Un ba­rris­ta in­fil­tra­do en La Mo­ne­da

En­fren­tó su­ma­rios por ha­cer ges­tio­nes a fa­vor de hin­chas de “Los de Aba­jo”, de la U. de Chi­le, y uti­li­zar su cre­den­cial de go­bierno pa­ra en­trar al es­ta­dio. Sub­se­cre­ta­rio Mah­mud Aleuy or­de­nó su des­ti­tu­ción, pe­ro el mi­nis­tro Ma­rio Fer­nán­dez re­ba­jó el cas­tig

La Tercera - - Portada - Por

Pa­blo Mo­ra­les Ro­jas (46) ca­mi­na im­pa­cien­te por el hall de ac­ce­so de la In­ten­den­cia Me­tro­po­li­ta­na mien­tras ha­bla por ce­lu­lar. Ese día no lle­gó a tra­ba­jar a su ofi­ci­na ubi­ca­da a po­cos me­tros, en la Sub­se­cre­ta­ría del In­te­rior. Su tra­je ne­gro, ca­mi­sa blan­ca y cor­ba­ta os­cu­ra le per­mi­ten sor­tear sin in­con­ve­nien­tes los con­tro­les de se­gu­ri­dad y pa­sar des­aper­ci­bi­do fren­te a las cá­ma­ras de te­le­vi­sión que a esa ho­ra se en­cuen­tran en el lu­gar es­pe­ran­do co­no­cer las me­di­das de se­gu­ri­dad pa­ra el su­per­clá­si­co en­tre la Uni­ver­si­dad de Chi­le y Co­lo Co­lo.

Lo acom­pa­ña un hom­bre que vis­te la ca­mi­se­ta de la U. Se tra­ta del “Lo­co John”, Os­val­do Fi­gue­roa Urru­tia, un re­co­no­ci­do miem­bro de “Los de Aba­jo” y del gru­po “Ro­mán­ti­cos Via­je­ros”, que en 2004 fue vin­cu­la­do al ata­que con­tra el vehícu­lo de Ar­nal­do Es­pí­no­la, ex de­fen­sor pa­ra­gua­yo agre­di­do tras la eli­mi­na­ción del equi­po del tor­neo lo­cal. Por ca­si tres ho­ras, Mo­ra­les y Fi­gue­roa es­pe­ra­ron pa­ra in­ter­cep­tar a uno de los in­te­gran­tes del Pro­gra­ma Es­ta­dio Se­gu­ro.

¿Qué bus­ca­ban? Pre­sio­nar pa­ra que se au­to­ri­za­ra el in­gre­so de bom­bos al es­ta­dio, ob­je­to que el go­bierno ha­bía res­trin­gi­do por me­di­das de se­gu­ri­dad. “Él que­ría in­fluir en el per­mi­so de la in­ten­den­cia. Es­tu­vo ha­cien­do guar­dia du­ran­te to­da la reu­nión, se­gún cons­ta­ta un vi­deo en el ac­ce­so”, re­la­tó Die­go Sa­zo, ase­sor del ga­bi­ne­te de la Sub­se­cre­ta­ría del In­te­rior, du­ran­te una in­ves­ti­ga­ción ad­mi­nis­tra­ti­va abier­ta con­tra Mo­ra­les por fal­tas a la pro­bi­dad ad­mi­nis­tra­ti­va.

El in­ci­den­te re­gis­tra­do en mar­zo de 2015 es só­lo una de las va­rias po­lé­mi­cas que re­gis­tra es­te fun­cio­na­rio pú­bli­co y ague­rri­do ba­rris­ta de la Uni­ver­si­dad de Chi­le. Mi­li­tan­te del PPD e his­tó­ri­co di­ri­gen­te sin­di­cal de la Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Aso­cia­cio­nes de Fun­cio­na­rios de los Ser­vi­cios del Mi­nis­te­rio del In­te­rior, Pa­blo Mo­ra­les in­gre­só a la sub­se­cre­ta­ría el 2006 y des­de esa fe­cha tra­ba­ja en el De­par­ta­men­to de Re­mu­ne­ra­cio­nes.

Su nom­bre se ha con­ver­ti­do en un do­lor de ca­be­za pa­ra In­te­rior. En abril de 2017 se le apli­có una me­di­da dis­ci­pli­na­ria que con­sis­tió en la sus­pen­sión de su car­go por tres me­ses, lue­go de que en 2015 y 2016 en­fren­ta­ra su­ma­rios ad­mi­nis­tra­ti­vos por “rea­li­zar ges­tio­nes a fa­vor de ba­rris­tas del equi­po de fút­bol Uni­ver­si­dad de Chi­le”. Ade­más, fue in­da­ga­do por el mal uso de la cre­den­cial del Mi­nis­te­rio del In­te­rior pa­ra en­trar a los es­ta­dios, y en otra oca­sión, por in­ten­tar in­fluir en Ca­ra­bi­ne­ros -in­vo­can­do su lu­gar de tra­ba­jo en el go­bier­no­pa­ra evi­tar el arres­to de su hi­jo, lue­go que és­te tra­ta­ra de in­gre­sar a un par­ti­do con la cé­du­la de iden­ti­dad de un ter­ce­ro.

Co­mo vi­ce­pre­si­den­te del gru­po “Ro­mán­ti­cos Via­je­ros”, en sep­tiem­bre de 2015 re­co­no­ció ha­ber con­vo­ca­do “a mar­chas con­tra el Plan Es­ta­dio Se­gu­ro y con­tra el fút­bol de mer­ca­do (...), por­que es un plan im­ple­men­ta­do a es­pal­das de la gen­te y quie­nes lo im­ple­men­ta­ron no sa­ben na­da de fút­bol”. Así lo de­cla­ró en la cau­sa ad­mi­nis­tra­ti­va.

Pa­ra los equi­pos a car­go de la se­gu­ri­dad de los es­ta­dios, Pa­blo Mo­ra­les no es un des­co­no­ci­do. Y así lo hi­zo sa­ber el di­rec­ti­vo de la Uni­ver­si­dad de Chi­le Eduar­do Ála­mos,

SI­GUE EN PÁG. 26

La ba­rra de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, el pa­sa­do 20 de ma­yo, cuan­do el equi­po sa­lió cam­peón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.