“Es­te tra­ba­jo no de­bie­ra te­ner que ver con el go­bierno de turno”

El eje­cu­ti­vo ana­li­za el es­ce­na­rio del ca­nal, el pro­yec­to de ca­pi­ta­li­za­ción y el car­go tras la elec­ción pre­si­den­cial. Ade­más, re­pa­sa la sa­li­da de Mó­ni­ca Pé­rez.

La Tercera - - Portada -

Cuan­do se le pre­gun­ta a Jai­me de Agui­rre si es­te es­ce­na­rio, al man­do de un TVN que lle­va tres años en cri­sis de au­dien­cia y des­ca­la­bro eco­nó­mi­co, es el más di­fí­cil de su ca­rre­ra te­le­vi­si­va, el eje­cu­ti­vo son­ríe. Sen­ta­do en su ofi­ci­na co­mo di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la se­ñal na­cio­nal, co­mien­za a enu­me­rar: “A mí siem­pre me han to­ca­do pe­gas di­fí­ci­les en los ca­na­les: cuan­do lle­gué a TVN el 91 no ha­bía na­da, hu­bo que ha­cer­lo to­do. Cuan­do lle­gué a CHV el año 2002, tu­ve que com­pe­tir por sa­lir del úl­ti­mo lu­gar y lle­ga­mos al pri­me­ro. Es­to es un desafío com­ple­jo, de otras épo­cas, pe­ro es­toy muy en­tu­sias­ma­do. Me pa­re­ce que es­to es una cau­sa no­ble”. De Agui­rre no enu­me­ra lo que pa­só fue­ra de pan­ta­llas y sets de TV: su du­ra sa­li­da de Chi­le­vi­sión, cuan­do tu­vo que ir a de­cla­rar a la fis­ca­lía por fac­tu­ras que hi­zo en 2010 pa­ra cua­tro em­pre­sas a pe­ti­ción de Ban­card. So­bre­vi­vió: vol­vió a la ci­ma co­mo di­rec­tor de pro­gra­ma­ción de Ca­nal 13. Y lue­go fue des­pe­di­do a los cin­co me­ses. Una vez más, so­bre­vi­vió: des­de di­ciem­bre pa­sa­do es el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de TVN, ca­nal que el pri­mer tri­mes­tre re­por­tó pér­di­das de $3.604 mi­llo­nes, más que el mis­mo pe­rio­do del año an­te­rior. Au­men­tó la pu­bli­ci­dad en TVN, me­jo­ró en al­go el ra­ting, pe­ro los cos­tos tam­bién subie­ron.

Y, co­mo las aguas nun­ca pa­re­cen es­tar en paz en la se­ñal pú­bli­ca en los úl­ti­mos años, aca­ba de te­ner que li­diar con la re­nun­cia de Mó­ni­ca Pé­rez, ros­tro in­sig­ne de las noticias, des­pués de que des­de su mis­mo de­par­ta­men­to de pren­sa sur­gie­ron crí­ti­cas pú­bli­cas a su sueldo de corresponsal mien­tras se ra­di­ca un año en el ex­tran­je­ro. Se cues­tio­nó, una vez más, la ges­tión al man­do y el gas­to.

Des­de el área de pren­sa se cri­ti­có una “cul­tu­ra de ros­tros” de TVN, por el ca­so de Mó­ni­ca Pé­rez.

