El guar­dián de la má­qui­na Vidal

Juan Ra­mí­rez es el pre­pa­ra­dor fí­si­co par­ti­cu­lar del Rey Ar­tu­ro. Se fue a vi­vir a Ale­ma­nia pa­ra tra­ba­jar con él to­dos los días. Des­de la co­mi­da has­ta una exi­gen­te ru­ti­na de ejer­ci­cios de lu­nes a do­min­go, el pro­fe­sio­nal con­tro­la to­do los mo­vi­mien­tos del vol

La Tercera - - Portada - Por Cris­tian Ba­rre­ra M.

Juan Ra­mí­rez es­tá de paso en Chi­le. Mien­tras Ar­tu­ro Vidal dis­fru­ta de sus va­ca­cio­nes, él apro­ve­cha de es­tar jun­to a su fa­mi­lia y de tra­ba­jar de for­ma par­ti­cu­lar con va­rios fut­bo­lis­tas del me­dio lo­cal, a los que pre­fie­re man­te­ner en re­ser­va. Ha­ce un año que el pre­pa­ra­dor fí­si­co es el en­tre­na­dor per­so­nal del Rey, una puer­ta que se le abrió de pron­to y que no dudó en cru­zar, pe­se al cos­to que eso sig­ni­fi­ca­ba: ir­se a vi­vir a Ale­ma­nia y ale­jar­se de la fa­mi­lia por un lar­go tiem­po. Sin em­bar­go, fue por ellos mis­mos por los que to­mó la de­ci­sión de par­tir. No se arre­pien­te. Al con­tra­rio. Su la­bor le per­mi­te es­tar jun­to a uno de los me­jo­res de­por­tis­tas na­cio­na­les de to­dos los tiem­pos y eso au­men­ta su pres­ti­gio, el que ya sa­bo­reó en gran­de al ga­nar la estrella 30 co­mo PF del Co­lo Co­lo de Héc­tor Ta­pia y Mi­guel Rif­fo, en 2014.

“Son mu­chos años los que nos co­no­ce­mos con Ar­tu­ro. Me en­con­tra­ba sin tra­ba­jo, des­pués de mi eta­pa en Co­lo Co­lo y de un bre­ve paso por Unión La Ca­le­ra, y me pa­re­ció muy atrac­ti­va su pro­pues­ta. Ade­más, veía muy di­fí­cil in­cor­po­rar­me al fút­bol pro­fe­sio­nal por un tiem­po, así que to­mé la de­ci­sión de via­jar con él. De­jé a mi hi­jo y mi se­ño­ra acá. Es di­fí­cil, pe­ro así es la ac­ti­vi­dad. Es lo que ge­ne­ra el fút­bol. Se asu­men los cos­tos fren­te a otros be­ne­fi­cios”, re­fle­xio­na el pro­fe­sio­nal, en con­ver­sa­ción con La Ter­ce­ra.

Ra­mí­rez re­ve­la los se­cre­tos de la exi­gen­te ru­ti­na que tie­ne al vo­lan­te del Ba­yern Mú­nich en la éli­te del ba­lom­pié mun­dial y con­ver­ti­do en uno de los má­xi­mos ído­los y re­fe­ren­tes de la Se­lec­ción. El ob­je­ti­vo de es­te en­tre­na­mien­to no es otro que te­ner al 8 de la Ro­ja co­mo una ver­da­de­ra má­qui­na, es de­cir, pre­pa­ra­do pa­ra ren­dir al má­xi­mo ni­vel to­do el tiem­po. No se tra­ta só­lo de ejer­ci­cios, sino que tam­bién de una bue­na y sa­na ali­men­ta­ción.

“Le es­toy ayu­dan­do con to­do lo que ten­ga que ver con su pre­pa­ra­ción atlética. Nos dio bas­tan­tes re­sul­ta­dos. El ob­je­ti­vo de es­to siem­pre fue que él es­tu­vie­ra de la me­jor ma­ne­ra pre­pa­ra­do fí­si­ca­men­te. Si bien es só­lo un te­ma es­truc­tu­ral des­de el pun­to de vis­ta fí­si­co, Ar­tu­ro es un mu­cha­cho que ya tie­ne sus cua­li­da­des bas­tan­te bien desa­rro­lla­das”, di­ce.

El tra­ba­jo de Ra­mí­rez es un com­ple­men­to de las prác­ti­cas que Vidal rea­li­za día a día en el po­de­ro­so con­jun­to ale­mán, ba­jo las ór­de­nes del téc­ni­co Car­lo An­ce­lot­ti. Es ahí, des­pués de aque­llas se­sio­nes, cuan­do en­tra en ac­ción el PF. “Ge­ne­ral­men­te, lo que te­ne­mos es una pau­ta de tra­ba­jo pre­ven­ti­vo. Es­to con­sis­te en ejer­ci­cios de ines­ta­bi­li­dad. Uti­li­za­mos su­per­fi­cies ines­ta­bles pa­ra for­ta­le­cer las ar­ti­cu­la­cio­nes im­pli­ca­das en la prác­ti­ca del fút­bol, es de­cir, to­bi­llo, ro­di­lla, ca­de­ra, etc. Es­to va com­ple­men­ta­do a tra­ba­jo de fuer­za fun­cio­nal, lo que im­pli­ca la fuer­za apli­ca­da al de­por­te que él rea­li­za”, se­ña­la.

Es­ta se­rie de ac­ti­vi­da­des du­ran en­tre una y una ho­ra y me­dia. El des­can­so tam­bién es pri­mor­dial pa­ra un fut­bo­lis­ta que com­pi­te al ni­vel que lo ha­ce Vidal.

Y así co­mo la sies­ta es una par­te im­por­tan­te de la ru­ti­na dia­ria del Rey, lo es asi­mis­mo una bue-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.