10 años de la Ley de Res­pon­sa­bi­li­dad Pe­nal Ado­les­cen­te

La Tercera - - Portada -

Ha­ce 10 años, si un me­nor ro­ba­ba só­lo era res­pon­sa­ble pe­nal­men­te des­pués de eva­luar­se su dis­cer­ni­mien­to. La nor­ma re­gía só­lo pa­ra los me­no­res en­tre 16 y 18 años. Ba­jo esa edad, ope­ra­ba un sis­te­ma de pro­tec­ción.

Pe­ro si el juez de­ter­mi­na­ba que el ado­les­cen­te te­nía dis­cer­ni­mien­to, era tra­ta­do pe­nal­men­te igual que un adul­to. Eran los tiem­pos de la Ley de Me­no­res (N° 16.618), cuan­do se de­cla­ra­ba con dis­cer­ni­mien­to al 67,4% de los me­no­res, se­gún un es­tu­dio de 2005 de la Fun­da­ción Paz Ciu­da­da­na.

Que no se res­pe­ta­ba el de­bi­do pro­ce­so, que se usa­ba en ex­ce­so la pri­va­ción de li­ber­tad en con­tra de ni­ños y que no se lo­gra­ba la per­se­cu­ción de los de­li­tos ju­ve­ni­les eran crí­ti­cas fre­cuen­tes al sis­te­ma pe­nal vi­gen­te.

El es­ce­na­rio cam­bió en ju­nio de 2007, cuan­do la jus­ti­cia pe­nal ado­les­cen­te pu­so en mar­cha una re­for­ma con la Ley N° 20.084 de Res­pon­sa­bi­li­dad Pe­nal Ado­les­cen­te (Ley RPA). La nue­va ley hi­zo pe­nal­men­te res­pon­sa­bles de de­li­tos a to­dos los me­no­res en­tre 14 y 18 años -ya no ope­ra­ría de­ter­mi­nar su dis­cer­ni­mien­to-, pe­ro que pro­po­nía otras san­cio­nes dis­tin­tas só­lo a la pri­va­ción de li­ber­tad. Los me­no­res se­rían con­si­de­ra­dos per­so­nas en de­sa­rro­llo.

Se juz­ga­ría a los ado­les­cen­tes co­mo lo que son y se­pa­ra­dos de la po­bla­ción pe­nal adul­ta. Se re­co­no­ce­rían y res­pe­ta­rían sus de­re­chos. Jue­ces, fis­ca­les, de­fen­so­res y po­li­cías se ca­pa­ci­ta­rían en el tra­to a ado­les­cen­tes y en la nue­va ley. La re­in­ser­ción so­cial de impu­tados o con­de­na­dos es­ta­ría en ma­nos del Ser­vi­cio Na­cio­nal de Me­no­res (Se­na­me).

¿Có­mo ha im­pac­ta­do la Ley RPA? Pa­blo Aran­da, je­fe de la Uni­dad de De­fen­sa Es­pe­cia­li­za­da de la De­fen­so­ría Pe­nal Pú­bli­ca (DPP), di­ce que el efec­to es po­si­ti­vo. “El sis­te­ma an­te­rior era ar­cai­co y pri­va­ba a los ado­les­cen­tes del de­bi­do pro­ce­so. Al com­pa­rar­lo con eso, es po­si­ti­vo. Pe­ro si mi­ra­mos la re­in­ser­ción y reha­bi­li­ta­ción, que­da­mos cor­tos des­de el pun­to de vis­ta es­truc­tu­ral”.

En el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia son me­nos op­ti­mis­tas a la ho­ra de eva­luar. Hay nu­me­ro­sos avan­ces, co­mo dis­mi­nu­ción de ca­sos, ma­yo­res ga­ran­tías y ma­yor con­trol, des­ta­can, pe­ro ase­gu­ran que no se cuen­ta con la in­fra­es­truc­tu­ra ade­cua­da, ni pro­ce­sos de ges­tión idó­neos, ni con el es­tán­dar de es­pe­cia­li­za­ción en la eje­cu­ción de san­cio­nes ni en los ac­to­res pro­ce­sa­les (jue­ces, fis­ca­les y de­fen­so­res).

“El di­se­ño que pro­po­ne la ley es bas­tan­te am­bi­cio­so y de­man­da una re­for­mu­la­ción com­ple­ta de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad vi­gen­te, una ta­rea es­truc­tu­ral y en la que nues­tra so­cie­dad es­tá al de­be”, di­cen des­de el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia. Por eso, las ven­ta­jas de la ley no se han po­di­do apro­ve­char en su in­te­gra­li­dad, “exis­tien­do san­cio­nes que se eje­cu­tan en con­di­cio­nes inade­cua­das, con ba­ja y de­fi­cien­te in­ter­ven­ción, ge­ne­ran­do un es­ce­na­rio le­jos del óp­ti­mo pa­ra la pre­ven­ción y el res­pe­to de los de­re­chos de las per­so­nas”, agre­gan.