Es un he­cho muy des­afor­tu­na­do lo que se pro­du­jo, es­tá lleno de ma­len­ten­di­dos, cuan­do era tan fá­cil ha­ber ha­bla­do con pre­gun­tas cla­ras. Pe­ro bueno, las co­sas son co­mo son, yo ten­go un al­tí­si­mo con­cep­to de la Mó­ni­ca Pé­rez, co­mo per­so­na y pro­fe­sio­nal, y es una lás­ti­ma que ha­ya ter­mi­na­do re- nun­cian­do. Pe­ro es­tas co­sas hay que sa­ber su­pe­rar­las, me en­can­ta­ría con­tri­buir a cam­biar la cul­tu­ra del chis­mo­rreo y de las noticias sin fuen­tes cla­ras ni res­pon­sa­bles, co­mo su­ce­dió en es­te ca­so. Las de­ci­sio­nes que to­ma­mos es­tán to­das en­fo­ca­das en ha­cer lo me­jor pa­ra el ca­nal. Yo creo que sí era una bue­na de­ci­sión tra­tar de re­te­ner a la Mó­ni­ca, y ob­te­ner de ella re­por­ta­jes y no­tas del ex­tran­je­ro. Pe­ro no me pa­re­ce se­guir ventilando co­sas por los dia­rios.

Más allá de ese ca­so in­di­vi­dual, es­tá la du­da si TVN es­tá en ca­li­dad de com­pe­tir de igual a igual con pri­va­dos sien­do TV pú­bli­ca.

Con­cep­tual­men­te sí, por­que te­ne­mos una ley que nos com­pa­ra con la TV pri­va­da, no con las em­pre­sas pú­bli­cas. Se nos ha si­tua­do de ma­ne­ra muy ex­plí­ci­ta en la com­pe­ten­cia de la te­le­vi­sión abier­ta. Pe­ro no te­ne­mos la po­si­bi­li­dad de ir a to­das las si­tua­cio­nes com­pe­ti­ti­vas. Es­ta­mos en una si­tua­ción di­fi­cil eco­nó­mi­ca, es­ta­mos en un pro­ce­so de le­gis­lar acer­ca de TVN, so­bre el cual soy muy op­ti­mis­ta, pe­ro es evi­den­te que no es­ta­mos en las mis­mas con­di­cio­nes. Eso no sig­ni­fi­ca que no po­da­mos ha­cer na­da, por­que eso qué se­ría, ¿echar­le lla­ve al ca­nal?

Di­ce es­tar op­ti­mis­ta fren­te al pro­yec­to de ca­pi­ta­li­za­ción que es­tá en el Con­gre­so. ¿En qué va?

Es­tá en la co­mi­sión de Ha­cien­da en el Se­na­do. Yo soy op­ti­mis­ta en el sen­ti­do que creo que los par­la­men­ta­rios, tan­to se­na­do­res co­mo dipu­tados, han en­ten­di­do la ur­gen­cia de es­te men­sa­je, por lo tan­to van a ac­tuar en con­se­cuen­cia. Eso es­pe­ro.

¿Ve po­si­bi­li­da­des de que sal­ga an­tes de fin de año?

Es­pe­ro que sí. Eso nos per­mi­te en­fren­tar el fu­tu­ro con mu­cha más igual­dad de con­di­cio­nes con la com­pe­ten­cia. Es bueno sa­ber que to­dos los ca­na­les, sus due­ños, han he­cho una in­yec­ción de ca­pi­tal. En al­gu­nos ca­sos ex­ce­si­vos, en otros no, eso ya es te­ma de ellos; pe­ro nues­tro due­ño só­lo ha re­ci­bi­do di­vi­den­dos de par­te de TVN, no nos ha pues­to ni un so­lo pe­so en los úl­ti­mos 27 años.

Si la ca­pi­ta­li­za­ción no sa­le an­tes de fin de año, ¿el ca­nal pue­de que­brar?

Bueno, así di­ce la ley. No creo que ocu­rra, pe­ro va a ser muy di­fí­cil que el ca­nal ten­ga la ca­pa­ci­dad de rá­pi­da­men­te po­ner­se a tono con la com­pe­ten­cia que hay en la in­dus­tria.

¿Se en­tien­de en las con­ver­sa­cio­nes con el Con­gre­so la ne­ce­si­dad de un ca­nal pú­bli­co?

