La úl­ti­ma gran vi­si­ta: Ba­rack Oba­ma

La Tercera - - Portada - V. Ri­ve­ra

ros co­mo si­mi­lar al Pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, y en su mo­men­to a su pre­de­ce­sor, Ba­rack Oba­ma

que vi­si­tó Chi­le en mar­zo de 2011.

Aun­que el coor­di­na­dor del Es­ta­do pa­ra la vi­si­ta del Pa­pa Fran­cis­co a nues­tro país, Be­ni­to Ba­ran­da, pre­fi­rió no en­trar en de­ta­lles so­bre la se­gu­ri­dad del Su­mo Pon­tí­fi­ce, sos­tu­vo que “es muy im­por­tan­te pre­pa­rar con an­ti­ci­pa­ción la vi­si­ta y or­ga­ni­zar la coor­di­na­ción de la se­gu­ri­dad con las dis­tin­tas en­ti­da­des po­li­cia­les a car­go”.

En tan­to, pa­ra el ex­per­to en se­gu­ri­dad y di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Fun­da­ción Ciu­da­dano Se­gu­ro, Da­vid Ro­sowsky, “la cáp­su­la de se­gu­ri­dad tie­ne que ser bas­tan­te im­por­tan­te en su tras­la­do, pues­to que él no an­da de ma­ne­ra rá­pi­da co­mo las ca­ra­va­nas de los pre­si­den­tes. Es un or­den dis­tin­to que re­quie­re mu­cha más pro­tec­ción te­rres­tre y aé­rea”.

Los efec­ti­vos nor­te­ame­ri­ca­nos tra­ba­ja­rán has­ta la ter­ce­ra se­ma­na de agos­to con el Go­pe de Ca­ra­bi­ne­ros, don­de se pre­ten­den in­ter­cam­biar dis­tin­tas ha­bi­li­da­des po­li­cia­les en ma­te­ria de pro­tec­ción.b

(ver no­ta se­cun­da­ria),

El 21 de mar­zo de 2011 lle­gó a Chi­le el en­ton­ces Pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Ba­rack Oba­ma, quien arri­bó a Santiago a bor­do del Air For­ce One, pa­ra ini­ciar una vi­si­ta ofi­cial a nues­tro país, don­de se reunió con el Pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra y los ex man­da­ta­rios Pa­tri­cio Ayl­win, Eduar­do Frei y Ri­car­do La­gos.

Fue la úl­ti­ma gran vi­si­ta que re­ci­bió Chi­le y que obli­gó un des­pla­za­mien­to ma­yor de las po­li­cías y las la­bo­res de in­te­li­gen­cia. En su es­ta­día, Oba­ma no se vio en­fren­ta­do a nin­gu­na ame­na­za que lo pu­sie­ra en ries­go, pues­to que no só­lo se al­can­zó un es­tán­dar ma­yor de pre­ven­ción a ni­vel na­cio­nal, sino que tam­bién el equi­po del Ser­vi­cio Se­cre­to nor­te­ame­ri­cano hi­zo lo su­yo.

Una de las ac­ti­vi­da­des del ex pre­si­den­te fue asis­tir a la em­ba­ja­da de Es­ta­dos Uni­dos. Pa­ra eso con­ta­ba con un con­tin­gen­te de ca­si 10 au­tos pa­ra es­col­tar­lo des­de el Ho­tel She­ra­ton has­ta su pun­to de des­tino. To­do es­ta­ba pre­pa­ra­do. La co­mi­ti­va sa­lió, pe­ro sin el ver­da­de­ro Ba­rack Oba­ma, lo que los ca­ra­bi­ne­ros a car­go de su se­gu­ri­dad su­pie­ron só­lo un mi­nu­to des­pués de que la ca­ra­va­na em­pren­dió el via­je.

Quie­nes es­tu­vie­ron en ese ope­ra­ti­vo re­cuer­dan que un agen­te del Ser­vi­cio Se­cre­to se acer­có a los po­li­cías y les di­jo: “el pre­si­den­te sa­lió, pe­ro no en la ca­ra­va­na. Va allí”. La sor­pre­sa era to­tal.

Otra si­tua­ción que re­qui­rió un im­por­tan­te des­plie­gue fue la vi­si­ta de los pre­si­den­tes de la Apec en 2004. Ahí, el ex man­da­ta­rio de EE.UU. Geor­ge Bush tu­vo que in­ter­ve­nir tras un im­pas­se en­tre su se­gu­ri­dad y la po­li­cía chi­le­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.