Me­nos aprehen­di­dos

Des­de la im­ple­men­ta­ción de la Ley RPA los ado­les­cen­tes aprehen­di­dos por de­li­tos han des­cen­di­do.

Se­gún ci­fras de la Fis­ca­lía Na­cio­nal, en el año 2008, 70.761 me­no­res de 18 años fue­ron in­gre­sa­dos al sis­te­ma ju­di­cial (no in­clu­ye sen­ten­cias ni re­in­ci­den­cias), ci­fra que pa­ra el año 2016 ca­yó a 40.761, un des­cen­so de 42,3%.

Al mi­rar las ten­den­cias por edad, en el mis­mo pe­río­do se apre­cia que el gru­po de 14 a 15 años vin­cu­la­do a un de­li­to, dis­mi­nu­yó en 43,7%. (22.665 a 12.747), caí­da que en el gru­po de 16 a 17 años fue de 41,7% (48.096 a 28.014).

El des­cen­so tam­bién se ob­ser­va en la to­ta­li­dad de cau­sas-impu­tado in­gre­sa­das, se­gún da­tos de la De­fen­so­ría Pe­nal Pú­bli­ca. En 2012, el 9,2% de ellas fue­ron de ado­les­cen­tes y en 2016 esa ci­fra ba­jó al 8,1%.

La dis­mi­nu­ción, in­di­ca De­cio Met­ti­fo­go, psi­có­lo­go ju­rí­di­co y aca­dé­mi­co de Psi­co­lo­gía de la U. de Chi­le, “va en con­tra­sen­ti­do con la idea de que los ado­les­cen­tes son su­je­tos pe­li­gro­sos”. La reali­dad na­cio­nal, acla­ra, es con­gruen­te con da­tos in­ter­na­cio­na­les en que la pro­por­ción de de­li­tos co­me­ti­dos por ado­les­cen­tes no su­pera el 10%.

La ley si­gue re­co­men­da­cio­nes de la Con­ven­ción de De­re­chos del Ni­ño de Na­cio­nes Uni­das y evi­ta el con­tac­to de los ado­les­cen­tes con el sis­te­ma pe­nal. “El sis­te­ma pe­nal es­tá lleno de de­li­tos pe­que­ños de jó­ve­nes de 14 o 15 años. Lo que se bus­ca es sa­car­los y que no re­ci­ban con­de­nas, por­que ello in­ci­de en sus po­si­bi­li­da­des de re­in­ser­ción”, di­ce Aran­da. Se pre­fie­ren sa­li­das al­ter­na­ti­vas, co­mo ins­tan­cias de me­dia­ción, en es­pe­cial en cau­sas que no re­quie­ren una gran pe­na, co­mo de­li­tos me­no­res o hur­to sim­ple, que son la gran ma­yo­ría.

Des­de el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia se­ña­lan que esa dis­mi­nu­ción pue­de ex­pli­car­se por una me­nor con­fian­za de las víc­ti­mas en el sis­te­ma, pe­ro tam­bién por una me­nor ocu­rren­cia real de de­li­tos: “No­so­tros pen­sa­mos que es­to úl­ti­mo ha si­do lo más de­ter­mi­nan­te. La ri­gi­dez del sis­te­ma pe­nal for­mal cons­ti­tu­ye una res­pues­ta mu­cho más enér­gi­ca en re­la­ción a la que exis­tía con an­te­rio­ri­dad”, ex­pli­can des­de es­ta car­te­ra.

Otros hi­tos im­por­tan­tes de la ley, di­ce Aran­da, fue ha­cer res­pon­sa­bles pe­nal­men­te a jó­ve­nes de 14 y 15 años (an­tes era des­de los 16) e in­tro­du­cir la fi­gu­ra del de­fen­sor que acom­pa­ña en to­do el pro­ce­so al me­nor.

An­tes de su pro­mul­ga­ción era dis­tin­to. “El es­ce­na­rio an­tes era bien te­rri­ble”, des­cri­be Pa­me­la So­to, se­cre­ta­ria aca­dé­mi­ca de Psi­co­lo­gía de la U. An­drés Be­llo, ex­per­ta en in­fan­cia y ado­les­cen­cia. Eran tiem­pos en que la ins­ti­tu­ción era el dis­cer­ni­mien­to y los ado­les­cen­tes eran eva­lua­dos pa­ra de­ter­mi­nar su ca­pa­ci­dad de ele­gir en­tre lo bueno y lo ma­lo. “Se­gún

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.