¿Es­tá au­men­tan­do la de­lin­cuen­cia ju­ve­nil?

La Tercera - - Portada -

eso, eran cas­ti­ga­dos en la jus­ti­cia adul­ta. En ese pro­ce­so iban a mó­du­los de me­no­res que es­ta­ban den­tro de las mis­mas cár­ce­les de adul­tos, vi­vían his­to­rias muy vio­len­tas. Eran cas­ti­ga­dos en un sis­te­ma en que no te­nían de­re­cho a de­fen­sa”.

Era un sis­te­ma tu­te­lar en que se juz­ga­ba a los ado­les­cen­tes sin res­guar­do a sus de­re­chos. “Aho­ra se po­ne un lí­mi­te cla­ro a la ac­ción pu­ni­ti­va del Es­ta­do, que se es­ta­ble­ce so­lo en aque­llos que ha­yan co­me­ti­do de­li­tos, an­tes se in­ter­ve­nía en ba­se a un cri­te­rio am­bi­guo que mez­cla­ba a los ado­les­cen­te y adul­tos”, agre­ga Met­ti­fo­go.

Eva­lua­cio­nes y me­jo­ras

Los ado­les­cen­tes juz­ga­dos con ese cri­te­rio, en 2007, sal­drán es­te año de la cár­cel. “Re­cién es­ta­mos en con­di­cio­nes de sa­ber si es un fra­ca­so o éxi­to”, ex­pli­ca Aran­da.

Pa­ra Ale­jan­dra Me­ra Gon­zá­le­zBa­lles­te­ros, cri­mi­nó­lo­ga y aca­dé­mi­ca de De­re­cho de la U. Die­go Por­ta­les, una de las prin­ci­pa­les fa­len­cias es el va­cío en los me­no­res de 14 años. “Ellos en­tran en el sis­te­ma de pro­tec­ción, pe­ro no tie­nen tra­ta­mien­to es­pe­ci­fi­co por eso”, acla­ra.

En el ran­go de 14 a 18 años el pro­pó­si­to era un sis­te­ma dis­tin­to al adul­to, pe­ro en la prác­ti­ca no lo es, sos­tie­ne Me­ra: “No tie­ne una or­ga­ni­za­ción or­gá­ni­ca, no exis­ten cor­tes ju­ve­ni­les y tie­nen un pro­ce­di­mien­to si­mi­lar”.

El pro­ble­ma es có­mo con­ce­bi­mos a los ni­ños, es­ta­ble­ce Me­ra. “Es inacep­ta­ble que ha­yan pa­sa­do 27 años des­de la ra­ti­fi­ca­ción de los De­re­chos del Ni­ño y que no ha­ya avan­ce. To­do el en­torno y el con­tex­to de pro­tec­ción de los ni­ños es­tán ol­vi­da­dos. Avan­zar en es­ta ley era ne­ce­sa­rio, pe­ro no se hi­zo car­go de la pro­tec­ción. Si no se abor­da des­de una pers­pec­ti­va glo­bal, con me­jo­res le­yes no se so­lu­cio­na­rá la cri­mi­na­li­dad ado­les­cen­te”.

Fal­ta un es­tu­dio so­bre lo que pro­po­nía la ley y có­mo se im­ple­men­tó, in­di­ca Met­ti­fo­go. “No hay eva­lua­cio­nes de los pro­ce­sos de re­in­ser­ción so­cial de los ado­les­cen­tes que pa­san por el sis­te­ma, el acom­pa­ña­mien­to post san­ción pe­nal no exis­te en Chi­le. He­mos vis­to có­mo el te­ma de in­fan­cia es­tá pre­sen­te me­diá­ti­ca­men­te, pe­ro en po­lí­ti­cas pú­bli­cas no es prio­ri­ta­rio”.

Los ado­les­cen­tes in­vo­lu­cra­dos en de­li­tos van en des­cen­so en los úl­ti­mos años, pe­ro la sen­sa­ción en la opi­nión pú­bli­ca es que los ado­les­cen­tes que co­men­ten de­li­tos au­men­tan, di­ce Pa­me­la So­to, ex­per­ta en in­fan­cia y ado­les­cen­cia de la U. An­drés Be­llo.