En las con­ver­sa­cio­nes que he te­ni­do, sí. Se en­tien­de la ne­ce­si­dad de una se­ñal pú­bli­ca en un país pe­que­ño, don­de só­lo per­so­nas con mu­cho di­ne­ro o com­pa­ñías ex­tran­je­ras pue­den ac­ce­der a la com­pra de un ca­nal. Te­ner un ca­nal pú­bli­co fi­ja cier­tos es­tán­da­res. Ga­ran­ti­za que sec­to­res que no tie­nen ni un ac­ce­so a la TV, pue­dan te­ner sus pen­sa­mien­tos y te­mas en la pantalla abier­ta. Aun­que se ha­ble de que se ha achi­ca­do, que en par­te es cier­to, la te­le­vi­sión si­gue sien­do la rei­na de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

¿No ha per­di­do in­fluen­cia, en com­pa­ra­ción a diez años atrás?

Pro­ba­ble­men­te al­go, la gran no­ve­dad han si­do las re­des so­cia­les. Eso ha per­mi­ti­do que la gen­te ten­ga una op­ción adi­cio­nal a es­te me­dio ma­si­vo. Pe­ro la TV si­gue sien­do el más im­por­tan­te de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción au­dio­vi­sua­les.

Pre­fie­re abo­gar en­ton­ces por la ca­pi­ta­li­za­ción, an­tes de pen­sar en una ley que fi­nan­cie cons­tan­te­men­te a TVN.

Ab­so­lu­ta­men­te. Yo creo que el apor­te que ha he­cho TVN en los úl­ti­mo 27 años es a una te­le­vi­sión bue­na, y en su ca­pa­ci­dad de ser au­tó­no­ma. Es­te país ya vi­vió la ex­pe­rien­cia de un ca­nal “de go­bierno”, el fi­nan­cia­do por el go­bierno y es­tan­do a las ór­de­nes de las po­lí­ti­cas de co­mu­ni­ca­ción del go­bierno de turno y eso es un desas­tre. Los ca­na­les y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en ge­ne­ral ba­san su cre­di­bi­li­dad en su au­to­no­mía.

TVN va a re­ci­bir $8 mil 600 mi­llo­nes en de­vo­lu­ción de im­pues­tos, por el pa­go pro­vi­sio­nal de uti­li­da­des ab­sor­bi­das. Es­to se lo­gró tras dos in­ten­tos in­fruc­tuo­sos: ¿hu­bo pre­sión del go­bierno o de us­te­des por re­fi­nan­ciar el ca­nal así?

No hay nin­gu­na pre­sión, sino un pro­ce­so nor­mal, le­gí­ti­mo, muy uti­li­za­do por to­das las em­pre­sas, lo hi­cie­ron tam­bién ca­na­les de la com­pe­ten­cia. Es na­tu­ral que el Ser­vi­cio de Im­pues­tos In­ter­nos im­pug­ne la pri­me­ra pe­ti­ción, es su rol, su fo­co es­tá en ob­te­ner re­cau­da­ción. Pe­ro no tie­ne que ver con que se ha­ya re­vi­sa­do al­go mal asig­na­do. En to­do ca­so ha­bría que pre­gun­tar­le a Im­pues­tos In­ter­nos si se quie­re ahon­dar, du­ró tres años el recorrido le­gal. No hay na­da irre­gu­lar.

Pantalla abier­ta

Hoy, ade­más de la di­rec­ción eje­cu­ti­va, us­ted ve la di­rec­ción de pro­gra­ma­ción.

Eso es mo­men­tá­nea­men­te. Ese car­go no se in­ven­tó pa­ra dar­le pe­ga a los ami­gos, ese car­go es ne­ce­sa­rio y fun­da­men­tal al in­te­rior de un ca­nal. En­ten­dien­do la di­rec­ción de pro­gra­ma­ción co­mo ser un ge­ren­te de con­te­ni­dos. Es­pe­ro lle­nar el cu­po al más bre­ve pla­zo po­si­ble. No es un car­go fá­cil, no se es­tu­dia pa­ra ser di­rec­tor de pro­gra­ma­ción, sino que se apren­de en la mar­cha y tie­ne mu­cho que ver con las car­cte­rís­ti­cas per­so­na­les de ca­da uno.

