DALCIO GIOVAGNOLI

La Tercera - - Portada -

TE­MU­CO

Un po­co más al sur, en Cu­ri­có, es­tá Luis Marcoleta. El ex­pe­ri­men­ta­do DT “se preo­cu­pa más de la per­so­na que de otras co­sas”, ex­pre­sa Nel­son Re­bo­lle­do, de­fen­sor cu­ri­cano, “lo que le da un va­lor agre­ga­do. Es­tá ac­tua­li­za­do con la tec­no­lo­gía y to­do eso, pe­ro lo que más le preo­cu­pa es que sus ju­ga­do­res es­tén bien en to­do sen­ti­do”. El es­tra­te­ga es re­co­no­ci­do por su cris­tia­nis­mo, aun­que in­ter­na­men­te “só­lo usa ese re­cur­so co­mo mo­ti­va­ción. Es muy re­li­gio­so, pe­ro no nos im­po­ne sus creen­cias”, agre­ga el ex U. de Chi­le.

El ma­nual de Cé­sar Vi­ge­va­ni en Hua­chi­pa­to, en tan­to, tam­bién in­clu­ye una es­pe­cial de­di­ca­ción al es­tu- dio del ri­val y, pe­se a lle­var po­co tiem­po en el cub, des­ta­can su adap­ta­ción: “Con los ju­ga­do­res man­tie­ne una re­la­ción cor­dial. No sé si de amis­tad, pe­ro no se res­ta. Des­pués de la pre­tem­po­ra­da, por ejem­plo, hu­bo un asa­do y es­tu­vo, ani­ma­da­men­te”, re­ve­lan en la usi­na.

Fran­cis­co Bo­zán, DT de la U. de Con­cep­ción es, ade­más, si­có­lo­go, pro­fe­sión de la que no pue­de des­li­gar­se. Sus pu­pi­los sos­tie­nen que ape­la a la emo­ti­vi­dad y el amor pro­pio. “Es di­fí­cil se­pa­rar­se de la pro­fe­sión. To­mo to­do de la si­co­lo­gía, que en­se­ña a per­ci­bir. Así, al fut­bo­lis­ta pue­do ana­li­zar­lo y en­ten­der su com­por­ta­mien­to”, des­cri­bió el pro­pio Bo­zán a es­te me­dio ha­ce un tiem­po.

En tan­to, a Dalcio Giovagnoli, téc­ni­co de Te­mu­co, lo describen co­mo un ti­po de po­cas pa­la­bras. In­tro­ver­ti­do, pe­ro efec­ti­vo. Los que lo co­no­cen des­ta­can eso co­mo una vir­tud. Cuan­do ha­bla, con­ci­ta la aten­ción de to­dos.

En­tre los equi­pos de ma­yor con­vo­ca­to­ria, mien­tras, tam­bién hay per­so­na­li­da­des di­ver­sas. Pa­blo Gue­de, en Co­lo Co­lo, no es­con­de su his­trio­nis­mo y diá­lo­go cons­tan­te. Se in­vo­lu­cra en la di­ná­mi­ca del ca­ma­rín, aun­que res­pe­ta los es­pa­cios, ex­pre­san en Pe­dre­ros.

Gui­ller­mo Ho­yos, en tan­to, es ca­si un pa­dre. Afec­tuo­so. De piel, se­gún quie­nes lo co­no­cen. Su me­ta es ha­cer del plan­tel una fa­mi­lia. Y lo ha lo­gra­do, co­mo han des­ta­co uno tras otro los ju­ga­do­res azu­les. Es tam­bién re­li­gio­so y en­tre­ga su men­sa­je en ca­si to­das las si­tua­cio­nes.

Ma­rio Salas, fi­nal­men­te, pre­fie­re la dis­tan­cia. “Ha me­jo­ra­do mu­cho en la re­la­ción con el plan­tel”, di­cen en Las Con­des. Su víncu­lo con el ca­ma­rín flu­ye más que an­tes, aun­que “tam­po­co es ami­go de los ju­ga­do­res”, agre­gan en San Car­los.

El Tran­si­ción es­tá a la vuel­ta de la es­qui­na y ca­da DT jue­ga sus car­tas. To­dos con un ob­je­ti­vo co­mún, aun­que ca­da cual desa­rro­llan­do su mé­to­do. Ca­da uno con su li­bri­to.b

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.