­va­da del ser hu­mano.

Se ne­ce­si­ta que emer­ja una cen­tro­de­re­cha ca­paz de en­ten­der la pu­bli­ci­dad de lo po­lí­ti­co, que la di­men­sión de par­ti­ci­pa­ción y las con­di­cio­nes so­cia­les ra­zo­na­bles pa­ra to­dos son as­pec­tos que com­pro­me­ten la ple­ni­tud hu­ma­na tan­to co­mo la es­fe­ra pri­va­da, y una iz­quier­da que de­je de con­fun­dir dog­má­ti­ca­men­te la res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca con la éti­ca del san­to.

Am­bos sec­to­res se en­cuen­tran en mo­men­tos de re­for­mas, mu­ta­cio­nes y mo­vi­mien­tos in­ter­nos, pe­ro se tien­de a di­vi­sar -uno po­dría aven­tu­rar- que esa cen­tro­de­re­cha po­lí­ti­ca es­tá cua­jan­do de ma­ne­ra más ní­ti­da que su con­tra­par­te, la cual, por aho­ra, se aden­tra en las honduras pre­crí­ti­cas de quie­nes se pien­san ca­pa­ces de -sea so­los, sea en asam­blea- ver el bien y el mal en su pu­re­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.