“Es­ta im­pre­sión es un gran es­co­llo que no per­mi­te tra­ba­jar con ellos en la reali­dad”, re­sal­ta So­to.

En re­la­ción al por­cen­ta­je de adul­tos, los de­li­tos de ado­les­cen­tes son me­no­res, pe­ro per­ma­ne­ce esa sen­sa­ción, por­que el te­ma es­tá me­dia­ti­za­do prin­ci­pal­men­te por el tra­ta­mien­to que le dan los me­dios, di­ce Ale­jan­dra Me­ra Gon­zá­lez-Ballesteros, aca­dé­mi­ca y cri­mi­nó­lo­ga de De­re­cho de la U. Die­go Por­ta­les.

“Al­gu­nos de­li­tos gra­ves, co­mo por­to­na­zos, tie­nen al­to im­pac­to y ado­les­cen­tes in­vo­lu­cra­dos, en­ton­ces que­da la sen­sa­ción de que la cri­mi­na­li­dad es mu­cha y gra­ve. Pe­ro en la prác­ti­ca la ten­den­cia mues­tra que ellos se in­vo­lu­cran en de­li­tos con­tra la pro­pie­dad, dro­gas y le­sio­nes, y en un por­cen­ta­je me­nor”, se­ña­la Me­ra.

Pa­ra De­cio Met­ti­fo­go, aca­dé­mi­co de Psi­co­lo­gía de U. de Chi­le, no es res­pon­sa­bi­li­dad ex­clu­si­va de los me­dios. La idea del ado­les­cen­te co­mo pe­li­gro­so o de­lin­cuen­te, di­ce, se en­tien­de por­que hay un con­jun­to de po­lí­ti­cas pú­bli­cas don­de se les vin­cu­la a la idea de ries­go. “Es vis­to des­de la pers­pec­ti­va del con­su­mo de dro­gas, vio­len­cia es­co­lar, em­ba­ra­zo, y se cons­tru­ye la ima­gen en ba­se al dé­fi­cit y eso afec­ta el dis­cur­so que so­cial­men­te se cons­tru­ye”.

La can­ti­dad de me­no­res de 18 años in­vo­lu­cra­dos en de­li­tos no es in­abor­da­ble aún, re­sal­ta Met­ti­fo­go. Y en es­te ca­so los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, di­ce, só­lo tra­du­cen esa vi­sión glo­bal que exis­te so­bre ellos, que no es una ima­gen po­si­ti­va y se trans­for­ma es un círcu­lo vi­cio­so de con­fir­ma­ción.

De­cir que la de­lin­cuen­cia ju­ve­nil va en au­men­to, di­ce Pa­blo Aran­da, de la De­fen­so­ría Pe­nal Pú­bli­ca, son frases que no tie­nen asi­de­ro en da­tos fác­ti­cos. “He­mos ba­ja­do ha­ce cin­co o seis años los in­gre­sos de ado­les­cen­tes. Quie­nes di­cen que la de­lin­cuen­cia ju­ve­nil ha au­men­ta­do no son per­so­nas que tra­ba­jen con ado­les­cen­tes”, aña­de.

En el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia re­sal­tan que la pre­sen­cia de in­frac­to­res ado­les­cen­tes es un pro­ble­ma so­cial gra­ve, al mar­gen de que los ca­sos sean con­si­de­ra­ble­men­te me­no­res, en tér­mi­nos ob­je­ti­vos, en re­la­ción a los que co­no­cen en el sis­te­ma de jus­ti­cia pe­nal en ge­ne­ral. “Son pro­ba­ble­men­te di­chas ca­rac­te­rís­ti­cas que lo ha­cen más trau­má­ti­co o lla­ma­ti­vo, lo que im­pac­ta en la opi­nión pú­bli­ca y ge­ne­ra per­cep­cio­nes ale­ja­das de la reali­dad”, des­ta­can.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.