Có­mo ha vis­to la pantalla de TVN y por qué no lo­gra le­van­tar­se.

“Los par­la­men­ta­rios, tan­to se­na­do­res co­mo dipu­tados, han en­ten­di­do la ur­gen­cia de es­te men­sa­je, por lo tan­to van a ac­tuar en con­se­cuen­cia. Eso es­pe­ro”.

Son pro­ce­sos lar­gos. El que pien­sa que es­to se ha­ce co­mo un hue­vo fri­to, ra­pi­di­to, no es así. Eso se pa­re­ce más bien a un asa­do a fue­go len­to. Y por otro la­do pien­so que han ha­bi­do va­rios pro­ce­sos que dan cuen­ta de una me­jor po­si­ción de TVN, los ra­ting no se re­vier­ten de la no­che a la ma­ña­na, pe­ro sí es­ta­mos es­truc­tu­ran­do un área dra­má­ti­ca bas­tan­te só­li­da, he­mos me­jo­ra­do nues­tro ma­ti­nal, y te­ne­mos una tar­de muy fir­me con te­le­no­ve­las. Te­ne­mos más desafíos en el pri­me, por­que pu­si­mos una te­le­no­ve­la bí­bli­ca que no ha re­sul­ta­do co­mo pen­sa­mos, pe­ro es un pen­dien­te. Eso no sig­ni­fi­ca que el ca­nal no ha­ya mos­tra­do sig­nos de re­cu­pe­ra­ción.

“Aun­que se ha­ble de que se ha achi­ca­do, que en par­te es cier­to, la te­le­vi­sión si­gue sien­do la rei­na de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción”.

“El que pien­sa que es­to se ha­ce co­mo un hue­vo fri­to, ra­pi­di­to, no es así. Eso se pa­re­ce más bien a un asa­do a fue­go len­to”.

“La TV abier­ta es­tá muy li­ga­da a lo que pa­sa a la so­cie­dad, no es la TV la que ha cam­bia­do, es la so­cie­dad en­te­ra”.

Di­jo que la TV es a lar­go pla­zo, pe­ro vie­ne una elec­ción pre­si­den­cial. ¿Si­gue tra­ba­jan­do en TVN el 1 de mar­zo si lle­ga a sa­lir ele­gi­do Se­bas­tián Pi­ñe­ra, con­si­de­ran­do lo que pa­só con Ban­card tras su sa­li­da de CHV?

El tra­ba­jo de los di­rec­to­res eje­cu­ti­vos no de­bie­ra te­ner que ver con el go­bierno de turno, por­que en qué que­da­mos: ¿no que so­mos au­tó­no­mos? Eso de­bie­ra de­ter­mi­nar­lo mi gra­do de con­tri­bu­ción al pro­yec­to del ca­nal, más allá de quién sa­le pre­si­den­te. Así lo es­pe­ro, así co­noz­co yo a TVN. Por eso el ca­nal tie­ne un di­rec­to­rio, y pa­ra cam­biar al di­rec­tor eje­cu­ti­vo se re­quie­re la voz y quo­rum del di­rec­to­rio.

¿Pe­ro es­tá so­lu­cio­na­do su pro­ble­ma con las bo­le­tas de Ban­card, más allá de lo le­gal, a ni­vel per­so­nal?

Yo tra­ba­jo pa­ra Te­le­vi­sión Na­cio­nal.

¿Có­mo se to­mó que en el de­ba­te pre­si­den­cial de Chi­le Va­mos, don­de es­ta­ba pre­sen­te, el se­na­dor Os­san­dón se­ca­ra a co­la­ción el te­ma de las bo­le­tas?

A pa­la­bras ne­cias, oí­dos sor­dos.

Ha crea­do una ca­rre­ra de dos dé­ca­das con au­dien­cias. Cuál es la par­ti­cu­la­ri­dad del es­pec­ta­dor chi-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.