La Ve­ga: la ho­ra de los mons­truos

La Tercera - - Portada - Por Al­va­ro Bi­sa­ma

Hans y Pía es­tán en la vein­te­na. Nun­ca han tra­ba­ja­do. Sus pa­dres los man­tie­nen a ellos y a los tres hi­jos que tie­nen. La ma­dre de él lla­mó a TVN pa­ra que par­ti­ci­pa­ra en La Ve­ga (do­min­gos a las 22:30) y ver si po­dían apren­der a cam­biar su ac­ti­tud par­ti­ci­pan­do en el pro­gra­ma. La Ve­ga es­tá en su se­gun­da tem­po­ra­da; la idea es la mis­ma que en la pri­me­ra, que los con­cur­san­tes apren­dan por me­dio de un tra­ba­jo real qué sig­ni­fi­ca asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des adul­tas. Con Hans y Pía no fun­cio­na: to­do es un desas­tre tan in­có­mo­do co­mo ver­go­zo­so.

Nin­guno de los dos ha­ce na­da; am­bos des­pre­cian a quie­nes los ro­dean, ha­blan de ir­se de juer­ga y gas­tar­se el di­ne­ro del show en “pro­mos” de pis­co o whisky. Leo Ca­pri­le y los pa­dri­nos/ca­pa­ta­ces del pro­gra­ma es­tán en shock. Ella es­ta­lla en his­te­ria una y otra vez; él aco­sa mu­je­res en la ca­lle pi­dién­do­les el te­lé­fono. Hans lle­va el pe­lo ru­bio te­ñi­do y pa­ra­do. Pía se cree Snoo­kie. Los com­por­ta­mien­tos de am­bos son per­tur­ba­do­res: en un mo­men­to pa­re­ce que él no sa­be su­mar y tie­ne un ata­que ner­vio­so cuan­do ve sus pro­pias ma­nos su­cias. Ella di­ce que nun­ca ha co­mi­do po­ro­tos. “Yo no na­cí pa­ra tra­ba­jar”, di­ce él en un mo­men­to. Nin­guno de los dos sa­be co­ci­nar. De he­cho, hay un mo­men­to en que él mi­ra un pa­que­te de arroz y no es ca­paz de en­ten­der las ins­truc­cio­nes. To­do es es­pan­to­so y ra­ro al pun­to de que cuan­do lle­ga el mo­men­to de la eva­lua­ción fi­nal Hans di­ce que con los dos­cien­tos mil pe­sos que ganaron en el reality no le al­can­za ni pa­ra ir a la pe­lu­que­ría; y uno se pre­gun­ta qué sen­ti­do tie­ne es­to, si en­tra­ña al­gu­na cla­se de lec­ción, si pue­den lle­gar a ser al­go más que la re­pre­sen­ta­ción de su pro­pio egoís­mo, pe­re­za o va­cío.

No lo ten­go cla­ro. Hans y Pía pa­re­cen da­ña­dos, que­ma­dos, hay al­go que no fun­cio­na en sus ca­be­zas. En los mo­men­tos de ma­yor ten­sión él se ríe de mo­do com­pul­si­vo y ella se po­ne a llo­rar. A ve­ces, ella tam­bién vo­mi­ta. Tra­ba­jar le pro­vo­ca vó­mi­tos. En nin­guno de los dos hay piz­ca al­gu­na de en­can­to o com­pa­sión por otras per­so­nas que no sean ellos mis­mos. To­das las res­pues­tas que dan son ex­tra­ñas e in­ve­ro­sí­mi­les. Ca­re­cen de ló­gi­ca, es­tán he­chas de pa­la­bras hue­cas, co­mo si den­tro su­yo to­do es­tu­vie­se tan de­for­ma­do que re­sul­ta im­po­si­ble pen­sar si al­gu­na vez ha­bía exis­ti­do al­gu­na cla­se de cla­ri­dad men­tal.

No sé qué gra­cia tie­ne ver es­to más allá de que exis­ta un dra­ma en la tras­tien­da que ape­nas aso­ma; lo que ve­mos pue­de leer­se co­mo una pe­lea ge­ne­ra­cio­nal, un con­flic­to que se des­lin­da a par­tir del mo­do en que los per­so­na­jes se re­fie­ren a sí mis­mos y a sus pa­dres, a quie­nes res­pon­sa­bi­li­za­ban de los rum­bos que han to­ma­do sus vi­da. Man­te­ni­dos por sus pro­ge­ni­to­res, Hans y Pía ca­re­cen de cual­quier com­pro­mi­so con na­da que no sea su pro­pio pla­cer. El mun­do es­tá en deu­da con ellos, son víc­ti­mas por el so­lo he­cho de exis­tir pues son pro­duc­to del de­seo y la res­pon­sa­bi­li­dad de los otros, de esos pa­dres que de­bían por fuer­za ha­cer­se car­go de ellos.

Pe­ro lo que ve­mos en pantalla ex­ce­de cual­quier ex­pli­ca­ción. “Me veo or­di­na­rio; me pa­rez­co a los guar­dias de La Ve­ga”, di­ce él mi­ran­do la cá­ma­ra en un mo­men­to. “No me abra­ces, de ver­dad. Es­tay pa­sa­do a car­ne”, di­rá ella des­pués. Po­cas ve­ces un reality ha­bía mos­tra­do a per­so­na­jes tan des­agra­da­bles y a la vez tan in­quie­tan­tes en su de­for­mi­dad mo­ral. No hay lec­ción acá y uno se pre­gun­ta qué sen­ti­do tie­ne to­do es­te re­la­to. Na­da es di­ver­ti­do, so­lo hay es­pan­to y asom­bro. So­bre el fi­nal, se re­ve­la­rá que la ma­dre de él ha de­ci­di­do no man­te­ner­los más. El pro­gra­ma los mos­tra­rá un mes des­pués. Nos en­te­ra­mos que han cho­ca­do su au­to y que han gas­ta­do el po­co di­ne­ro que ganaron. Am­bos ríen. Na­da pa­re­ce to­car­los. La vi­da si­gue sien­do una “pro­mo”. Ella di­rá en un ma­ti­nal al día si­guien­te que nun­ca le ha cam­bia­do los pa­ña­les a sus hi­jos, que otros lo ha­cen por ella. El con­ta­rá que aho­ra tie­ne al­go pa­re­ci­do a un tra­ba­jo: es ex­tra en al­gún pro­gra­ma te­le­vi­si­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.